19.7.09

Presence

Cada vez huye más de los vivos, cada vez habla más con los muertos. Así parece transcurrir el viento buscando un resquicio a través de la ciudad por el que escapar al otro lado.
Divisa al cruzar la plaza el pórtico del Conservatorio. La hiedra dibujaba extraños mapas sobre el muro del edificio renacentista, como si llevaran a algún tesoro perdido.
Desde el banco, donde aguardaba sentado, la vio salir de clase.

Ella al verlo exclamó - ¡Papá! ¿Qué haces aquí? -
- Creo que olvidaste esto ¿No? - Y descolgó del hombro un estuche con forma de violín. Quiso quitar restos de hojas que permanecían adheridas por culpa del rocío.
- No importa de verdad – Dijo la pequeña cogiéndole la mano.

- Te he traído también el libro que - Le respondió él agradeciéndole con la mirada el gesto anterior, pero ella no le dejó terminar la frase.
- Ya sabes que aquí no puedo leer.
- Ah es verdad, que cabeza la mía – Dijo esbozando una sonrisa – Ya sabes se me olvida todo.
- Pero te acuerdas de lo más importante.
- Sí, del violín.
- No tonto, de no olvidarte de mi.

Desde un rincón del patio dos personas le observaban tocar el violín
- ¿No te da la impresión como si hablase solo?
- No. Ella está ahí.


Es feliz el que soñando, muere. Desgraciado el que muera sin soñar.
Rosalía de Castro

Siempre estás ahí.

21 comentarios:

Susana dijo...

"No tonto, no olvidarte de mí".

¿Y qué mejor que soñar, Carlos? Yo lo hago a todas horas, y es lo mejor que puedo hacer. Palabra.

Abrazos

y volvé.

Susana dijo...

Ah, por cierto. asi se me olvida.... Felicidades por el final de la sequía creativa!!!!

Más abrazos.

El bardo dijo...

Mentiria si no te dijese que me ha tocado la fibra tu escrito.
Tanto en tan poco espacio ...
Conmovedor
Un saludo El Bardo.

Noelplebeyo dijo...

Presencia preciosa,....

Muy bello

Mi presencia es efímera...nuevamente me marcho

saludos

Sureña dijo...

En el Conservatorio de aquí siempre se ha dicho que hay fantasmas...

...Yo creo que es él...

:)

Besicos

Maat dijo...

Siempre consigues expresar el máximo.

Porque cada persona tiene su historia y unas veces es bella y otras... no tanto.

Solo una pregunta curiosa... cuál era el libro?

Besukos desde el cantábrico

ÓNIX dijo...

No se por qué, pero creo que es muy común eso de los fantasmas en los conservatorios, yo creo que se debe a que la música es tan fascinante y hasta atrapante que incluso quienes desaparecen del plano físico, se niegan a dejar de moverse con la magia de la música...


Excelente como siempre... Besos...

loose dijo...

Qué sería de nosotros sin "presencias".......

Un beso.

Proyecto de Escritora dijo...

Parece que la etapa de "blogqueo" empieza a desaparecer.
Este relato es sencillo y a la vez sensible, se entiende a la perfección que significa echar de menos.
Me gusta esa frase que has puesto, si no soñamos al final todo es muy aburrido.
Un besito!! y a seguir con la buena racha!!

Eria.. dijo...

Upss, ese final me ha emocionado, que bien que vuelvas. Besitos varios.

Sara dijo...

Que bonito, Carlos.

Paula dijo...

No se puede decir más con tan pocas palabras.
PERFECTO

AdR dijo...

El violín, un libro... y ella.

Los elementos perfectos para la creación de un cuento con sabor a sueño por realizar, o uno que se está realizando.

Tu pluma, después del descanso, corre por el papel como el viento sobre el agua.

Maravilloso, amigo.

Abrazos.

Deprisa dijo...

:o

Me has dejado roto con el giro final, amigo Carlos. Esperaba un centro para la tercera edad, pero con eso has conseguido una vez más sorprenderme.

Un abrazo,

P. (deprisa, eso sí)

Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paula dijo...

Muchas gracias!
:-)

Io dijo...

Qué precioso relato, Carlos!

La memoria puede enfermar, pero el corazón siempre recordará aquello que nos da la vida.

"Es feliz el que soñando, muere. Desgraciado el que muera sin soñar.
Rosalía de Castro"

Amén.

Dejar de soñar es dejar de vivir.

Un beso.

carpediemdeando dijo...

No he podido evitar emocionarme al leer tu relato... Qué belleza... Es sublime...

No dejes nunca de soñar... porque el que deja de soñar muere por dentro...

Un día escuche una frase que decía: debemos soñar con sueños posibles... y no tanto con imposibles, qué opinas de eso??

Un abrazo muy fuerte y mil gracias por invitarme a soñar y a pensar en alguien muy especial para mí que "siempre está ahí"... aunque haga 7 años que no pueda abrazarle físicamente...

Anónimo dijo...

Soñar y ella, dos elementos???? Yo creo que son uno. Al menos "mi ella" es todo un sueño. Que pena saber que jamas sera "mi ella" fuera del sueño.

Silvia dijo...

Hola cuanto tiempo! Espero tu estas bien, aqui es muy caldo, y yo quereria ser en viaje ::-). Un saludo y un beso, espero leerte pronto

*Sechat* dijo...

Siempre he pensado que tienes alma de poeta y esto lo pone de manifiesto. Precioso y entrañable. Un abrazo.