23.9.12

Historias de una mesa (VI)

No sé cuanto tiempo llevas quieta sobre mi, tal vez el mismo que yo, o menos. ¿Sabes que fue del ule? Sí, yo también lo echo de menos.
Por cierto ¿Tienes agua en tu interior? ¿No? Pues entonces me despido de ti, porque acaban de prender fuego al monte

11 comentarios:

Paula dijo...

El fuego ya se ha llevado demasiadas cosas como para llevarse también tu relato. Aquí no ha parado de llover, te mando un poco de lluvia ;)
Cómo me alegra que escribas
:)

Anónimo dijo...

Una sonrisa involuntaria se ha ido dibujando en mi cara conforme leía tu microrrelato, sobre todo por lo del hule. Pero a final, la pena se ha apoderado de mí al recordar los desgraciados incendios que este verano han arrasado España. A ver si entre todos creamos esa necesaria concienciación medioambiental, y así, quizá, puedas algún día, como por arte de magia, cambiar ese final.
Me ha encantado.
Feliz otoño y un abrazo!

Plebeyo Sir dijo...

sentenciada...

arderá, como nosotros...en algo peor que los infiernos

favole dijo...

No sé cómo lo haces, pero siempre consigues dejarme pensativa un rato :) Aquí dentro aún hay agua, así que se sigue agitando (aún no estamos secos por dentro ;) Y todo lo demás...que arda!!!
Un abrazo!!!

Jadeth dijo...

Preciosa y melancólica manera de contar una cruel realidad...



1 huesito

Verónica Toro Restrepo dijo...

Qué imágenes tan fuertes creas en tu microrelato, excelente!

Gliphe dijo...

Pobre mesa, primero la echan de su hogar, ahora aparece en el monte y el fuego la persigue....¡menuda tragicomedia! ¿Qué te ha hecho la mesa para merecer esto? Espero que en "Historias de una mesa x" lo descubramos.
Un saludo

Sara dijo...

Me encantan estas mini historias que cuentas. Al principio, por lo del hule, pensé que iba en clave de humor... pero luego le quitaste la r al humor y te quedó de aquella manera que tan bien se te da transmitir en un objeto inanimado.

Un abrazo!

Hell dijo...

Chacho!!!!
He visto un tal Ninive por las Justas... y me cuesta creer en las casualidades, ¿eh?
Un abrazo!!!
Y, como siempre: \=/*\=/

Camaleona dijo...

No fastidies que se acabaron las historias de la mesa, oh!!

Esther dijo...

¡Uff! Qué trágico final... Los pirómanos, que parece que se haya puesto de moda esto de quemar montes.