24.1.11

Melodía de un sueño

El vaho de su respiración empañaba el cristal y con la yema del dedo quiso limpiarlo, pero entonces comenzó a dibujar sobre el vapor, su nombre.
En su mente resonaba aún la música del último concierto en que actuaron juntos.
Su mano lleva instintivamente el ritmo de los acordes, mientras junto al acompasado toque de los dedos silba las notas de aquella sinfonía, cuando de repente el sonido de dos palabras le despertó de su sueño.
.
O puede que aquel tren le llevase a uno.

7 comentarios:

Paula dijo...

O puede que lo estuviese viviendo.
:)

Dos palabras, ya sabes ;)

Noelplebeyo dijo...

lo de las dos palabras....me dejó muy pensativo....

Towanda dijo...

Aquel tren le conducirá a un sueño... ¡seguro!.
Un viaje se prepara siempre con unas espectativas y, en éste, seguro que se cumplen todas... ¡¡¡Lo deseo!!!!

Muchos abrazos Carlos.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gustan tus prosas

un saludo desde Colombia

Nahuel dijo...

o tal vez al despertar siguio soñando para siempre..saludos

sendadelnahuel.blogspot.com

Susana dijo...

Hacía días que no te leía tan a gusto como hoy.

Un abrazo, Carlos.

Metalsaurio dijo...

Me uno al comentario de Paula: seguramente ya lo estaba viviendo :)

Un saludo.