29.12.08

el cronopio y el croissant

Te prometo que la quiero, sólo se me fue la mano… Pensaba, casi susurraba, al acordeón que sobre la silla parecía prestarle atención a sus devaneos.
Desde el fondo de la barra, Marcel contempla la escena sin poder evitar una sonrisa.
Al otro extremo el joven compositor hace una nueva bola de papel con otra canción. No hallaba la inspiración en los grandes compositores de la Big band. Nunca imaginó que dos palabras pudieran causarle tantos quebraderos de cabeza. Pero nuevamente la mirada inquisidora del acordeón le hacía perder la concentración.
Pareciera que no fuera a perdonarle nunca la travesura de dibujarle un mostacho al rostro de la Maga.
Tal enredo tenía en su mente que le pidió a Marcel un cronopio en lugar de un croissant.
En el exterior llovizna y el incesante golpecito de las gotas sobre los cristales ponían fondo sonoro a la escena, como si el tiempo tejiera con sonidos un presente eterno.
El ule de cuadros blancos y rojos que cubría las mesas se transformaba en pentagrama mientras los tejados juegan al escondite en los charcos que rivalizan con los adoquines por un palmo de calle. La luz se descomponía en multitud de colores.
En aquel instante pudo escuchar una melodía que le hizo tornar el bolígrafo en batuta e intentar seguir aquel improvisado concierto. La magia era sonido y el agua y la luz sus instrumentos.
Dejó el bloc a un lado, tomó el acordeón y comenzó a plasmar todo aquel momento en música. No necesitaba partitura alguna, las notas fluían solas.
Salió a la calle, al tiempo que escampaba; no tenía que prometerlo, tan solo decirlo. Y se dirigió hacia la plaza des Abbesses a escribir algo en su muro azul.

14 comentarios:

Camaleona dijo...

Tienen suerte los artistas por poder crear belleza.

*Sechat* dijo...

Siempre creas algo hermoso. La imagen, las letras de la fecha a colores y la imagen le dan aún más belleza a lo que has escrito. Oigo música de fondo y me dejo arrastrar por ella inevitablemente. ¡Feliz año nuevo!

Arwen Anne dijo...

es precioso, me alegro por tí, haber si puedo yo participar, aún no me han dicho nada, estoy esperando

gracias por el cuento

мαяια dijo...

-¿Y qué escribió?

-¿Qué más da lo que haya escrito? Lo importante es que lo hizo...



:P


P.D. Gran osadía la mía, ¿no? pero me atrevo para que luego no puedas decirme que en 2.008 no escribimos algo "a medias" tú y yo... ;)

Proyecto de Escritora dijo...

Me gusta el cambio que le has dado al blog, mas colorido, estaba demasiado oscuro en mi opinión.
He estado estos días un poco liada, con esto de las fiestas, y aún me quedan días por hacer cosas, no me cunde, jeje.
Ah, gracias a que has puesto el album interactivo ese tan chulo en el blog, me he hecho yo también uno, jeje. cuando puedas ves a verlo a ver que te parece.
Sobre el cuento, la inspiración viene cuando menos te la esperas. es como todo, no hay buscar ni esperar a que ocurran las cosas, simplemente hay que entretenerse con otras hasta que lleguen.

Un besote grande!!

Nébula dijo...

La sabiduría es dejarse fluir .^

Alicia. dijo...

Al igual que María, tengo curiosidad por saber lo que escribió ^^
Me encantan las descripciones que haces.
Siento no haberme pasado antes por aquí :(

Nymphaea dijo...

Sabiduría, grande y para mí, indescriptible...
¿Qué es sabiduría, sobre qué hay que saber para ser sabio? Para mí, algo casi indescifrable.
Te deseo que el 2009 sea un año fantástico, y te traiga todo lo mejor que puedas desear =).
¡Un besazo enorme!

Sara dijo...

¡Me encanta el título! Jajaja, cuando lo he leído he pensado, qué título más genial, seguro que la historia es buena... y por supuesto, no me he equivocado.

;)

Feliz Año Nuevo!!

Ayshane dijo...

Lo mejor de todo es animarse a escribir, a lanzarse...

Besitos grandotes!!!

Eria.. dijo...

Se dejó llevar...
Besitos varios.

Io dijo...

Así llega la inspiración, fluye suavemente cuando dejamos de invocarla.

Me encanta tu habilidad para hacer relatos sorprendentes con elementos constantes: el bar, la música, la lluvia...

Te deseo un año repleto de satisfaccioines, que siga alimentando tu poderoso espíritu libre.

Un millón de besos.

ANDREA dijo...

Siempre hay que dejar que alguien tome nuestra mano y que nos lleve, pero en otras ocasiones es mejor dejar que fluya los sentimientos como ellos quieran.

Un Saludo y hasta la próxima

Dibújame una sonrisa... dijo...

Cuando menos se espera surge la música...cuando menos se espera vuelven las letras...
Me encanta ponerme al día! ejejeje!
Besines!