28.3.10

La llave

- Rebuscando entre papeles encontró una llave de lo mas extraña. Porque no era sino la sombra de una, pero allí no había ninguna llave, ni tampoco había nadie, bueno sí, una sombra -
- Una sombra, ya -
- ¿Quieres dejar de repetir lo que digo? -
- Disculpa, entonces tenemos una sombra encontró la sombra de una llave entre los papeles -
- ¡Sí eso pasó! y ¿como lo sabes? Bueno no me interrumpas. El caso es que recuerdo que me llevó hacia los puestos del parque -
- ¿Una sombra te llev...? -
- Pareces un loro -
- Perdona, sigue por favor -
- Recuerdo muy bien aquel libro -
- ¿Qué? -
- ¡Un libro! -
- No, no, lo anterior, has dicho "recuerdo muy bien" ¿Puedes recordar? - Dijo emocionada.
- Un libro de bonitas letras azules que vi en la librería del parque me hizo recordar un cuento, y en el aparecías tú sentada en mi regazo, tan pequeñina con aquellos ojazos ávidos de querer conocer todo -
- ¿te das cuenta de lo que has dicho? -
- Un cuento, un cuento de letras azules… -
.
Y el sueño la venció quedándose dormida.
Fuera lo que fuese que le ocurrió, esa noche había derrotado al Alzheimer.
.
Apagó la luz y cuando se disponía a salir sin hacer ruido tuvo la sensación de alguien que salía por la ventana, pero tras unos segundos de duda salió de la habitación.
Al día siguiente cuando iba camino de casa, al pasar por el parque no resistió la tentación de acercarse al puesto de viejos libros que había junto a la fuente.
- Buenas tardes. Es una tontería pero por casualidad ¿no tendría expuesto un libro con letras azules estos días atrás no?-
- ¿Con bonitas letras azules y una tapa con una cerradura? ¿Fue Vd.? -
- ¿Cómo? -
- Que si fue Vd quien lo dejó aquí esta mañana -
- Que va! ¿Por qué me dice eso?-
- Es que verá, esta mañana como todos los días me dispuse a abrir el puesto cuando vi un libro apoyado sobre el árbol. Este -
Ella lo cogió y entonces pudo ver que el título impreso en letras azules: La magia de los cuentos. Y observó en el suelo una extraña sombra en forma de llave.
.

13 comentarios:

Niobiña dijo...

Ooooohhhh... Que forma tan bonita de tratar algo tan duro como el Alzheimer. Mi abuela anda ahora en ello y es muy duro ver como cada día recuerda menos cosas y saber que llegará el momento en el que seamos unos completos extraños para ella...

Me gusta mucho el relato y me encanta volver a leerte...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Esther dijo...

Una llave, una apertura a un nuevo mundo, ¿verdad? Un mundo maravilloso en el que poder aislarse de todo. Me hice un lío con alguna cosa, porque ando en las nubes, como siempre... después me aclaré pero, muy bonito cuento, lleno de magia. Me gustó mucho.

El azul es mi color favorito.

Quizás algún día encuentre ese libro ¡Je,je!

Saluditos.

Angelical dijo...

Precioso, la abuela, el libro, sus letras azules, la llave y, como no, su sombra... todo un mundo que daría para mucho más.

Besos angelicales.

Guernica dijo...

Ma ci sei?
Mi stavo domandando che fine avessi fatto!

:)

*Sechat* dijo...

No imaginé que esa frase pudiera dar tanto juego. Me gusta cómo has tratado el tema del Alzheimer, la historia es preciosas. Un besazo.

Paula dijo...

A mi también me ha gustado mucho todo: el sentido que le has dado a la frase, cómo lo has relacionado con el alzheimer, lo original de la historia. Es perfecta, como siempre :)
Y aunque me ha entristecido un poco porque me parece algo muy duro, me ha encantado :)

Jara dijo...

Eres la segunda persona a la que pongo esta frase esta semana: " CADA ABUELO QUE SE MUERE ES UN LIBRO QUE SE CIERRA Y NO SE PUEDE VOLVER A CONSULTAR JAMÁS" - Duo Mayalde. Agosto 2004.

y sólo pensarlo es tan triste... y más sabiendo q todos los recuerdos, las hitorias se perderán antes de que la protagonista se vaya realmente.

Por suerte aún existe la magia y si se sabe mantener viva se conservará en algún lugar.

Eria.. dijo...

Que dulce eres... mi última entrada, "lagunas" trata de lo mismo, pro tu le añades magia.

AdR dijo...

Qué bien le has dado a la sombra ese significado del recuerdo, siempre perenne, siempre presente.

Haces que cada vez que coja un libro entre mis manos pueda ver una sombra proyectada en el suelo, de formas indecisas a veces.

Abrazos.

Sara dijo...

:)

Brian Edward Hyde dijo...

Como siempre, Carlos, nos sorprendes con tu caótica forma de escribir (en esta ocasión le viene como un pincel), la ternura y la magia que recoges en tu rinconcito. Vamos a no enfriarnos, a ver lo que nos trae la semana que viene :D Un abrazo!!

Guernica dijo...

:) Ci sei in FACEBOOK?

Metalsaurio dijo...

Aunque sea por unos segundos, vencer al alzheimer siempre es un gran logro.

Bonita historia y muy bien contada.

Un saludo, Carlos.