9.10.08

Jueves

Spray de color sobre el muro de expresión, derruído deja entrever la uralita de techo desde donde caen gotas de agua gris a un barreño gris. La radio habla de falta de confianza, de inyecciones. La nueva oreja de Van Gogh escucha la crisis y sale por el otro oído transformada en música que la mirada de futuro de una universitaria se lleva sobre su ciclomotor.
Ella si consigue eludir el lento paso neumático de la mañana.
Tengo confianza, y no sé si tristeza o sueño, pero esta mañana tiene que ser un buen día.
Eso espero.

Llegan los jefes, hasta luego

9 comentarios:

мαяια dijo...

Sí, estoy de acuerdo con que hoy va a ser un buen día. Al menos, es el día después de ayer y eso ya es algo... :P

Hmmmm... ya hablaremos, eh! No digo más...

P.D. Tienes un sms xD

Un besiño!

Sureña dijo...

Pues con confianza todo sale, así que nada, a desearlo... :)

Ay tus jefes!!

Besos

Dibújame una sonrisa... dijo...

Si tienes confianza es suficiente...ni tristezas, ni cansancios podrán contigo..
Besines!

Nébula dijo...

Siempre se reduce a una cuestión de fe, no?

:/

Xerayka dijo...

Para celebrar tu buen día te invito un cafecito de confianza, unas tostadas de sonrisas un postre de cosquillas y una pizca de humor.
Gracias por la visita... te cuento que a este lado del mundo comienza a abrazar el sol.

Noemí-San dijo...

Seguro que ha sido un gran día, el mío no tanto, entre que estaba nublado en Barcelona y que aún no me acostumbro a madrugar...pero bueno, intento tener siempre en mi cabeza la frase "hoy puede ser un gran día"...

carlos dijo...

el caso es que visito blogs de ambos sexos. Curiosa estadística :)

Lo bueno de que un día vaya de bueno a malo es que puede así volver a ser un buen día,como todo viernes.Muchas gracias!! Un abrazote

Tauri dijo...

Si, hoy ha sido un buen día, y cada día intento levantarme pensando eso para que todo salga un poco mejor

Paula dijo...

Siempre ves más alla de lo aparente. Probablemente poca gente podrá ver la ciudad, lo que te rodea, del modo que tu lo haces.

Eres especial y ni te das cuenta, pequeño desastre.

Un beso