8.6.14

Historias de una mesa (X)

 
Surgió de la pared a lo Jean Marais, dispuesta a transmitir el mensaje a las cosas quietas. Le acompañaban un burro, forjado de sus entrañas cargado de ilusión, un jarrón de estaño tulipán lleno de vida y un cenicero para apagar la calma. Pero algo salió mal cuando descosían el tiempo, y este se detuvo, ya para siempre.

6 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Sin cambiar un ápice

Gliphe dijo...

Mi parte favorita es esa de descoser el tiempo. Veo la mesa y pienso que realmente al otro lado de la pared se encuentra la otra mitad. Y el misterio me lleva a preguntarme, ¿qué esconde la otra mitad?
Ayer, estuve viendo un capítulo de Dr.Who y me ha recordado a tu historia. Podría haber un mundo paralelo para las cosas quietas y vivas. El problema es que tu mesa se habría quedado atrapada entre ambos mundos...¿fortuna o desgracia?

Maria Jose Moreno dijo...

Me encanta, cenicero para apagar la calma, estaño tulipán, descoser el tiempo...un poeta

Esther dijo...

Descoser el tiempo, qué preciosa expresión. Y preciosa mesa, me encanta. ¿De dónde será?

Esther dijo...

Descoser el tiempo, qué preciosa expresión. Y preciosa mesa, me encanta. ¿De dónde será?

LAIA dijo...

Noto o aprecio una redacción bastante cálida, describiendo y recreándose de modo muy meticuloso el ambiente de la mesa. Con pocas palabras y lo mucho que transmites. Excelente!