9.7.07

A partir de una frase... ángeles


Los hombros del ángel se estremecían mientras lloraba. Han pasado unos meses.

Recuerdo que era otoño, una alfombra ocre cubría los adoquines de la plaza. Solía atravesarla camino del trabajo. Y entonces me fijé en aquel tipo de la cazadora azul. Caminaba desconcertado, como si no fuera a ninguna parte pero con una mirada que sí sabía que le inquietaba. Tuve que ausentarme de la ciudad un tiempo y no fue hasta mi regreso cuando de nuevo volví a encontrarlo. Estaba junto a una cabina de teléfonos.
No sé si fue la casualidad o esa fuerza traviesa de la curiosidad periodística la que me hizo pasar lo suficientemente cercano al lugar para observar que marcaba unos números pero sin poner monedas o tarjeta alguna. De alguna manera aquel extraño ser llamaba mi atención, no exenta de cierta expectativa cómica ante lo que ya prejuzgaba como un caso de locura pasto de un divertido artículo.
Tan intrigado estaba esperando el desenlace de aquella situación que no se dio cuenta de que sobre su cabeza descendía a toda velocidad un enorme trozo de mármol desprendido de una cornisa. En ese instante el intrigante personaje de la cazadora azul colgó el teléfono y se dirigió a mí apartándome segundos antes de que el mármol se estrellara contra el suelo.

Aún sin reaccionar recuerdo que tan solo acerté a decir .- Pero… cómo? –
Cuando pasó el revuelo que la escena originó y la tensión del momento,supe que aquella persona, que desapareció tras el abrazo, había perdido a su novia mientras ambos hablaban por teléfono en un atentado.
Dicen que el movil no se encontró nunca y que era imposible que estuviera operativo dada la altísima temperatura que la explosión causó. La compañía telefónica asegura que no consiguen desactivar ese número pero que nadie responde al otro lado. En el centro de salud le intentan convencer de que ningún ser humano pudo sobrevivir a aquella explosión. Pero él sigue llamando el mismo día de cada mes a la misma hora.
Y hoy es ese día, y está a punto de dar la hora. Precisamente tenía que escribir un artículo sobre los ángeles y aguardaba con emoción el momento cuando el caballero de la cazadora azul apareció fiel a su cita con aquella fecha.
.- Hola ¿Me recuerda? Soy a quien un ángel salvó de una muerte segura – Le dije sonriendo amablemente – Usted.
.- Sí, le recuerdo, y sí, le salvó un ángel, pero no era yo, fue ella quien me advirtió de la caída de la cornisa.
Callé y le dejé dirigirse hacia la cabina. Como si de un ritual se tratase marcó sin más los números. Nunca nadie se atrevió a comprobar nada, era tan solo cuestión de creer. Y yo creía.
En mi libreta el comienzo de un artículo “Los hombros del ángel se estremecían mientras lloraba” aguardaba su historia.

Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

18 comentarios:

мαяια dijo...

Primeraaaaaaaaaaa!! jejejeje Qué ilu!! Y la verdad es que me hace especial ilusión, porque esta ha sido una de las historias que más me han gustado de las que te llevo leídas...
Me ha gustado, y me gusta la "credulidad" del periodista/protagonista, porque claro... pasándote algo así, quién no iba a creer? Yo sí!!!
Y también me gusta que la cazadora del tipo de la cabina fuera de color azul!!! jejejeje ;P
Mil besotes cuentista!!

Anónimo dijo...

Me ha gustado un monton.... Creer no creo, pero..... Besitos.
Luz de Luna

contenedor dijo...

Al fin he llegado aquí xD y eso que no hay muchos cuentos publicados, según la pág. Me ha gustado la curiosidad y la valentía con la que se acerca a preguntar, no muchos podríamos hacerlo y lo de la explosión, no porque me guste en sí, sino porque que aún llame... hay cosas que jamás se olvidan. un abrazo!

Mar dijo...

Por fin Carlos! Te encontré!
Hermosa historia, por que la fe es lo que mas se parece al amor y lo que mas escapa a toda razón. Un placer leerte. Besos

Klover dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Klover dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
atenea dijo...

Qué historia... :) qué bonita y qué triste a la vez!! Me gusta que sea un periodista, me gusta el papel de la chica en toda la historia, me gusta cómo dices lo justo para que sepamos que pasa... me gusta todo!!! Genial de verdad.

Bueno cabezota... conseguiste hacerme publicar, pero que sepas que no lo tenía que haber hecho sólo por el tiempo que esperé para que me hiceras caso :P

Muaksssss!!!

Anónimo dijo...

Creo que mañana pondré internet, me tendrás que enseñar a poner esas fotos del título para el nuevo blog ;)
Otro día te leo más detenidamente, ahora mismo estoy desde el trabajo.
Chao y hasta pronto.

Vértigo.

Gó dijo...

NO sé si habrá mejores historias,pero esta es tan bella como las alas del ángel que además de salvar una vida,sigue "pegado" a ese teléfono cadi dia a la misma hora sin importarle que le llamen loco
Besucos

Sharon dijo...

Hay cosas que pasan y no deberían, hay cosas que nadie entiende y como bien dices tú, hay cosas en las que sólo es cuestión de creer.
Me encanta, has escrito un cuento cargado de...cosas bonitas :)
Un beso

niobiña dijo...

Miniño... Es precioso... Me ha encantado...

Aunque las unas nubes oscuras se hallan parado sobre ti no debes perder nunca la esperanza, porque el sol volverá a salir... Notarás de nuevo su calor en tu piel, y esa sonrisa que ya creías olvidada renacerá una vez más de sus cenizas cual Ave Fénix, para demostrarte que en este mundo, todo salvo la muerte tiene solución...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Roadmaster dijo...

La historia en sí me ha gustado mucho, lo que con la redacción me he liado un poco, aunque para lío el que me hice con lo de Finlandia xD Ahora por fin me aclaré con eso jajaja
Un besito

Malena dijo...

Qué bonita historia Carlos, encantado me ha :P.

Un montón de besos.

synn dijo...

¡es precioso!

Lo único que quizá el principio está narrado con cierta frialdad, y como muy de lejos.
El final es muy interesante, me pareció que tenía la nostalgia justa, y misterio, muy bueno.

saluditos!

Carabiru dijo...

Wow, ese desenlace le da unas pinceladas de realismo que flipo sola.

Me ha gustado mucho la historia, la verdad.

Salu2

Aire dijo...

Hola Carlos....Qué hermoso tu relato? ´donde nacen tus relatos..? Como lo hacen? Me parece casi mágico....Hay veces en que me apetece especialmente venir atu blog,sabes? Precisamente por l magia..Y te imagino relatándolo...
El angel azul...., es curioso. Hay una página, Los alados, dóndo en en el enlace a mi página es El angel Azul...
Un beso
Aire

Aire dijo...

Hola.....ola de mar...Siempre me ilusiona econtrar una huella tuya. Es un gran halago que cojas mi blanco y negro...Me parece una gran sorpresa. Y esa fue la segunda, claro. Buf..Mi primera entrada!! Era yo de verás? Y todo lo que me ha aportado el blog desde entonces, nunca pagaré lo suficiente, sabes?....
Gracias por encontrarme con mi comienzo, y la foto, y las fotos que me prestaste para escribir porque me ayudaron a decir cosas que quizá no estaban antes de la imagen y por tus palabras.
Un beso
Aire

Dulce Locura dijo...

Todo bien por aquí, cielo, acostumbrándonos al nuevo palacio ;)

Qué tal todo? Veo que sigues escribiendo igual o incluso mejor. Sigue así!


Un besazo dulzón!