10.6.13

El libro

"Cuando volvamos a encontrarnos, recuérdame que te debo una historia" La frase se repetía en su pensamiento mientras recorría la librería. Esperaba hallar su continuación sin saber siquiera que buscaba.
En ese instante justo antes de abandonar el pasillo cruzó su mirada con una mujer que observaba varios libros en el otro extremo del estante. Tras unos segundos siguió caminando aunque ya no iba solo, el rostro de aquella chica le acompañó adherido al pensamiento.
Pasaron unos años y cada vez que se acercaba esa fecha él acudía a la librería con la esperanza de volverla a ver, pero fue en vano.
Una vez mas era 23 de junio, y una vez mas regresaba de su infructuosa búsqueda en medio de la algarabía que precedía a la noche del fuego e inundaba las calles de la ciudad. Se detuvo en la escalerona que descendía hacia la playa, era el mejor lugar para ver las hogueras, a lo largo de la orilla, quemar todos los males.
Y ese día deseoso ya de recuperar su vida y deshacer el hechizo de aquella mirada escribió sobre un trozo de papel la frase con la que empezó todo “Cuando volvamos a encontrarnos, recuérdame que te debo una historia” dispuesto a arrojarla a la hoguera mas cercana, incapaz de cumplir el reto de empezar un libro con ella. Se aproximaba la hora mágica y todos se aprestaban en torno al fuego cuando sintió una mano sobre su hombro. Y al girarse la vio..
- Te recuerdo que me debes una historia - le dijo ella nada más girarse.
- Pero como sabes....¿Quién eres tú? - preguntó él.
- Tu libro.
 
Días después, el vigilante del cementerio lo comentaba en el bar con otras personas - ...como os digo, anoche vi otro libro mas sobre una tumba, y también estaba en blanco! - exclamó

8 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

ya se aproxima y la quema debe ser total

María Sur dijo...

No podemos subestimar el embrujo de la noche de San Juan. Si te encuentras con un ser irreal frente al fuego, tal vez te robe tu historia para hacerla suya... No te resistas...

Charlie P. Raven dijo...

Tengo que admitirlo... He leído varias veces el relato y no logro comprender del todo. ¿Era ella una fantasía, el simbolismo del deseo inconcluso de comenzar algo? Investigué sobre lo de San Juan y no conocía de ello, así que he aprendido algo nuevo. Agradezco a tu relato por ello.

Carlos dijo...

Noel estoy de acuerdo, convirtamos esta crisis y sus causantes en cenizas y estas en nada para evitar al fénix!

María, el hechizo de esa noche es irresistible...

Charlie :) es que siempre me pasa que creo que lo que veo escrito en mi mente bastará con pasarlo al papel, y rara vez lo consigo!
Ella es la muerte del escritor. Sin nada que escribir este muere, y ella siempre nos recordará que le contemos una historia.

Gracias a los tres!!

Sara dijo...

¿Ella es la muerte del escritor? Yo no lo había entendido así, me había tomado la historia por otro lado, tomando el Ella como una historia que el escritor siempre persigue y se les escapa, como algo que tiene en la punta de la lengua pero que no le termina de salir. Y pensé que cuando quemaba el papel le llegaba esa historia a modo de inspiración en el fuego. Molan las historias tan abiertas a la interpretación del lector.

Amanda dijo...

Muy bonito! Muy becqueriano! Yo había entendido que él moría por darse por vencido (al ir a quemar el papel) Vamos, que venía a llevárselo!
Besos!

Anónimo dijo...

Me encanta esta historia. "Cuando volvamos a encontrarnos, recuérdame que te debo una historia" me hace imaginar tantas cosas esta frase

Esther dijo...

¡Uff!

Chulísimo. Realmente impactante.