22.10.07

A partir de una frase....



Al cerrar los ojos, despertó. Más de sesenta años después de que la sinrazón les quitara la vida, regresaba al lugar de los hechos. La emoción impregnaba, junto a la lluvia que caía en ese instante, los rostros de los que aguardaban el momento tan esperado. Sobre todo el de ella, quien fue, junto a la encina sobre la que se apoyaba, único testigo de lo sucedido.
Observando la fosa retrocedió en el tiempo…
Llovía también cuando entraron en casa al grito de viva la guerra! pisoteando con saña la libertad en nombre de la . Recordó que sobresaltada por los gritos y disparos se refugió, como le había enseñado su madre por si llegaban un día los malos, en el escondite que había en el ático. Desde allí pudo observarlo todo, como se llevaron a sus padres sin mediar razón alguna entre burlas y golpes fuera de la casa. En un último instante pudo verles por última vez los ojos cuando instintivamente miraron hacia donde sabían que ella estaría.

Al grito de si había alguien mas en casa, ellos, sus padres, respondieron que no, obteniendo sendas bofetadas del que parecía el cabecilla.

La luz de un rayo iluminó por momentos la faz de aquel hombre. A través de la rendija por donde lo observaba pudo distinguirla claramente. Nunca olvidó aquella cara y juró venganza.

Pudo escapar de aquel lugar deslizándose desde el escondite hacia la ventanuca que daba al exterior y de un salto llegó hasta la encina permaneciendo inmóvil sobre una de sus ramas.

La noche era infernal. Y como si quisieran apagar el eco de tal dolor el sonido de unos truenos mitigó los disparos que acabaron, frente al muro de la casa, con la vida de sus padres, aún hoy en día sin saber por qué.

Llueve, la misma lluvia de entonces parece regresar para lavar conciencias. El paisaje apenas ha cambiado con el paso del tiempo, tan solo el camino ya no es el empedrado por donde maltrataba su cuerpo a lomos de los mulos cuando acompañaba a su padre a la era. Ahora una capa de alquitrán sepultaba la historia, pero no su recuerdo.
Una memoria que permaneció viva día tras día desde que aquella noche, una vez marcharon todos, pudo descender hasta donde yacían sus padres, a los que enterró allí mismo, junto a la encina antes de salir huyendo, huyendo primero de España, luego de Europa, hasta que pudo regresar al mismo lugar en que despertó a la peor pesadilla de su vida.


Allí, unos metros delante de ella, promocionando su campaña de recuperar la memoria histórica, se hallaba el alcalde del pueblo.
Apoyada en la encina, la anciana no quitaba la vista de aquel rostro que jamás olvidó durante tantos y tantos años.
.

.

Más y mejores relatos en http://www.elcuentacuentos.com ¡¡¡Felices 100!!!

13 comentarios:

Tormenta dijo...

Tan estremecedor como la primera vez que lo leí querido Carlos, me gustó especialmente esta historia y te agradezco que me la hayas traido de vuelta a la memoria.
es un gusto leerte. Un gran beso!
pd. y gracias por acordarte ^^

Luz de Luna dijo...

Yo no lo habia leido, pero me ha puesto la carne de gallina, la sin razon de la guerra..y luego esa música que le dá un ambiente de la leche. ¡Uf!..estremecedor.:(
¡Felicidades 100 y a por otras tantas o más!.

Besitos.

Munlight_Doll dijo...

Estremecedor, Carlos, desde luego. Este relato devuelve los fantasmas de una época que muchos quisiéramos borrar (incluso los que no la hemos vivido).

Me alegra haberte encontrado en Cuentacuentos y espero que nos podamos seguir leyendo muchas más veces. Veo que desde este relato has evolucionado mucho desde entonces :) Sigues haciendo que el lector viva tus historias, pero cada vez con un estilo y redacción más pulidos. Adelante, guapísimo :)

Felices 100 frases,
Mun

___________________ dijo...

Me gusta el mensaje que quisiste transmitir con este cuento, por desgracia continua vigente. En lo que sí te puedo decir que has mejorado mucho es en el estilo, has depirado un monton. Eso sí, el sentimiento estuvo ahí desde hace mucho, para muestra un botón.

Un abrazo,


Pedro.

Anónimo dijo...

y yo acabo de llegar de ver la película que te recordó este escrito y he vuelto a oir los disparos en mi cabeza y se me pone la carne de gallina.º
Que triste y que realidad más dura.
Ahora sólo queda la historia y los que la recuerdan para contarla.
besos Carlos
Jara

Indi dijo...

Felices 100 para ti Carlos, eres un ejemplo del alma de Cuentacuentos: perseverante, conciliador y transparente como un cristal. Eres el alma y por tanto te comes todas las inseguridades de los demás, en forma de desprecio. Como eres lo que eres y no hay manera de cambiarlo, te deseo buena suerte para los próximos 100 escritos. Los has luchado bien, força Carlos, força.

Felicidades.

Noemí-San dijo...

Felicidades 100! Yo me fui antes y no puedo celebrarlo, aunque una parte de mi siempre será una cuentacuentos :P
Besotes, Carlos

niobiña dijo...

Se me han puesto todos los pelos de punta... Madre mía que sobrecogedor todo esto...

Creo que no lo había leído cuando lo publicaste y me alegro de que lo reedites, porque así puedo disfrutar de él...

Hay jaulas que son la familia, o son nuestros amigos, hay jaulas que somos nosotros mismos y nuestro miedo al que dirán.

Klover dijo...

¡Hola Carlos!

La verdad es que se nota bastante la diferencia respecto al antiguo texto :) -sip...me ha dado por comparar...porque sabía que algún cambio habías metido...- y aparte de conservar el mismo efecto desolador...lo has pulido y se nota el esfuerzo.

Menudo hijo de puta el padre del alcalde...

Yo también fuí a ver la peli hace poco y comprendo perfectamente que te haya movido a ponernos el relato...No podemos olvidar...

Un abrazo!

niobiña dijo...

Ya decía yo que al terminar la ronda aún me quedaban besitos y abrazos y yo pensando a quien no se los había dejado, así que tuve que hacer una re-vuelta para adivinarlo y me encuentro que a ti no te los dejé y en vez de ellos te dejé un pedacito de la historia de Miss_Lawliet... jajajaj...

Las drogas nuevas, que están acabando con mi memoria y mi capacidad de centramiento (creo que me acabo de inventar esa palabra ¬¬)

Pues eso, a lo que venía...

100 besines de todos los sabores y 100 abrazos de todos los colores.


Ahora ya ta!! Ya no me sobran ningunos... A no ser que un nuevo CC publique, que entonces no sé de donde salen, pero simplemente están ahí... jijijiji...

Fafi dijo...

ehhh,,que sin palabras,,,
dolores que no cierran,,,
y sin venganza,,,
no deben olvidarse,,,
sí hacer justicia,,,
un abrazo

мαяια dijo...

Hay quien dijo una vez que "la guerra es el padre de todas las cosas". A lo que yo añado (de mi cosecha propia): pues menos mal que tenemos madre y que algún afortunado es huérfano de padre... ;)
Siempre han existido y existirán, y siempre por culpa de esos niños-grandes que se niegan a crecer y que los únicos juegos que recuerdan son los que llevaban a cabo con tanques, armas... ¿Por qué no recordarán como jugar al escondite? Bueno... los hay que sí, ¿no? porque a alguno no hay quien lo encuentre... xD

P.D. Hay una frase de Alejandro Sanz (lo siento, pero viene al pelo) que dice algo así "la música no puede parar un tanque, pero puede partir el alma del guerro que la conduce... Al menos nos queda esa consuelo, ¿no? por algo dicen que amansa a las fieras...

100mil besotes de los gordos y otros tantos aplausos!!

Anya dijo...

Se me ha mezclado tu historia con una película que vi el viernes "La luz prodigiosa" con ese terror de no saber a dónde te llevan, sabiendo que vas a morir y no puedes hacer nada por evitarlo. Que nunca se repita esta historia de padres huídos y paisanos en guerra.
"Llueve, la misma lluvia de entonces parece regresar para lavar conciencias" (Me ha encantado!)
Un abrazo!!!