30.3.09

Imagina

Cuando ya no supiéramos de qué hablar, nos acurrucaríamos en un rincón a dormir abrazados.
Tendría unos dieciséis años, el barrio en que vivía apenas tenía más diversión que aquel entrañable cine, cuyas butacas forradas de negro terciopelo le daban una sensación de mucha más profundidad de la que en realidad tenía. Allí se daban cita todo tipo de actuaciones, desde las típicas películas de serie B, hasta variedades como magos, mímicos, malabaristas y alguna que otra actuación musical. Como el control en la entrada era mas bien figurado se colaba las noches que podía al interior del local junto a los amigos.
Recuerda que ese día sobre el escenario estaba aquella chica con una jaula que aún en sus finos barrotes conservaba los restos de lo que en su día debió ser una glamourosa capa de pintura dorada.
El número no era nada del otro mundo. Ella extendía su brazo y silbaba mientras con la otra mano abría la jaula. De ella se asomaba un pajarillo que movía sus alas pero sin llegar a salir. El murmullo entre el público era evidente y se mascaba la burla, pero entonces el hombre dijo "Imagina que hay niños tristes que necesitan saber que es volar, imagina que necesitan verte para poder expresarlo en sus libretas" Y entonces aquel pajarillo salió volando y tras dar varias vueltas por la estancia se posó suavemente sobre el brazo.
Aquel número se le quedó grabado para siempre, aún recuerda como tras un sepulcral silencio el público aplaudió durante largos eternos minutos. Pero sobre todo enamoró su imaginación.
Y la vida continuó y los años pasaron en aquel barrio, las viejas casas obreras fueron sustituidas por bloques de bienestar y el cine se convirtió en un parking.
Unas manzanas más allá, un local donde se organizaban cursos para los jóvenes que fomentaran su creatividad y se buscaban profesionales para darlos. Y ahí se hallaba él en ese momento. Cuando al alzar la vista para llamar al siguiente vio ante su mesa a aquella mujer llevando consigo una destartalada jaula con un pajarillo dentro. Y antes que pudiese decir nada, ella se dirigió a los presentes:
.- Le enseñaré algo que no podrán conseguir nunca ningún sistema - Y entonces abriéndose un hueco entre la gente abrió la jaula y silbó aquella melodía extendiendo el brazo mientras esperaba que el pajarillo se posara en el. Pero no salió.
La gente comenzó a reírse y a sentir lástima de aquel, como le calificó una voz anónima de entre el gentío, fracasado artista. Pero entonces le dijo al pajarillo "Imagina que hay un mundo sin manchas de pintura, sin barro que quitar de las manos, imagina que no sonará la guitarra bajo el olivar… tienes que volar, vuela!" Y en ese instante el pajarillo salió de la jaula y sorteó la hilera de pantallas que en ese momento reflejaban de fondo el cielo, hasta posarse en el brazo
.- El arte nunca será un sistema - Dijo ella a continuación entre el aplauso de los allí presentes, mientras él repetía susurrando al mismo tiempo la frase.
.- ¿Cómo estás? - Le preguntó ella cuando él se le acercó.
.- Sin palabras. ¿Tú eres la misma persona que…?
.- Imagina y estarás vivo, sueña y sentirás esa vida.
.- He soñado contigo, he imaginado este momento multitud de veces.

Cae la noche sobre el cementerio, un anciano descansa sobre una tumba con un pajarillo sobre su hombro.
.- Cuando ya no supiéramos de qué hablar, nos acurrucaríamos en un rincón a dormir abrazados, me decías.
Llegó ese momento, hazme sitio.

21 comentarios:

Tormenta. dijo...

Lapieldegallina toaemocioná una mañana de lunes... y encima llueve.
Qué bonito Carlos.. cuanto amor!

un beso guapo!.

Sara dijo...

¡Qué riqueza tiene tu relato de hoy! Es más sensitivo que literario... (en el mejor de los sentidos)


Pd. No te preocupes, a todos nos ha jugado alguna mala pasada hotmail ;)

Eria.. dijo...

jo Carlosssssssss que cosa mas bonita, que mezcla de imaginacion y amor mas dulce... me encanta-s. Besitos varios.

AdR dijo...

Caballero... su texto hace que las emociones le envuelvan a uno como si fuesen un torbellino oleoso de colores y miradas perdidas.

La magia del circo, siempre me gustó, y nunca se ha perdido.

¡Hace tanto que no me miran directamente a la cara, a los ojos, y me preguntan: "¿Cómo estás?"!

Abrazos :)

Noelplebeyo dijo...

Cuando imagino lo que imaginas me imagino esos pajarillos que te dictan tanta sensibilidad, y entonces, de alegría silbo...


Muy bonito, muy bonito, muy bello

Dama Blanca dijo...

Qué bonito, me ha gustado en especial una parte:

"Imagina que hay niños tristes que necesitan saber que es volar, imagina que necesitan verte para poder expresarlo en sus libretas" Y entonces aquel pajarillo salió volando y tras dar varias vueltas por la estancia se posó suavemente sobre el brazo.

Un placer leerte, de verdad.
Me sigo pasando.

Brujita dijo...

precioso relato.... y algo muy cierto es que el arte nunca será un sistema ...

besines embrujados

pati dijo...

Hacía tiempo que no leía un relato con tantas emociones encontradas...

Sabes qué es lo que me he imaginado yo? Que él eras tú. Porque así es como te imagino yo...

Sublime, maestro.

Un abrazo enorme :)

pS.: Mientras te leía escuchaba a Bach... Pensé que no era posible tanta perfección... "Prelude"

Camaleona dijo...

Qué historia tan tierna y dulce, tan llena de ese amor de toda la vida y para toda la vida... y ¿qué pasará con el pajarillo cuando él tampoco esté?

*Sechat* dijo...

¡Joder y requetejoder Ninive! Siglos que no me pasaba por aquí y siglos de progreso y misterio han pasado por mi cabeza mientras leía tu relato. Inolvidable de verdad.

Σ=o) Pau dijo...

Cuando ya no supiéramos de qué hablar, nos acurrucaríamos en un rincón a dormir abrazados.

Esa frase me ha emocionado y me ha dejado pensativa, es que la dulzura que encierra ese como estás es tan grande... aveces no necesitamos palabras porque hay otras maneras de expresar amor o un sentimiento especial... como ese trino grabado ahora en mi corazón.

Y dices que no eres un mago? mmm... la estela de tu estrella me dice lo contrario ;)

un beso ronroneado en mi abrazo ^_^

Sureña dijo...

...¿Y tú nos lo preguntas? Magia eres tú...
A lo Bécquer, que fue una de las primeras personas que me hizo saborear la Magia :)

¿Sabes? he leído toda tu historia, de principio a fin, como si alguien me hubiera susurrado al oído que se la contase en voz bajita, y lo he hecho sin saber que me iba a emocionar tanto...

Me quedo con dos frases que han dicho por ahí arriba... :)

Besos

AGuernazelle dijo...

Esto es lo mismo que poner una foto... Casual, Normal y corriente, con un texto o una historia, se vuelve el escenario de tu evasion... ^^

El Pistolero dijo...

Demasiadas veces la vida convierte los viejos cines de barrio en parkings, mercadonas o apartamentos de alquiler. Y demasiadas veces dejamos que la magia se quede en su jaula triste, temerosa, malherida.

Menos mal que, como aquí atestiguas, quedan trovadores bajo los olivos.

¡Un abrazo!

Aarón.

Paula dijo...

Un relato lleno de magia con un gran final como fin del espectáculo.
Saludos!

Io dijo...

"Imagina y estarás vivo, sueña y sentirás esa vida"

Una auténtica perla negra descubierta en un fondo marino multicolor, el de tu sensibilidad.

Besos!

Babbilonia dijo...

Con el paso del tiempo se hace realidad lo que dices. Un día soñe como viviría el día de hoy, cuando al volver la vista atrás recordara aquello que imaginé.

Gracias por tu visita, para mí ha sido un placer el visitarte a tí.

Oski dijo...

Macho, segundo relato que leo hoy, segunda maravilla de la noche.

Siempre me dejas anonadado con esos finales, me pillan por sorpresa, desprevenido, pero me encantan.

Porque aparte de rematar una genial y emotiva historia consiguen sacar una sonrisa.

Un gran trabajo una semana más.

¡Un abrazo!

P.D: Ya no estoy seguro de sí prefiero tus micros o tus relatos algo más largos. Cada vez me lo pones más díficil.

carpediemdeando dijo...

¡Qué preciosidad! ¡Me encanta este relato! Que sepas que te mereces el premio a blog más dulce por esto, jeje.

Un beso

carpediemdeando dijo...

La frase que más me ha gustado es:

Imagina y estarás vivo, sueña y sentirás esa vida.

Susana dijo...

"Llegó ese momento, hazme sitio...."

Bufff.... Creo que éste es el relato que más me gusta de lso que te he leído hasta ahora. Bueno no, no lo creo; lo sé. Magia, amor.... poesía en estado puro, Carlos.

Abrazos pretos

y volver.