24.5.11

Nubes

Miró a ambos lados de la calle antes de cruzar aquella puerta. Le llamó la atención la altura del techo, no alcanzaba a ver su final mientras alzaba la mano tratando de coger las nubes. Atrás quedaba un rastro de cenizas que llevaban a lo largo del pasillo hasta un cenicero empeñado en ser tortuga. Los flecos de la colcha eran demasiados pesados para la brisa, que entrando por la puerta recorría toda la estancia buscando una salida, pero inconsciente o tal vez no de que su paso ruborizaba a un cigarro aparentemente apagado. El viejo reloj, afónico ya a sus años, apenas podía despertar con su ténue tic-tac a la pareja que dormía sobre la cama, y sus agujas señalando las nueve menos cuarto parecían indicar la dirección de la puerta abierta. Un lujoso velero impreso en una botella yacía bajo ropa interior de aromas que competían con el de la caja de pizza.
La brisa movió las nubes de la cuna haciendo sonar la música, pero no fue esto lo que los despertó bruscamente, sino el ruídoso frenazo de un coche.

12 comentarios:

Sara dijo...

Me encanto la descripción tan detallada, y lo bien que vas encadenando la historia a base de engranarlos para, al final, pillarnos desprevenidos en ese giro tan inesperado.

... esa frase inicial me suena ;)

Roc dijo...

Me embriagas de recuerdos cada vez que leo un relato tuyo. Parece como si hubieras vivido dentro de mi y a través de mis ojos hubieses visto todos esos detalles que tanto añoro... Porque no sé si te he dicho alguna vez que cada día que pasa vivo más con el pasado que con el presente. Me gustaba más la vida tranquila y esas largas y deliciosas tardes donde daba tiempo de todo...
Desde la primera hasta la última frase es todo un lujo leerte.

Noelplebeyo dijo...

jejeje....

y empezó a llorar

Mer González dijo...

Poético, hermoso.

Abrazos enormes para ti.

Jadeth dijo...

parece una canción, es más, mientras leía mi mente acompañaba las palabras con una melodía xD

Maat dijo...

Muy buenas tus últimas actualizaciones, Carlos! Aquí en Santander también se está moviendo la cosa, algo inaudito =)

Un abrazo y a seguir luchando!

Nuncajamás dijo...

Aunque me repito con estas palabras... me alegra de veras verte tan activo. Tus últimos textos van recuperando para nosotros tu grandeza y me encanta ser testigo de ello. Un relato muy, muy hermoso el que nos brindas. No faltan en él los detalles descriptivos que permiten al lector visualizar la escena como si sucediera realmente ante sí. Un placer ese sonido de nubes... Suena poético.

Gracias por compartir con nosotros un relato tan maravilloso. Un besazo.

Esther dijo...

Que preciosa descripción. ¡Es como si las cosas tomaran vida! Qué inoportuno ese coche. Despertarles de ese sueño tan dulce...
Me gusta tu foto también. Me resulta muy agradable el juego de colores... como que la asocio al relax.

Saludines :)

Paula dijo...

Es una descripción genial. Siempre me ha gustado cómo escribes pero últimamente creo que lo estás haciendo genial. Tus relatos tiene algo mágico y,aunque acaben mal, siempre dejan una buena sensación y una sonrisa.
Síguenos trasladando a tus escenas, y dejándonos sin aliento con tus finales.
:)

David C. dijo...

pense en otro final.
"La brisa movió las nubes de la cuna haciendo sonar la música, pero no fue esto lo que los despertó bruscamente, sino el oloroso perfume de esa piel marchita..."

Towanda dijo...

Carlos... ¡qué tarde vengo! ¿me sabrás perdonar? He estado colaborando en un grupo para ayudar a Lorca y ando tarde, mal y nunca.

Me recordó a esas novelas que escuchaban nuestras madres por la radio. Las descripciones me hacían cerrar los ojos y visualizar el escenario... ¡Eres un solete de persona y de escritor!.

Muchísimos abrazos.

Angelical dijo...

Preciosa mirada que sugiere sin llegar a decir.