28.10.07

A partir de un color, el mar

¿Por qué el mar es azul? Murmura entre sollozos mientras sus ojos buscan mas allá del cristal, entre los relámpagos, el brillo de la esperanza.
Entre sus brazos y apretándolo fuerte contra su pecho, sostiene el libro que le dedicó y regaló antes de embarcar. En realidad no era sino un viejo cuaderno que guardaba entre sus hojas los más bellos poemas. Escritos con el alma marinera, una pizca de sal y un puñaillo de arena, surcaban sus versos palabras sinceras.
Recitaba sus versos casi mentalmente cuando la lluvia penetró en la casa al entrar él medio empapado por el temporal.
Con esfuerzo pudo cerrar la puerta y, tras acercarse al fuego, frotándose las manos le preguntó.
- ¿Hubo noticias de la nuestra niña?
- No, aún no. ¿Dónde estuviste?
- Fui a Naval, a solicitar las cartas de navegación.
- No!
– Gritó ella sin apenas dejarle terminar.
- Es mi hija joder!
- Y mía también! No lo olvides, no lo olvides –
Le respondió con severidad.
- No debí dejarla embarcar – Dejándose caer sobre la silla, apoyó la cabeza sobre sus brazos mientras se lamentaba autoculpandose de lo sucedido.
- Ella iba a embarcar con o sin tu permiso y lo sabes. La mar fue siempre su vocación, y luchó por ella a pesar de la oposición de toda la cofradía.
.
El silencio inundó de nuevo la estancia. ¿Por qué el mar es azul? Se preguntaba apoyada junto a la ventana. Allá, calle abajo, junto al muelle de poniente, barrido por las olas que parecían querer alcanzar el pueblo, se extendía la mar. Fauces con espuma de cólera sobre un tenebroso color negro. ¿Dónde está el azul?
.
El sonido de una cucharilla girando sobre la porcelana llegó a sus oídos.
- Te he preparado un te – Le dijo él extendiéndole la taza
- Gracias. Quiero que vuelva ya.
- Y yo. Ya tendría que estar en puerto. Llamaré a la cofradía.
- Llamé poco antes que de llegaras. Me dijeron que nos avisarían en cuanto supieran algo.
Ambos se abrazaron contemplando el horizonte a través de una ventana que comenzaba a dificultar la visión a causa del vaho.
- ¿Qué sostienes en la mano?
- El libro que me regaló
- ¿Por qué el mar es azul?
- Sí
- Y ¿Tú lo sabes?
- Para mí ahora es negro
- Yo quiero verlo de un verde esperanza
En ese momento sonó el teléfono y tras cruzar sus miradas un segundo corrieron a cogerlo.
Ella fue más rápida
- ¿Diga?
- Hola, buenas noches, desean probar la nueva línea de adsl de…
Colgó el teléfono con fuerza antes que descargar sobre quien no tenía culpa la tensión acumulada en ese instante.
- Dime, dime ¿Quién era? ¿Qué ha pas…
- Cállate! Déjame en paz!-
Le gritó al tiempo que las lágrimas no podían ya ser contenidas – Se han confundido.
- Deberías echarte un rato, la noche puede ser larga y necesitas descansar.
- ¿Crees que pienso ahora en dormir?
- ¿Crees que eres tú la única preocupada?
- Al menos yo…
- ¿Qué? Dilo. ¿Qué demonios quieres que haga? Pretendo salir a Gran Sol y me dices que no, voy a llamar y me dices que no, me culpo de su embarque y me dices que ninguno íbamos a poder impedírselo. ¿Qué quieres que haga joder?
- No lo sé, no lo sé ! –
Y se dirigió hacia la percha de la entrada y envolviéndose en el chubasquero hizo por abrir la puerta.
- ¿A dónde vas? – Dijo él con cierta resignación
- A preguntarle al mar, seguro que él sabe donde está ella.
- Voy contigo –
Y poniéndose su anorak cerró la puerta y ambos tomaron rumbo al puerto.
.

.
El teléfono sonó de nuevo en ese momento.

.

.

Más y mejores relatos en







19 comentarios:

Anónimo dijo...

Ella embarcó y quiso ser libre. Pero supongo que todo tiene consecuencias. La duda es lo que le da toda esa fuerza que tiene el relato. Un beso! Y gracias por escuchar a esta pequeña palabra que ruega por ser escrita

Anónimo dijo...

Hola Ninive, gracias por pasar por mi spacio y dejar tu comentario y muchas gracias tambien por invitarme a pasar por tu nuevo rincón y como ves aqui estoyhaciendote una visita.
Bueno que decirte...un relato precioso, el mar..que tiene solo en sí un encanto especial, su color cambia según este el cielo, él nos avisa con sus marejada con su oleaje si va haver cambio.
Puede estar tranquilo,placído y puedes disfrutar con él.
O puede estar furioso, intranquilo.. y llevarte con él al sueño eterno.
Un fuerte abrazo y precioso bolg.

Brian Edward Hyde dijo...

Amigo, enchanté de leerte por supuesto, y lo que me gusta de tus historias es que tratan de personajes que intentan superarse o ir más allá de una convención impuesta por alguien que no entiende una mierda. De este cuento en particular me quedo con la última frase, esa llamada que puede significar mil cosas. Que si buenas, que si malas... lo dejas a nuestra elección. Si lo dejas a la mía.... pobre muchacha xDDDD
Un abrazo, Carlos!!

Luz de Luna dijo...

Me gustan muchas de las frases pero en especiál la de que luchó por su sueño, y luego esa visión que le dás de como puede ser azul o negro según se mire.

¡Geniál!. Besitos.

p.d. Preferiría que acabara bién. :)

wannea dijo...

joder!!!! y no pudo sonar dos minutos antes macho??? mira que te gusta complicar las cosas e??? a que era otra vez el del adsl ese pa cantarle las cuarenta de que le habia colgao??? jajajajaj ains, quien sabe... cada vez que suena el telefono y nadie lo coge.... nunca sabremos quien llamó bessos!!!!

Livtrase dijo...

En esa ultima llamada para mi es donde habita la esperanza...

Y que cierto que todo se puede ver de distinto color según los ojos o ánimos con que lo enfrentemos (como el mar de tu historia)
Que bien hilada la conversación, como nos va metiendo poco a poco en la historia... ya te lo he dicho, precioso cuento. Realmente precioso.

:)

Rose Sepúlveda dijo...

Final abierto? Espero que termine bien. Precioso el cuento! Realmente me emocioné leyéndolo

___________________ dijo...

Muy bueno, lo has ido dibujando poco a poco, mostrandonos la angustia de los padres y el dialogo realmente creible( esa llamada de ADSL, que te ahce sonreir mientras dte dices que eres un monstruo...) Muy bien elegido el realto para la frase, yt es que esa angustia entre los pescadores tiene que ser terrible y muchas veces para ellos el mar será negro, con "Fauces de espuma".


Un saludo,

Pedro.

Klover dijo...

¡Buenas!

Me ha gustado el sabor que va incrustado al relato...tan realista y amargo...sobre todo la fuerza y credibilidad del diálogo.
Una buena idea haber metido el detalle del adsl. Me pasa como a Brian...que al dejar el final a gusto del lector...en mi imaginación la chica no sale muy bien parada...Así que, aunque no sirva de mucho la cosa, al menos al irse a preguntarle a las fauces del mar atrasan el horrible momento de la llamada (todo esto es lo que me imagino yo ^^)Me ha gustado especialmente una frasecilla que tienes por ahí al principio ("escritos con el alma marinera, una pizca de sal y una puñadito de arena, surcaban sus versos palabras sinceras")Antes de irme...¡quítate la manía de poner solo un signo de exclamación! Mira, es así (jajajaja): ¡¡¡ !!!

Me despido ya...¡cuídate!¡Buen martes...y disfruta del puente si lo tienes que vas a ver como hay suerte!

synn dijo...

Qué justo que sonó cuando salían a preguntarle al mar... pero tenía que ser así, porque ella está donde quiso estar, y el mar guardará su secreto.

Saluditos!

Aire dijo...

De alguna forma todos embarcamos en algo porque queremos tener la sensacion de libertad. Azul Azul...Es un sentimiento, a veces me siento azul, un dia alguien me dijo, hace un par de años cuando abri el blog que yo era azul, y tu me lo dijiste una ves, me llamas mar que es como llamarse azul, y yo no me siento merecedora de tal titulo. Igual antes si, hoy no, pero a veces lo entreveo de nuevo, el azul, mi azul , el azul es el sentimiento de vida, el azul no es un color, es un Ser. Yo quiero ser azul.....siempre...Me apena cuando me ven gris, añoro mi reflejo azul.
Un beso
Aire

Munlight_Doll dijo...

Precioso cuento. Además, el hilo musical (que me gusta más que el anterior) lo acompaña muy bien. Me encanta el personaje de ella, aunque está off-screen. Seguramente quería ser libre, y era una chica con una gran sensibilidad, que llamó a casa para recordar a sus padres lo mucho que los quería, a pesar de la distancia.

Me ha encantado como has descrito a las olas como "fauces de espuma de cólera" :) Eso ha sido genial. Y la llamada de propaganda ha sido un toque muy realista XD

Como crítica, te diría que en este relato has de pulir los signos de admiración e interrogación (que se abren y se cierran, hombre de Dios), y un poco la redacción, que en el primer párrafo te ha quedado algo barroca. Y lo de "la nuestra niña" es algo bastante arcaico, incluso para la época que representas en tu relato.

Muchos besos marinos, Carlitos,
Mun

Dulce Locura dijo...

Qué linda música suena!!!!

Ayyyy... Sabes que adoro el mar, verdad? Aunque sea de tierra de secano, estoy enamorada de él desde la primera vez que lo ví.


Un besazo dulce

Maya Takameru dijo...

Me ha gustado el final especialmente, cuando los dos se ponen de acuerdo para salir y justo suena el teléfono, cuando ya no están. Qué difícil es la paciencia en esos momentos, y qué útil habría sido tenerla para haber cogido esa última llamada (claro que nunca sabremos si era la llamada que esperaban...).

Ingrid dijo...

Carlos! Soy Ingrid, me recuerdas? He conseguido tu página en Noemí-san (mi amiga) que ilusión volver a leerte...

Besitos

Ingrid dijo...

Te dejo mi nuevo blog por si te apetece pasarte...
www.sharklovely22.spaces.live.com

Tormenta dijo...

volvió, está claro... o eso me gustaria pensar.
has reflejado muy bien la frustracion y el miedo de los padres. es un cuento con una cadencia brillante carlos, mientras lo leía tenía el corazón en un puño.
me gusta mucho como escribes.
te mando un beso encanto.

Xana dijo...

La esperanza es el sueño de los que están despiertos...

Y yo prefiero soñar...tanto despierta como dormida..

Genial ese final con sabor a interrogación...

Atikesia dijo...

El mar!! que todo lo sabe y todo lo calla!!
Me gustó mucho la historia!
Un beso!