6.3.09

La trampa

No había visto antes aquel camino. Pasaba siempre por el mismo sitio y nunca se percató de su presencia. Decidió adentrarse por el. Atravesó bosques, pueblos, paisajes de los mas extraños. Hasta que llegó una especie de terreno llano que parecía terminar en un acantilado. Y cuando se asomó al filo, la realidad estaba al otro lado.

El miedo le pudo a su curiosidad y volvió asustado hacia el interior del libro.
.
.
El escritor contemplaba la escena contrariado - "Mañana volveré a trazar otro camino. Sé que están vivos" se dijo. Y retiró la red.

21 comentarios:

Escondido dijo...

Esa red en la que tanto cuesta caer.

Gracías

Proyecto de Escritora dijo...

Me alegro de ser la primer para comentar este relato!! me ha encantado!! a veces los personajes de ficción de nuestros escritos parecen tan reales...y hacerles saltar a la realidad cuesta (es como los tengo yo ahora mismo, haciéndose a la idea de que den el salto en el blog), pero yo creo que solo les voy a hacer que se asomen, que están creados solo para sus historias, y fuera en la realidad, no sobrevivirían.
Sigo pensando que deberías hacer algo con este y con los demás relatos...a ver si te animas!
Un besote!!

Proyecto de Escritora dijo...

jooo, que era yo la primer!!, me extendí tanto en el mensaje, que al final...

Sureña dijo...

Yo creo que el camino estaba bien trazado... no sería un fallo del lector?

;)

Besos

Cendra dijo...

¡¡Uf!! ¿¿Y si toma la iniciativa y, de pronto, vuelve al acantilado... y no está el autor con su red? ¿Y si cuando el autor reaparezca el personaje ya no está???

Noelplebeyo dijo...

Una red llamada inspiración...

Bueno bueno...

Σ=o) Pau dijo...

Me encanta como la sorpresa siempre está en tus cuentos :)
El personaje teme que si se convierte en algo real puede perder la chispa que lo mantiene vivo en sus libros. Pero si es el autor es quien lo mantiene vivo puede que un día caigan en la red junto con él.

un beso ronroneado en mi abrazo ^_^

Tormenta. dijo...

Una vez alguién me dijo..
Si miras un abismo el termina apoderándose de ti...mejor ni asomarse.. uissssss no no quita quita.. que vértigo me entra;)

Besos guapetón!.

ÓNIX dijo...

Siempre tienes la virtud de hacer de un cuento una fascinate manera de capturar nuestra atención...


Saludos...;)

La Guernazelle dijo...

Très original... Me encanta lo que escribes... Gracias por lo que dices de mi blog... Me fascino la ternura que emana de aquel bichito... Quiero uno de ellos! jejeje Feliz finde

Alicia. dijo...

Me ha encantado...
Sí, a veces nuestros personajes nos parecen más reales que la propia realidad.

pati dijo...

Pero... ¿por qué querría el escritor atraparlos?

Quizá no lo he entendido bien... volveré a leer. Posiblemente caiga en la red ;)

Un beso :)

Pedro Escudero dijo...

¡Pues claro que estan vivos! Y si no es con una red habrá que cambiar el cebo.

Fantástica fantasía :-)


Un abrazo,

Pedro.

dijo...

Hay escritores que dicen que sus propios personajes los han perseguido en sueños durante mucho tiempo, pidiéndoles incluso volver a la vida en otros relatos. Sería genial si después pudiesen dar el salto definitivo a la realidad. Un abrazo.

pati dijo...

Tiene razón Sureña... craso error el mío.

Tú has trazado perfectamente el camino, y yo soy una tonta lectora que no supo caer, y que te pide disculpas... :(

AdSurVentNi... Eso es magia... Todo eso ;)

Un beso muy fuerte, Carlos :)

Camaleona dijo...

A mí también me entran ganas muchas veces de refugiarme en un libro y no salir de allí...
Me encantan tus historias.

AdR dijo...

Ay, el anhelo de todo escritor: cazar a sus propios personajes para llegar a conocerlos.

Al menos así interpreto tu relato. La realidad a veces es tan... triste que no hace falta asomarse a un acantilado para verla flotando a tu lado.

Creador y personajes... por muchas trampas que se pongan... creo que muy pocas veces se miran a la cara frente a frente.

Genial.
Abrazos.

Eria.. dijo...

Yo tengo atraccion al vacío... un beso.

veinteañera dijo...

Siempre allanamos con rutina los caminos interesantes que se ponen ante nosotros...

Dejamos de lado esos caminos, algún día lo lamentaremos.

Todo un acierto el título, es una trampa, la trampa que nos proponen la vida y el azar

Un beso mago del sur y no hagas muchas trampas^^

veinteañera dijo...

Me dejaba por matizar algo en mi anterior comentario...

A veces desde nuestra propia pluma no nos atrevemos a trazar -o si trazamos- a caminar esos caminos...

La realidad creo que a veces nos mata los caminos como hace con los sueños...

A ver si ahora queda más claro^^

Un besito, a tí y al resto de magos^^

Io dijo...

Los míos son más rebeldes. Yo trazo caminos, y luego ellos van por donde les da la gana. Ingratos... :D

Fascinante visión.

Besos!