28.2.11

Croassants de ficción

La puerta se cerró tras ellos sesgando el fogonazo del último flash. El semblante sonriente y cordial tornó a serio y desconfiado.
- Vd. garanticeme armas y el poder y le aseguro los sumistros que su país desea.
- Las armas las tendrá, lo del poder... ya está en marcha una operación de descrédito de la oposición, en pocos días se hará con el control del país.
- Conforme, aqui tiene los contratos de petróleo, gas y pesca que entrarán en vigor cuando tome el mando.
- Tendré que oponerme al golpe lógicamente, pero al poco tiempo legalizaremos su gobierno.
- Perfecto, pues salgamos a hacernos unas fotos mas.

Varios años después...

Le hacen entrega de un correo por valija diplomática [Necesito que me saquéis a mi a y mi familia del país]
- ¿Era algo importante?
- Nada, otro que cae.
- Entonces no perdamos mas tiempo y hagamos una declaración conjunta.
Horas después los informativos anuncian la enérgica condena de los tiranos y que el peso de la justicia caiga sobre ellos, apoyando los movimientos de libertad que garantincen el bienestar de los pueblos.
- Oye y los suministros?
- A ver que opciones de gobierno hay y apoyaremos a la que mejor nos convenga. 

9 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

en este caso, el tembleque hace que las más altas estancias del estado viajen a visitar a los dictadores del alma ... y el presidente,ante la pregunta, ¿ que opina de las monarquías absolutas ?? la respuesta...lo primero es la energía...porque los españoles al levantarse lo que quieren es poder encender la luz

Y lo cierto es que probablemente tenga razón...entre otras cosas porque el presi ya no representa aquellas alianzas de civilizaciones y esa social democracia de bienestar...

Ana Pepinillo dijo...

Tristemente es lo que hay, todos se mueven en función del dinero y del poder, y los que pretenden algo diferente no tienen más que condenas, prohibiciones y castigos.

Un beso carlos.

Towanda dijo...

¿Por qué será que me suena mucho este post?...
Bravo, Carlos, una buenísima entrada.

Un beso fuerte.

Sandra dijo...

No puedo con la gente que se preocupa más por tener dos duros más en sus bolsillos que de la gente que les hace falta esos dos duros para poder comer.

Mejor sigo siendo como soy y me como un croassants tierno y de verdad.

Un beso.

Esther dijo...

Qué ironía, ¿verdad?

P.D: apenas pude mirar esto pero, hoy por fin... Espero que todo me salga bien.

Pero,¡ Ya estoy Aquí! :)

Saluditos.

AdR dijo...

Así es la realidad. Me pregunto qué pasaría si todo esto se contagia en Occidente... a saber, a saber.

Abrazos, fenómeno :)

Emma Grandes dijo...

Qué triste, duro y realista... Desgraciadamente lo relatas tan bien que parece que uno de ellos te lo ha contado al oído. He vuelto a la carga y leerte siempre es un placer! Muxu haundi bat, Carlos! ;)

Jadeth dijo...

¡qué tristes somo las ovejas y cuánta hambre tienen los lobos!

Sara dijo...

la última frase es reveladora! me da que define muy bien como funciona el mundo actual... :p