19.4.14

París y aquí

Soñar con París contrasta con el cemento armado que rige mi tiempo, soy un saco de cosas que no tienen sentido o quizás si, pero me hace mas cómodo pensar que no. La necesidad de horizontes crea, algo impalpable pero constante que me difiere de las cosas quietas y no debo renunciar a ello. Y este lugar forma parte de ello, quizás para encontrarme o para evadirme, no lo sé, pero sé que si no lo recupero perderé algo mas que un momento de pantalla.
No sabía que existieran telarañas invisibles pero si existían acabo de quitarlas, esperando no darles tiempo a reaparecer.
Las maletas salen de los coches, las persianas abren el hermetismo de los bloques, las carreteras se llenan de retornos y las aulas de estudiantes, el tetris va conformándose y las piezas buscando su sitio, puede que esta vez hasta incluso Raquel halle el suyo.

6 comentarios:

Maria Jose Moreno dijo...

Fuera telarañas y dejemos que la luz invada todo, sobre todo la de Paris, por algo la llaman la ciudad de luz ;-)
Todo en su sitio y dispuesto a mirar hacia delante. Las palabras marcan el camino :)

Noelplebeyo dijo...

En la ciudad de la luz, todo encaja, salvo el idioma

Gliphe dijo...

Espero que esta vez sepas cuadrar todas las piezas del tetris para que puedas borrar la última línea y pasar a la siguiente.
Un saludo y ánimo, que además de servidora hay muchos que queremos leerte de nuevo.

CaroNuGa dijo...

Creo que no eres el único en comprar un boleto para soñar con París (al menos aquí ya los sueños casi que no son gratis como dice el cliché)... mejor que París que la luz me envuelva en la provincia francesa
Un beso grande,
y gracias por dejar el hilo que me ha permitido seguirte

Esther dijo...

París... todo el mundo habla de París, todo el mundo desea ir allí y por eso, a mí no me llamaba la atención, suelo desvincularme a veces de lo que a todo el mundo le gusta. A veces pienso que soy un poco rebelde. Pero últimamente, por reportajes y demás se me abrió el apetito. Debe de ser espectacular. Aunque cualquier sitio, incluso en el mismo país, puede ser un sueño ya, incluso un viaje en carretera, tanto que se queja la gente de lo largo del camino.

Favole Molpe la Musa dijo...

Un día París será nuestro,amigo...hasta entonces estamos de fábula en esta Atalaya de sueños,desde la que se te echaba mucho de menos :) consigues conquistarlo todo,desde donde ondean las noches mágicas...me gusta cuando vuelves,porque le quito el precio a mi soledad. El beso más inmenso del mundo!