13.1.08

Dreams



Pasaron varios días hasta que alguien cayó en la cuenta de que los sueños habían desaparecido.
Nadie les haría caso, los sueños no podían desaparecer. Pensó. Eran la esencia misma de la vida, lo que le daba un sentido más que la propia supervivencia, el sentido de vivirla.
Levantó la vista y observó al chico que repartía aquel extraño mensaje en el parque. Lo cogió como cualquier otro pasquín de publicidad cuyo destino era la papelera más próxima, pero nunca antes había recogido semejante mensaje. El caso es que le impactó, porque al momento negó rotundamente que los sueños hubieran desaparecido, pero tras la improvisada reacción y una vez volvió a releer la frase pensó a que tipo de campaña publicitaria pudiera estar refiriéndose.
Un coche, eso es, afirmó orgulloso de ser tan perspicaz. Primero la frase, la gente hace cábalas, queda atrapada por lo que podrá ser, y la curiosidad le lleva a esperar con cierta impaciencia cual será el próximo mensaje. Como odiaba toda aquella manipulación. Y encima utilizando algo tan valioso y mágico como los sueños.
Inconscientes. Pensó, dirigiendo de nuevo su mirada hacia el grupo de chavales que seguían repartiendo hojas con aquella frase. No saben el daño que pueden hacer. Esto último no lo dijo refiriéndose a los chicos, sino a los publicistas quienes, según él, no tenían limites a su voracidad.
¿No sabéis que los sueños ni se venden ni se compran? Pensó, en esta ocasión en voz alta, casi gritando y mirando a un gran cartel que ocultaba un solar en obras.
Entonces se dio cuenta de la hora que era, y corrió en dirección hacia la estación cuya fachada comenzaba a proyectar su sombra sobre el parque. Atardecía y en apenas unos minutos saldría el tren que le llevaría al encuentro con su sueño hecho realidad.

Tan pendiente iba de no perderlo que no vio el taxi que a toda velocidad salió del callejón. A escasos pasos de alcanzar la acera de la estación fue arrollado por el vehículo quedando malherido sobre el asfalto. Lo último que vieron sus ojos fue que los sueños habían desaparecido.
.
Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

16 comentarios:

Xana dijo...

Historias que fluyen dentro de otras historias..como las fotos retratadas dentro de otra foto...

Si sabes que los sueños no se han perdido..no corras por ellos...disfruta el camino..y cuida el alcanzarlos..

"La esperanza es el sueño de los que están despiertos"

Besines!

Indi dijo...

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? en este mundo, ya totalmente Kippelrizado tal y como preveía K. Dick (oh, Dick todo por tí)si desaparecieran los sueños nadie lo notaría.
Desapareció el sentido común, el buen gusto y el honor y nadie se quejó.
¿Sabes cual es el único animal que no tiene fase REM, y por tanto no sueña? ¿no? busca, busca...

LaMaGa dijo...

Hey!!! Qué pasa con la pérdida de los sueños, quién dice que los muertos no soñarán? :) Estoy de visita por los mundos de Nínive y y y he aprendido a dejar mi nueva dirección :)
besin grande

veinteañera dijo...

Los sueños no se pierden, solo se rompen!

Besitos!

Aire dijo...

Qué tristeeeeee!!! Pero si el ya sabía que los sueños no podían morir, aunque a veces parezca que sí. Solo se duermen a veces, un poquito nada más, porque no podemos verlos, pero siempre terminan reclamando su lugar en nosotros, y se amontonan a la entrada de nuestra mente, esperando que estemos preparados para recibirlos....
Veo que no has dejado de escribir.., de lo cual me alegro muuuuuuuuuchoooooooo
Un beso muy grande

мαяια dijo...

Qué breve, qué intenso y qué bueno!! Eres capaz de transmitir una historia tan dura en muy pocas palabras y yo... os admiro a los que sois capaces de hacerlo.

Un besote muy gordo y millones de aplausos por la historia (pero abrazos ninguno, ya sabes... ) ;)

MARISELA dijo...

Pobre chico!!!! Me has hecho llorar ahora que por fin se iba a cumplir el suyo. Espero que el accidente afiance lo que para él sólo había sido un sueño.
Precioso como siempre.

______________ dijo...

¿Fue un mensaje? ¿O una premonición? Fijate que leía y me decia "algo le va a pasar", y pasó. Quiero creer que no era una campaña publicitaria, si no algo más, un aviso para que no nos coma la realidad gris.


Un abrazo,


Pedro.

Tormenta dijo...

Jo! es que quien se lo iba a imaginar. Es curioso, en el cuento de Oski, un ángel y un mendigo, repartían octavillas con un mensaje similar. Le he dicho que no me hubiera resultado creíble algo así, por lo que, pensando lógicamente, me acaba de atropellar un coche.
No sé si me he explicado ¬¬
En fin, que esto de c.c. tiene más enjundía todavía de lo que aparenta.
Un besazo encanto! hasta el próximo cuento.

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Que injusta es la vida de las "causalidades"...
En fin, es una historia para reflexionar la tuya, da que pensar en que las cosas hay que tomarlas con más calma y serenidad para obtenerlas más seguras...

Pero encuentro una contradicción, que es diferente desear que soñar, y para mi el protagonista había cumplido o estaba a punto de cumplir un deseo...

En fin... no soy escritor... solo un panolis mas...

Gran historia, no te nomino para abandonar la academia...

Saludetes etes.
Mundoyas.

synn dijo...

¡qué impactante! Me dió la impresión de que podía ser un trozo de una peli de terror psicológico.

Bueno, en el fondo siempre queda la esperanza de que los sueños solo estén en suspenso... esperando para reactivarse.

Saludines

Roc dijo...

Yo he tenido sueños premonitorios y te puedo asegurar que hay que tomarlo muy en serio. Cuando se sueña algo así o cambia las cosas o te es imposible imaginarte a partir de una fecha, hay que vigilar, pues algo va a pasar.
Me ha gustado muchísimo como todo lo que tú escribes mi querido Carlos.
Un besazo y espero poder escribir algunas semanas.
PD: A ver si charlamos un poquito que te echo de menos.

Ispilatze dijo...

¿Cómo es posible que aún tengáis capacidad para comentar textos así?
No sé cómo he llegado, pero sí sé cómo haré para volver.
Te robo un link.
Disfruto leyendo, dejando que otro sueñe para mí. ¿Qué más puedo pedir?
¡Hasta pronto!

Sureña dijo...

Ayy vaya... qué final tan inesperado!! pero a pesar de todo, los sueños no han desaparecido, sólo se han aplazado...

Genial!

Besos!

Aire dijo...

Hola, ola de mar...Ya había leído este cuento! Me encantó...Los sueños dejan de existir cuando no creemos en ellos, cuando vivimos demasiado de cara al mundo...De vez en cuando, al menos hemos de ponernos de perfil.
has visto la luna de hoy?
Un beso
Aire

Brian Edward Hyde dijo...

Nada más lejos de la realidad, los sueños habían desaparecido. A veces los niños pueden convertirse en héroes sin proponérselo, porque hay ocasiones en las que habría que dejarlo todo en sus manos y en su inocencia. Todo está difuso en mi cabeza con esta historia, Carlos, pero me gustan los universos paralelos que suceden a la vez que en mi hilo. Es como si en lugar de un hilo tuviera un trozo de lana de estos que se van desenmarañando hasta dar con cientos de hilos más finos, y al final todas las historias convergen en una. E incluso para ese incrédulo (todo un romántico porque creía en los sueños, pero incrédulo porque no admitía que habían desaparecido) su hilo más importante, el que tiraba de él, era el amor.
Imagino la placeta, esta vez sin Damián, porque a Damián ya le tengo reservado un lugar muy especial, pero a sus amigos y compañeros tratando de hacer ver algo de lo que nadie se percataría. Triste que nadie se percarata de la ausencia de sueños.
Sueños y amor cogidos de la mano...
Gracias, amigo, por abrir otra puerta y por dejarte llevar a este universo que he(mos) creado :)

Y no te preocupes, que no dejo de escribir ni loco. Lo dije alguna vez: escribir es respirar.
Un abrazo, asturgueño!