4.4.11

Sangre azul

Nunca antes había visto una mirada como la del tuareg que tenía enfrente en ese momento. Reinventa una realidad inmune al esceptismo. La gumia traza un paréntesis sobre fondo azul, ateo de normas tribales, que obedece solo a los designios del progreso.
Mientras la corresponsal del programa cultural trata de describir la imagen que se proyecta en el panel publicitario, Aixa piensa en otras palabras, de llanto, de yagas, de vejaciones, de raices que conserva tan solo en su nombre. Los colmillos del reloj van devorando con la lentitud del desierto el tiempo, hasta que este se detiene.
Apaga la televisión y se asoma al pequeño ventanal del baño, aupándose sobre la tapa del váter, saltando al callejón y dirigiéndose hacia la plaza en donde tenía lugar aquel espectáculo.
El tuareg del anuncio extiende su mano y con su gumia raja el pasado dejando al descubierto el nuevo mapa de redes que recorrerá de un oceáno a otro todo el desierto.
- El futuro llenará de sangre azul esta tierra muerta - Dice una voz por los altavoces mientras se ve como una infinidad de cables del mismo color la atraviesan al tiempo que cientos de estaciones aparecen en el panel - El nuevo combustible se llamará tuareg - Termina diciendo la alocución.
Esa era la señal Aixa que esperaba. De su bolsillo saca un pequeño artefacto y antes de apretar el botón grita - Nunca estuvo muerta y la sangre siempre será roja -

18 comentarios:

Mary dijo...

Sin duda alguna, estamos en manos de gente que ni conocemos, en manos de aquellos a los que ni le importamos.

Y al final, lo que hagamos, en muchos casos, será olvidado.

un beso

Angelical dijo...

Uoooh, estremecedor.

Metalsaurio dijo...

Mucho te da por las relatos con final bomba últimamente! Es una suerte tener un blog a prueba de explosione! jeje!

Un saludo.

Noelplebeyo dijo...

más cerca de lo que pensamos...

Roc dijo...

Hay un gran desconocimiento sobre este magnífico pueblo y la injusticia que está sufriendo desde hace demasiados años...
Es un pueblo noble con una sabiduría extraordinaria (aunque como en todas partes, hay buenos y malos).
Tu relato, literalmente hablando es estupendo. Como contenido, he de decir que no me agrada mucho, porque siento gran admiración por estos parientes que un día tuvieron que coger la senda del duro y misterioso desierto, donde no valen las mismas reglas que para el resto del mundo.
Un abrazo fuerte.

atenea dijo...

Vaya final, Carlos!! :O pero, en el fondo, la prota tiene toda la razón del mundo.

Tierra muerta?? Claro, la justificación que damos cuando interesa aprovecharse de lo que nos puede ofrecer el desierto sin pedir nada a cambio. Si es que cómo somos...

Lo único malo de la historia es que Aixa, aun teniendo razón, acabará siendo la mala de la película. Y es que tener razón no te da derecho a hacer cualquier cosa. Además, es cierto que lo que van a hacer no es justo pero al apretar ese botón sólo les ha dado una excusa más para seguir explotando lo que no es suyo.

Es curioso que en la historia se apriete un botón (click click click... jajaja) Lo siento, no he podido evitarlo :P

Genial Carlos, siempre nos cuentas historias desde una perspectiva que nos hace pensar y ver las cosas de otro modo :)

Muuuua!!

Hell dijo...

Una mirada cruda al sentimiento, podría ser patriótico, podría ser carnal, que Aixa lleva consigo hasta el fin de sus días.
Es estremecedor el último párrafo, no muy diferente de lo que podemos informarnos con relación a aquellas tierras no tan lejanas.
Pueden ser las raíces las que hagan rebelar a la protagonista, ungida de tradiciones y cultura de su sangre. Y con su sangre lucha para que nada de eso llegue a cambiar. Con su sangre inocente, desde un ángulo, y con la sangre de otros inocentes, desde otro.
Al final todos son inocentes y culpables a la par, mientras en los países occidentales discutimos si la dentista de Silvo es o no cofrade de las chicas Playboy.
Enorme relato, tanto como tú, Brother!!!
Un abrazu!!!

Hell.

Jara dijo...

Sin duda ese final revela todo el relato. Y me ha encantado, y la forma de escribirlo y el nombre de la protagonista.

Emma Grandes dijo...

Guauuuu. Crudo relato que se acerca a la realidad más de lo que nos imaginamos. Es estremecedor y de un azul brillante. Nunca defraudas, y me alegro. Muxutxus!!!! :D

Towanda dijo...

Hola Carlos!
Puf!, otro relato con un final explosivo.
La sangre siempre es roja, sea de quién sea... De acuerdo con Aixa (pero sólo en éso).
Un abrazo.

Niobiña dijo...

Un relato que revela la gran verdad. La que se esconde tras las mentiras que utiliza una civilización para aprovecharse de otra a la que cree presumiblemente "inferior". Pero que saben como defenderse y lo hacen con tal pasión que no les importa llegar hasta el final por sus creencias e ideales...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Esther dijo...

Qué triste final. Aunque en cierta forma, la entiendo. Pobrecilla. Qué lástima. Este mundo...

Saluditos, Carlos.

Esther dijo...

Por cierto, ¿ha vuelto El cuentacuentos? No me he enterado y apenas tengo tiempo ya... Siempre que entraba parecía que aquello ya terminó también.

Paula dijo...

Booommm!!! Impactante final. Me gusta el sentido que le has dado a la frase y lo inesperado del final.
Descripciones perfectas, como siempre. En vez de leerte parece que vemos el anuncio, y la escena, nos haces vivir la historia.

Me encanta el relato, lo que no me encanta es que sea tan real. No me parece un buen final (en la realidad)

Esther dijo...

Es que no sé donde continúa el cuentacuentos y si la frase inicial es de él, de donde la has sacado porque cuando yo entro en el foro, parece todo como muerto,como que por Navidades o antes se paró todo y no continuó. No sé... o quizás hayas cogido una frase antigua...

Un saludo, super escritor :)Buen finde.

Nuncajamás dijo...

No le falta de nada a tu relato, incluso el final aunque duro, es todo un acierto. Me encanta que siempre alces la voz de protesta contra las injusticias a través de tus relatos. Un abrazo.

Esther dijo...

Muchísimas gracias por ayudarme. Ahora, por lo menos ya sé que continúa, aunque no esperaba que estuviera en "cosas de los martes", como lo pongan cada día en un sitio, no sé cómo me las voy a apañar, si me da por escribir algo pero, lo dicho: Moltíssimes gràcies!!!

Buen comienzo de la semana para ti también. Con energías bien recargadas :)

Saluditos.

ROSA G.C. dijo...

Carlos, eres un encanto
gracias por pasar a saludarme
Besos
Rosa.-