24.7.14

Historias de una mesa (XX) Esencia

Ante la atenta mirada del escriba la musa espera. El papiro ha mutado, pero la esencia no ha cambiado. El día a día ocupa su espacio. La inspiración; sin desaliento, necesita del tiempo para convertirse en historias, utopías y sueños.
Conserva la misma ilusión que cuando escribió su primer cuento, recuerdo que un día quiso saber como podría llenar un globo de palabras y verlo elevarse, tanto que al golpear el cielo estallase y las palabras fueran cayendo allí donde no pueden llegar, en forma de cuentos a ser posible. Y sigue escribiendo, con mas ilusión si cabe, y creyendo siempre en la magia de las palabras.  

1 comentario:

Metalsaurio dijo...

Y que siga escribiendo, llenando el globo y que nos rocíe de cuentos a todos!

¿Qué tal, crack?

Un saludo.