12.5.09

VIII

- No sé como llegó, pero tu nombre estaba ahí. -
Aquella frase se repetía una y otra vez en mi mente. Una vez entré en la habitación eché el cierre a la puerta y puse el “No molesten”.
Siempre que regresaba al hotel suspiraba porque no estuviera el conserje en recepción, lo siniestro de aquel tipo invitaba a tener el menor contacto con él. Pero esta noche, cuando ya casi cantaba victoria subiendo los primeros peldaños, su voz hizo palidecer al silencio haciéndolo huir despavorido.
- Ehh tú! -
- Sí ? - Dije volviendo sobre mis pasos - ¿Es a mi? - Su mirada no dejaba lugar a dudas de que allí no había nadie más.
- Te llamas …. ? - Añadió sin dar pista alguna al interés por saberlo.
- Sí, ese es mi nombre. ¿Han dejado algo par…- No me dejó terminar la frase.
- No sé como llegó, pero tu nombre estaba ahí – Dijo señalando una foto que me acercó sobre el mostrador.
Palidecí al verla.
- Me gusta recorrer la ciudad en mis ratos libres y captar sus secretos con mi cámara, ya sabe, por el turismo y todo eso - Dijo con sorprendente naturalidad y afable tono.
- Sí, entiendo, esto ¿Puedo quedármela? No siempre le suceden a uno cosas así.
- Claro. Tiene razón, estas cosas solo pasan una vez en la vida.-
Daba escalofríos escuchar aquella carcajada. Me alejé de allí lo mas rápido posible.

Y allí estaba, sobre la cama contemplando la foto de aquella lápida con su nombre.
Poco podía imaginar que en el reverso ponía “Souvenir del hotel Epitafio”

13 comentarios:

Reithor dijo...

Lol :) Que cabrón el recepcionista

Anya dijo...

"su voz hizo palidecer al silencio haciéndolo huir despavorido"...
seguro que en el hall de ese hotel no ponía welcome... ;)

Noelplebeyo dijo...

No vuelvo a ir a un hotel, a este paso...

Saludos

dijo...

Qué bueno este nuevo capítulo. Me gusta mucho la historia siniestra del hotel, con sus 'souvenirs terroríficos'. Es genial.

Eria.. dijo...

Hubiera cambiado de hotel el primer día... pero me gusta que tu sigas en este.
Besitos varios.

Sureña dijo...

Es el mejor souvenir de la historia...

¿Dónde se ha visto algo tan acorde a la personalidad de quien lo regala?

:)

Besos

AdR dijo...

Uy, tiene su punto tétrico, me gusta. Al igual que me gusta pasearme de forma anónima con mi cámara por las ciudades y captar instantes y secretos de edificios o personas...

soy raro, ya lo sabes.

Abrazos, amigo.

Mer dijo...

Ese recepcionista es un poco siniestro...bueno un poco no,bastante.

:)

Un abrazo.

Mer

Paula dijo...

No me extraña q no quisiera ni encontrarse con el conserje...
Buena historia, aunque un poco tétrica y yo soy muy miedica... jeje!
Saludos!

Sara dijo...

¡Qué bueno el final! jamás lo habría imaginado... :o

Io dijo...

¡Qué imaginación tienes!

Espero que sea un Gran Hotel con muchas habitaciones, y que te las recorras todas. Y que nos lo cuentes.

Me encantan tus finales.

Un beso.

Esther dijo...

¡Jolín! ¡Qué mala leche la del recepcionista! ¡Pobrecillo!

No me esperaba ese final pero,¡super bien!

Saluditos.

Brujita dijo...

cabron.... por dios yo lo mato!

besines embrujados