24.1.10

Entre sus hojas

- Tú y yo nos conocemos. Bueno puede que ahora no me recuerdes con este aspecto pero soy yo. Tú tampoco es que estés como para salir los domingos ¿Te acuerdas? Nos íbamos al parque junto al muelle y este domingo pensaba escribir una carta a Sara para darles las gracias por hacerte llegar junto a mi, pero no sé cuando podré hacerlo. Tampoco sé donde están mis padres ¿Sabes una cosa? Que me cuesta mucho hablarte sin poder verte y aunque sé que no puedes hacer nada pero tengo miedo por eso no dejo de sujetarte porque me quedaría aquí a solas.-
El silencio que siguió a continuación estremeció incluso al propio miedo que por unos instantes cesó en su existencia. Las lágrimas hacía tiempo que se habían secado.
.
[Creo que nunca le escuché llorar. Había oído desde que me crearon a algún que otro niño llorar cuando tenían hambre, o algo les dolía o simplemente querían jugar. Y siempre obtenían lo que buscaban. Pero un día me metieron en una caja y enviaron lejos de aquel mundo a este otro donde había lágrimas pero no llanto, porque los niños aquí sabían que no iban a recibir nada.
Por ello nunca le escuché llorar, pero sí sentí sobre mi piel la primera lágrima que nadie antes había derramado por mi.] Decía una voz procedente de aquello que sujetaba.
.
Al cabo de los días unos bomberos llegaron, por entre los escombros que había causado el terremoto, hasta una niña que sujetaba entre sus manos un libro.
Junto al asombro que tenían por hallarla aun con vida lo que les sorprendió fue hallar sobre el polvo escrita, parecía como agua, la palabra Momo.

Para ella.

21 comentarios:

Paula dijo...

Genial Carlos. Me ha encantado.
Los libros como ayuda para sobrevivir... genial

Eria.. dijo...

Tan triste, que contagia.

Maat dijo...

Momo cambia el mundo desde su ingenuidad infantil y, a la vez, más madura que muchos adultos :)

Un besazo, Carlos!

Maat dijo...

Momo cambia el mundo desde su ingenuidad infantil y, a la vez, más madura que muchos adultos :)

Un besazo, Carlos!

Sara dijo...

=)

Emma Grandes dijo...

Estremecedor! Un libro siempre mantiene la ilusión del lector hasta el final. Es perfecto, Carlos! Enhorabuena ;D

Paula dijo...

Qué buen homenaje a quienes arriesgan su vida para salvar a los demás. Pero lo que más me ha gustado es "¿Sabes una cosa? Que me cuesta mucho hablarte sin poder verte y aunque sé que no puedes hacer nada pero tengo miedo"
Un beso Carlos :)

Esther dijo...

De alguna manera, supo escaparse, aunque fuera por instantes.

Me recuerda inevitablemente a los terremotos de Haití. Síii... allí seguro que no lloran al intentar pedir un regalo, no será como aquí, seguramente ni mucho menos. Es muy triste :(

Me ha encantado.

Saluditos.

*Sechat* dijo...

Mis ojos rebosan de lágrimas por la belleza de lo que has escrito. Un abrazo.

P.D: Me encantan las dos imágenes (la de este post y la nueva de la cabecera).

Mer dijo...

Eso es lo que yo llamo,la magía de los libros.

Abrazos.

NityaYang dijo...

Jo!!!!! Me ha... puffffffff
De verdad, muy muy muy hermoso y potente.
Gracias, niño, de todo corazón!

Mary dijo...

No voy a hablarte de lo que has escrito, sino de cómo lo has escrito: te imagino en tu casa, cómodo, tarde por la noche, y sintiendo, sintiendo mucho. Tus palabras desprenden una esencia de cariño y delicadeza que el contenido no refleja, en su significado de diccionario. Has escrito con letras impregnadas en ti.

un besito

Eterna dijo...

El llanto mudo de la más profunda tristeza.

Esther dijo...

¿Para cuándo la siguiente historia? :)

No prometo nada, es mejor así pero, hoy por hoy, me encanta caminar del lado de tus letras y lo hago encantada :) Y perdonarme, que creo que quizás últimamente os estoy dejando más abandonaditos :(

Saluditos.

AdR dijo...

Llegas más hondo que nunca. Cuidado al detalle.

Soberbio (de magnífico)

Abrazos.

Sureña dijo...

Tan grande, que nos sentimos pequeñitos al leerlo.

Igual de pequeñitos que cuando vemos aparecer los cuerpos entre los escombros.

Mago, lo tengo todo abandonado...

Besos :)

Luciano dijo...

Ciao Carlos
eh ehe non preoccuparti non è il caso di battere la testa è solo un gioco ...
Buona domenica e...
Un abrazo..

Guernica dijo...

^___^

Anya dijo...

Gracias!! leo tus relatos pero no leo tus palabras! en que parte del mundo andas eh? ^^ espero verte pronto aunq sea x msn .... y... como siempre
gracias y sigue así

pati dijo...

Precioso, Carlos...

(Me cuesta encontrar las palabras entre tanta lágrima.)

Un beso :)

María José dijo...

Después de unas semanas duras vuelvo por aquí y tus escritos vuelven a hacer brotar mis lágrimas.... un texto muy bello.