20.10.08

El pastel

El pastel estaba en el horno. El pastel estaba en el horno.
Se repetía una y otra vez mentalmente mientras accedía al pasillo de salida del cine.
La película no es que fuera bien acogida por la crítica, de hecho pasó más bien desapercibida en aquella noche de estrenos. Pero era la única sala en donde quedaban asientos libres para todo el grupo y entraron a verla.
El argumento trataba sobre un extraño tipo que hipnotizaba a su victima haciéndole cometer los asesinatos que le encargaban, así él quedaba limpio. La escena del veneno en el pastel fue lo mas salvable de la película.
Llegando al final de la alameda, el grupo de dispersó deseándose suerte para la próxima vez que quedasen para ir al cine.
De regreso a casa, la imagen del pastel le abría el apetito recordándole que apenas tenía comida en la despensa y no viendo a esas horas ni un mísero bar abierto. Pero poco a poco el rostro del asesino fue sustituyendo al pastel en su pensamiento. De repente sintió como una incómoda familiaridad con aquel rostro. Quiso pensar de nuevo en otras cosas pero no podía borrar aquel tipo de su mente. Aceleró el paso. De alguna forma sentía la necesidad de llegar a casa cuanto antes.
Una vez en ella, tras cerrar la puerta se quedó unos instantes apoyado sobre ella suspirando de alivio.
El despertar del nuevo día pareció borrar de golpe la angustia, innecesaria pensó, de la noche anterior. Era una mañana maravillosa y estaba dispuesto a disfrutar del día.
Pero nada más bajar las escaleras y salir al portal se cruzó con su vecino de piso. Tras saludarle de forma espontánea, quedó paralizado ante la presencia de aquel rostro y esa malévola sonrisa que le era tan familiar.
Nunca antes había subido los escalones tan deprisa una vez se despidió de él con la excusa que había olvidado algo.
Quiso llamar a la policía, pero ¿Qué iba a decirles? Abrió la nevera y vio que no tenía provisión para muchos días.
Cuando de repente vio aquel pastel en el horno.

Más y mejores relatos en Cuentacuentos

12 comentarios:

мαяια dijo...

Espero que llamara a los del CSI para que buscasen huellas en el pastel (más bien en el molde del pastel, horno, utensilios de cocina y alrededores), de no ser así... me lo imagino criando malvas o no, haciendo que otros las críen... :S

¡Qué yuyu!


Un beso!

Dibújame una sonrisa... dijo...

Hombre..si llamas a los del CSI y va Grissom...avisa!!!! :-)
Inquietante leches! inquietante! me estás quitando las ganas de ir al cine!! ejejje!
Besines!

*Sechat* dijo...

Deberías haberlo titulado algo asi como: "Viviendo con su asesino" o "Pesadilla hecha realidad". Entre lo caro que está el cine últimamente ye esto que acabo de leer, creo que me dedicaréa otro tipo de cosas en mi tiempo libre (ji,ji).

María José dijo...

Por eso yo no voy al cine a ver pelis de miedo, porque soy muy impresionable y después me paso las noches y los días mirando a mi espalda. Original.

Xerayka dijo...

es un relato redondito.
Me agrada leerlo .
Felicitaciones y gracias por todo.

Proyecto de Escritora dijo...

La sugestión es muy mala. A mi a veces me pasa cuando veo una peli de noche, soy un poco miedica, lo reconozco.
El cuento está muy bien, de verdad.
(Ahora cada vez que vea un pastel en el horno seguro que me acuerdo del relato...)

Un saludo!!

Oski dijo...

La madre del cordero...imagina que te pasa eso, se te para el corazón fijo.

El genio del microrrelato, Carlos, vuelve a la carga ¿eh? bien, bien.

Una vez más salgo encantando, condensas en unas poquitas líneas esa intriga y esa pequeña emoción del morirá o no morirá que pone los pelos de punta.

Otro sombrerito para el nene.

(Y ya estoy en números rojos)

¡¡¡¡¡¡Un abrazo!!!!!!!

Cendra dijo...

¡¡¡¡¡¡AY!!!!!
¡¡¡Eso no me lo esperaba!!! ¡Ha sido a traición! Me has tenido en vilo a lo largo de todo el relato, y aún así cuando llegué al final me cogió por sorpresa, y sentí un terrorífico escalofrío!!!
Un abrazo

Malvi dijo...

Dios mio de mi vida... vaya historia envolvente... casi me he visto dentro... llena de misterio...

Me encanta, Carlos

Saludos

Metalsaurio dijo...

Espero que al final se lo comiese para vencer los rídiculos miedos que a veces sufrimos.

(también espero que sobreviese, claro)

Un saludo.

___________________ dijo...

Si es qeu en ocasiones realidad y fantasía se entremezclan en la vida misma(o como si fueran la vida misma, escoge lo que prefieras).

Ultimamente soy d elso que creo que el mayor terror no tiene porqué estar en mosntruops si no en lo más cotidiano, ¿y quien no nos asegura que no hay nada más tras la extraña mirada del vecino? :S:S:S



Un abrazo,


Pedro.

PriNcEss De La MoRt dijo...

tu si que hacer vivir lo que escribes
no se como agregar un blog a mis favoritos o eso
deberias nseñarme para poder seguir el tuyo
un bso