17.7.07

A partir de una frase...un sueño

La fábrica de sueños cerró por vacaciones. Recordaba la frase mientras sostenía aquel pisapapeles entre sus manos.
De regreso a casa, ambos, él y ella, que ocupaba el asiento contiguo, no olvidarán nunca aquella historia.
Todo comenzó a principios de semana. Ellos, una pareja de reporteros que cubrían la guerra que asolaba la zona, regresaban a casa tras pertrecharse en el mercado, que a duras penas mantenía su actividad, de comida y lo que hubieron podido pillar. Ambos compartían último piso de una casa, la menos afectada por los bombardeos, de tres plantas. La planta baja estaba deshabitada pero en el segundo vivía o malvivía un anciano de 92 años que resultó ser el bibliotecario del pueblo, al menos nadie, posiblemente a causa de la guerra, llegó a relevarle del cargo, y dudo que él hubiera accedido a ello. Parecía que la biblioteca y él estaban hechos el uno para el otro. Le llamaba la fábrica de los sueños, y dada la belleza del edificio, y el cariño con que trataba los libros nadie en el pueblo discutía aquel nombre.
Cuando subían las destartaladas escaleras, a la puerta de su casa les esperaba el anciano para regalarle cosas, cosas de lo más variopintas. Un pisapapeles, un dibujo, un cabezal para la cama…
La pareja los aceptaba encantados pero ese día ella no pudo resistirlo mas y le preguntó que por qué les hacía esos regalos.
Entonces el anciano les dijo que esperaba hace tiempo esa pregunta y hoy era un día especial para responderles.
Sin darles tiempo a reaccionar les pidió si podían acompañarle a la fábrica de los sueños. Estos dejaron la cesta en la misma escalera y acto seguido se dirigieron los tres hacia la biblioteca.
Al atravesar el lujoso pórtico siguieron no sin dificultad por entre los escombros al ágil anciano que a cada momento se detenía a revisar los libros que seguían llenando las estanterías aún milagrosamente en pie. Subieron una estrecha escalera y entonces el anciano le pidió al joven que le cogiera el marco de lo que antes fue una ventana ya sin cristales que daba hacia la calle.
Cuando consiguió cogerlo salieron de la fábrica de los sueños y les pidió un último favor; si podían acompañarle a un lugar a pocos kms de allí.
Deseosos de conocer la respuesta a todo aquello accedieron y los tres, marco incluido, emprendieron rumbo hacia aquel lugar.
Detuvieron el vehículo frente a la entrada de lo que pareció ser un cementerio. El anciano les pidió esperasen unos minutos antes de seguirle y con el marco entre sus manos se adentró por entre aquel mar de tumbas. Se detuvo junto a una sobre cuya irregular lápida estaba escrito el nombre de una mujer. Entonces situó el marco frente a ella y quedó contemplándola un buen rato. Al poco sintió la mano de la joven reportera sobre su hombro.
.- Hoy hace 60 años que la vi a través de esta ventana – Dijo el anciano - Esta vieja madera fue testigo del día en que conocí el amor.
Una lágrima rodó por la mejilla de ella.- Bendita locura – Dijo.
.- No no, nada de fotos por favor – Exclamó el anciano al verle a él con la cámara – No hay cámara que capte lo mágico de este momento. Llamadme viejo loco pero hoy cerraré la fábrica y me iré de vacaciones con este único sueño, con ella.
Esa fue la última vez que le vieron. Aquella misma noche debían regresar a su país.
El sueño pudo con él y entre sus notas quedó dormido. Entretanto ella observaba en sus manos el pisapapeles que desde que se lo regaló aquel entrañable anciano había permanecido en un rincón de la casa. Entonces no pudo contener la emoción al descubrir en su base el siguiente texto:
Y recordad que la magia puede residir hasta en un insignificante pisapapeles, tan solo tenéis que creer en ella. No os ayudará a entender la maldita guerra pero a mi me ayudó a sobrevivir en ella.

Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

21 comentarios:

Gó dijo...

Carlos,vaya belleza de sentimientos se aprecian en esta entrada¡
Por un lado me etá llegando el olor a libros(me apasionan)y por el otro,el" viejo loco"con su recuerdo,su amor a través del tiempo...
Besucos chaval¡

P.D.
Ya nos conocimos¡Qué mujeres tan espaciales y generosas¡¡
Estuve feliz¡

Carabiru dijo...

Jooooooooo, me ha encantado el detalle de la ventana! de verdad que sí.
Eso y el hecho de que el anciano siga enamorado después de tantos años.

Salu2

Scry dijo...

Sí, sí, ¡que se crea en la magia! Tengo un amigo que se enfada muchísimo conmigo cada vez que digo que creo en la magia. Así que yo sobreviviría en la guerra :P
un besote de frambuesas!!
te he dejado mi nuevo blog, pero en cuentacuentos el link ya está puesto

Luz de Luna dijo...

Uf, a mi me ha enternecido y todo..Si, se respira el aroma a libro y el amor. Snif.. :)

Salu2.

Mj dijo...

Jo :)

jenny teran dijo...

Si en algo creo, al igual que scry, es en la magia, tu historia esta plagada de ella, que lindo un amor así.

Un abrazo fuerte...saludos!

Niobe dijo...

Jolines cielo... Que relato más bonito has escrito...

Ainsss... Que haces que me ponga tierna...

Tanto tiempo y el amor sigue ahí... Ainsss... Que bonito relato...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

мαяια dijo...

Otro relato para sacarme una sonrisa... va a ser que esa "meiga" que se supone que, como gallega, debo ser... ha servido para leer esta mañana los relatos que me han hecho soltar más de un lagrimón y dejar para la tarde los que arrañan las sonrisas hasta que consiguen hacerlas salir!! :)
Y mejor así, no? empezar llorando, pero acabar sonriendo!
NO GRACIAS petardín!! y un besito muy gordo y largo (de casi un año y medio aguantandonos... puffff... se dice pronto, pero... ¿a que parecía imposible con lo mal que nos llevamos a veces? jejeje
Sigo leyendo, pero quería darte las gracias por muchas cosas Carliños, por como eres y porque siempre estás (y cuando digo siempre tb me refiero a cuando no tendrías que estar dando por saquito, jejejeje :P). Así soy yo: una de cal y otra de arena, para que no te lo creas mucho... ;)

Ricardo dijo...

Bueno Charlie!!! que lograste unir tu afán por dar testimonio, por dejar algún mensaje pa'l lado de los buenos.

Como ves, acá estoy retornando y me encuentro con esos reporteros y este viejo. Joder tío(dirían allá), qué imagen la del marco. Qué más?

Vamos amigazo, avanti. Que le venís dando duro y parejo.

Un abrazo desde los pagos de tu abuelo.

ruth dijo...

me ha sorprendido mucho tu relato. al principio estaba metida ya la intriga, esperando un desenlace... no sé cómo decirlo... más de ficción. pero esa locura tan romántica... ojalá que con 92 años podamos seguir amando tanto. un beso

atenea dijo...

Carlos... precioso, de verdad. Si es que es verdad que hay personas que marcan, te hacen pensar y te hacen creer en la magia (cualquier tipo de magia vaya... lo que cada uno quiera creer) Jo que bonito... :D

Muaksssssss!!!

PD: Sabes que no te vas a librar de mí tan fácilmente no??? aunque yo de Ovi sí (jajajajajaja :D)

Anya dijo...

¡Y después dices! ¡Tanta razón las recomendaciones que leí antes! Porque es cierto. ES GENIAL. Y espero que luego no me digas que no, porque la magia está en todas partes, y sobre todo, en Ninivé.

Oski dijo...

Y parece mentira pero así es...las cosas a priori más insignificantes suelen ser las que mayor significado portan en su seno.

Va a ser verdad eso de que la vida se basa en pequeños detalles.

Un abrazo

Sharon dijo...

Bueno pues ya estoy aquí, he vuelto a leer tu historia y cada vez me gusta más.
Creo que ya te lo dije todo ayer pero te lo repito. Ha sido un honor muy muy grande que mi pequeña historia sirviera para que tu inspi se pusiera las pilas y te saliera algo así de hermoso.
Cada momento, cada cosa por pequeña que sea está cargada de magia. Y somos nosotros los que nos hacemos grandes al saber descubrirla, al saber apreciarla. No pierdas nunca esa magia Carlos, ne dejes de apreciarla tan bien.
y gracias, por todo, que no me cansaré de decirtelo.
Un beso
Por cierto, acabo de leer tu último comentario en mi blog, muchas gracias por eso también :)

Klover dijo...

Por fin me paso por aquí.

Un relato muy mágico.

Me quedo con la frase final del pisa papeles.

Por cierto...tus comentarios son un tanto paranoicos XD jajaja...cuando eso me explicas una cosa que me has puesto en el último relato que no se de donde lo sacas...

Un besito! Y hasta la próxima!

___________________ dijo...

Una historia de amor muy bonita, todo el romanticismo en un anciano de 92 años(y que más da ¿No?)
Esperó hasta que la otra pareja estuviera preparada para volver con su amada y les regaló no solo objetos sin sentido si no esperanza.

Un abrazo,

Pedro.

Anónimo dijo...

uff.que historia, madre mia
que romántica y cuanta ternura,
después de tanto tiempo y así
de enamorado....asombroso!!
hola aquí estoy
me encanto leerte.
pili.

Brian Edward Hyde dijo...

Carlos!! Que como tengo la bandeja de mensajes llenos no me llegó el tuyo hasta ayer!! Muchas gracias y perdona por no haberte respondido, que entre que mi móvil es una mierda y mi salgo está bajo cero, jajaja. Eres grandísimo :)
un abrazo!! por cierto, no cogí el teléfono porque no lo tenía, es que estaba currando jajaja
hasta pronto!

Aire dijo...

Si eres capaz de sentir la magia en las pequeñas cosas que tenemos a nuestro alrededor, eres afortunado..., lo sabes no? Yo a veces olvido sentir, pero cuando vuelvo a ser lo que siento..soy el mundo y siento la magia del mundo, en lo más mínimo, en el aire que nos refresca, el rayo de sol que se clava en la piel, las olas incansables e indecisas...Y entocnes, sientes y de repente miras a los ojos de esas cosas y piensas que realmente es mágico sentir todo aquello como algo que no nos merecemos,una palpitación del mundo que es la magia...., el latido del mundo es la magia...
Y mira tu por donde que no se que escribir, y quizá deba escribir sobre la magia.
Un beso y gracias de nuevo...
Aire

Darka Treake dijo...

Muy bonito Ninive...
La verdad es que es una lección que muchos deberían aprender.

La magia puede salvarnos en las más horribles situaciones...
y es que está para eso.

1 saludo
Darka.

malena dijo...

Después de leerte, tengo un irrefrenable deseo de gritar ¡¡yo creo en la magia!!.
Me ha gustado la historia Carlos, enhorabuena.

Un besito.