5.10.11

Moon river...

El trayecto no era muy largo y en poco tiempo aparecía por la bocana del Metro, 41St con la 5ª. Delicada como frágil pensamiento Holly camina por entre el ruido de la oscuridad que duerme, en los cruces de la Avenida. A pocas manzanas está Tiffany y sobre el escaparate ese reloj que siempre marca las cuatro y media. Sonríe al llegar ante el y comprobar que el tiempo sigue detenido, como hace cincuenta años.
Está a punto de amanecer y con los primeros rayos de sol tendrá que regresar a las entrañas de NY, pero como cada cinco de octubre le gusta desayunar con diamantes.

9 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

sí...lástima que en la actualidad tengas que pasar rigurosos controles y el atractivo de la 5ª se haya ido diluyendo poco a poco con las fachadas de las agencias de calificación

Sandra dijo...

Como bien dice Noelplebeyo, lástima que todo lo que rodea a lo que crees realmente importante se deteriore. Aún así, la esencia sigue estando ahí.

Un besito.

Paula dijo...

Todos querríamos parar la hora del momento en que fuimos felices. Yo lo pararía en el momento que vi la película, abrazada a quien más quiero, y volvería allí cada día, no cada año :)

Carlos dijo...

Son las dos y algo, desde el trabajo (afortunadísimo tal como está la cosa) un día mas de verano, calor, luz, coches, y un genio que nos deja, seguro que harás mas fácil la comunicación con el cielo Steve.
He tratado de desprenderme de roles, de arquetipos, de etiquetas, de ideas vanas, vacías que iban llenando de humo mis días, sustancia al fin y al cabo, pero que cuando se disipa nada desvela porque no hay nada.
Y he querido, desde que descubrí que uno sin algo sustancial que lo hace a si mismo es nada, construirla, crearla a partir de ese momento, y sentirla mia.
Pero fracasé en el intento.

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Muy cinematográfico. Me encanta. Echo de menos que no lo hayas alargado más. Un besote.

Tropiezos y trapecios dijo...

Y que sabia es...porque en Tiffany no puede sucederte nada malo :) Es el único lugar enn el que una está a salvo en esos días rojos. Me enamora esa pelicula, me enamora este escrito...me encanta este lugar :) Un abrazo inmenso!!!
Favole

Esther dijo...

Me gusta que se detenga el tiempo. Corre demasiado. Sería ideal y en vez, también de cumplir años, descumplirlos ¡Je,je,je!

Que pases muy feliz lunes y feliz semana :)

Towanda dijo...

También me gustaría parar el tiempo en un momento preciso pero, con lo rápida que voy a diario, no me lo puedo permitir.
Un abrazo enorme, Carlos.

David C. dijo...

Buen homenaje a Holly.