3.7.12

Verano

Las lágrimas salieron corriendo mientras su cuerpo permanecía inmóvil, quieto como las piedras quietas que no podían apartar su vista, ya sin ojos, de él. Alrededor la imprudencia danza feliz de forma acalorada, no lejos de tu cuerpo la ilusión de tantos años es obligada a desalojar los sueños rápidamente, y el eco de la ira se propaga como las llamas.
La gente apunta a la gente, y mas gente llega, se va, pero nadie repara en ti, río seco, ya sin lágrimas.

Elcuentacuentos 

11 comentarios:

Juan Luis Galán Olmedo dijo...

Muy solo el prota de este relato o me equivoco.
Se agradec verte de nuevo escribiendo. No nos dejes tanto tiempo huérfanos.

Un abrazo cuentacuentos.

Gliphe dijo...

¡Qué bien que vuelvas a aparecer por estos lares! Ya casi entraba obsesivamente con la esperanza de que apareciera algo nuevo.
El verano siempre lleva el añadido de acabar con la vida; pero puede que sea la época del año en la que más vidas se creen. Qué especial.
Me gusta la posible ambivalencia del microrrelato(pero no me lo desveles). ¿La muerte de un hombre como sequía del río de su vida, que evapora cualquier recuerdo pasado; o realmente hablamos de un río; o de un hombre solo como dice Juan Luis Galán?

Metalsaurio dijo...

Triste relato, pero feliz regreso!

Me alegro de que estés de vuelta. Justo hoy iba a dejar un comentario si era pausa por vacaciones o causa mayor!

Un saludo!

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

¡Vaya lujo leer un micro de esta calidad a partir de una de mis frases! Gracias, cuentacuentos. Besotes.

Camaleona dijo...

Este cuento me recuerda el calor que hace y lo mal que lo llevo...

Sara dijo...

Siempre esperando ver desde dónde viene el punto de vista y siempre sorprendiéndome :)

Precioso micro.

Paula dijo...

Ya sabía yo que aparecería algo que te haría volver. Genial, como siempre; sorprendente, como siempre. Y con la crítica o protesta más poética que he leído.
Espero con ganas el proximo.
:)

Tropiezos y trapecios dijo...

Es una de las debilidades más tristes de la ira...siempre está ciega.
Árdua y dolorosa la tarea de desalojar los sueños rápidamente...quizás insopòrtable...así que bien es comprensible que tanto caos injustificado y tanto despropoósito le deje a un@ de piedra.
Buenísima entrada, como simpre...nos mal acostumbra, nos volvemos adictos y, claro, luego se le echa mucho de menos :)
Un abrazo enorme!!!
Favole

Anónimo dijo...

Bellísima entrada que solo la puede hacer alguien con buenos valores y sensibilidad por la Naturaleza. Sólo alguien del campo, que tiene un mandarino a revosar, puede escribir con tanto sentimiento. Un gran microrelatista. Un abrazo.

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Me ha encantado, abrazote.

Esther dijo...

:( Es una locura, de verdad que sí, este mundo, todo. Triste y bonito relato a la vez, como era de esperar :)