13.2.11

Croassant de febrero sin azucar


La callejuela discurre estrecha bajo la noche que envolvía aquel 14 de febrero. Lo que fue un café teatro de estilo colonial, adormece en sus maltrechos muros, mientras el único farol encendido se esfuerza por iluminar el sinuoso camino hacia el zoco. Tras pulsar el nº del piso una voz de niña le saluda alegremente, y atraviesa el umbral del portal. La pequeña ya le espera en el descansillo y sonríe al ver la bolsa que trae.
- ¿Lo trajiste? -
- Claro que sí ¿acaso lo dudabas? -
Una vez en la cocina y espectante ella, él procede con desesperante lentitud a extraer un paquete de la bolsa y abrirlo lentamente.
-  ¿Recuerdas cuando te puse aquel chaleco mágico en casa de mi amigo? - Dijo interrumpiendo la operación. La pequeña respndió efusivamente - Y ¿qué sucedía cuando tirabas de la anilla? -
- ¡Que salían pompas! - Respondió ella sonriente.
- Pues aquí...- decía al tiempo que terminaba de abrir el paquete - tienes uno solo para ti! -
Ella aplaudió feliz al ver que había cumplido su promesa de regalarle uno.
- Pero no te lo puedes poner hasta mañana cuando vayas al mercado ¿prometido? Y cuando sea mediodía tira entonces de la anilla y cierra los ojos -
La pequeña fue a dormir contenta soñando con aquel momento, mientras él permaneció sentado, apurando el café. Revisó una vez mas el paquete, cerciorándose de que no era el que contenía jabón, y aguardó a que amaneciera.
Impaciente ella se levantó antes aunque no hubiese escuela ese día, a sus ocho años desconocía el significado de la fecha pero sabía que el mercado siempre se llenaba de extranjeros y estaba muy animado y esa mañana salió de casa dispuesta a estrenar su regalo. Notó que le pesaba mas que el que se probó días antes, pero obediente no tocó nada y esperó junto al reloj de un puesto a que fuese la hora.
Entonces tiró de la anilla y...
La explosión destrozó su cuerpo llevándose con ella la vida de mas gente. 

10 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

joder tío...bestial...bajo la pariencia de un precioso regalo infantil retratas uno de los lados mas oscuros del ser humano, capaz de usar a lo más inocente para convertirse en locura

un abrazo

Paula dijo...

ala, qué macabro! cuando escuché la noticia el otro día no me lo podía creer. a pesar de todos los horrores del mundo nunca creí que alguien pudiera pedirle eso a un niño.
Tendría que haber explotado él. Sólo él.

Espero que tu 14 de febrero sea más feliz :)

Metalsaurio dijo...

O_o

tío...qué bestia. No tú, claro, el relato. Un final inesperado donde los haya y cruel y posiblemente real como pocos.

Muy bruto, pero, en cualquier caso, bien escrito (y una nota discordante en el mar de post moñas que aparecerán el 14 de febrero ;) )

Un saludo.

Xaquelina dijo...

No sé pero creo que acabo de experimentar algo lo más parecido a un coete de digestión, :S que mal cuerpo se me ha quedado. Finales trágicos donde los haya.

Sandra dijo...

Que no... que no me he ido para siempre. Sólo me ausenté un tiempo.

Iba a hacer un comentario sobre lo que has escrito pero... ¿para qué? Durísima entrada. No imaginaba que, al empezar a leer, tuviera un final tan macabro y, por desgracia, real. Hijos de la gran Fortunata aquéllos que se atreven a segar la vida de un ser tan inocente y puro.

Nunca entenderé estas cosas.

Un besito.

Camaleona dijo...

La pena la dejo para mí.

Cheshire dijo...

Duro y cruel...y que te hace reflexionar sobre muchos aspectos del ser humano.
Un beso.

Towanda dijo...

¡Qué dura realidad, Carlos!. Se me pusieron los pelos de punta cuando leí el final... porque no lo relacioné. Puf!

Felicidades (es el tópico del día de hoy) y que el amor te llene los 364 días del año. Éste lo dejaremos libre para la reflexión acerca de tu croassant de febrero sin azúcar...

Un abrazo.

Esther dijo...

¡¡¡¡Aaaaay!!!! ¡Nooooooooooooo! ¡Noooooooooooooooooo! Tan bonita que empezaba la historia y tenía que acabar así :( Es muy triste. Pero, ¿de verdad lo harán también así? ¿De verdad les engañarán también? Es horrible.

Como siempre no nos dejas de sorprender :)

AdR dijo...

Vaya manera la tuya de retratar.

Impecable.

Abrazos, fenómeno.
P.D.: Y felicidades por el cuarto año de vida literaria :)