28.9.10

Mi primer avión

Siempre quedan la madrugadinas para escribir :)

En una población pequeña, la apertura de una tienda es una gran noticia...(S. King) 
El dueño, un empresario llegado de la ciudad, no reparó en gastos y ni siquiera dudó cuando taló el viejo árbol. El día de la inauguración mostraba orgulloso como trofeo la rama que impedía ver el rótulo. Recuerdo que de pequeño, tal día como hoy, cuando el otoño comenzaba, nos sentábamos en el banco que rodeaba su tronco y apostábamos por cual balcón de la plaza entrarían sus hojas. Eran ¿como las de la bandera de Canadá? pues parecidas. Un día al llegar a casa vi una posarse sobre la mesa del comedor, aquel fue mi primer avión.
La fiesta continúa en el interior de la tienda. En la calle ya sopla un gélido viento y la noche se apodera del pueblo. El que no haya acudido no fue sino por mostrar mi solidaridad con aquel montón de madera astillada, pero la realidad mandaba y allí estaba el dinero, así que tal protesta tocaba a su fin.
Cuando de repente una hoja se coló por el balcón yendo a posarse en el interior de la habitación. Aquél recuerdo volvió a mi mente por un instante.
Lejos de allí, a miles de kms de altura, un avión perteneciente a la compañía del dueño de la tienda comenzó a sufrir movimientos bruscos, como si alguien lo hubiera cogido con una mano y zarandeara por el cielo.
Una vez dejó caer la hoja salió de casa y se dirigió hacia la fiesta, pero cuando llegó la música había cesado y todos salían con el rostro desencajado por una terrible noticia.

14 comentarios:

Ayshane dijo...

¿Y? ¿Acaba así?

Abrazos...

wannea dijo...

se lo merece!!!!!!!!!! por cortar arboles!!! ¬¬ no me cae nada bien tu personaje

bessos!

Noelplebeyo dijo...

castigado desde el cielo...

precioso la construcción del cuento...esa hoja de canadá me encantó

saludos

Metalsaurio dijo...

un batir de alas de mariposa en China provaca un huracán en América, una hoja agitada en una habitación provoca la caída de un avión...efecto mariposa a la bruto :D

Me ha gustado mucho,

Un saludo.

Paula dijo...

Está genial! Me encanta el final. Zarandear una hoja y conseguir mover un avión!
No tiene mucha relación pero esta historia me ha recordado al patio de mi colegio... es que en el centro había un cerezo enorme, y todas jugábamos alrededor. Después el cerezo se puso enfermo y tuvieron que quitarlo, y las obras para agrandar el colegio redujeron a la mitad el patio sin dejar espacio para más árboles. Seguro que el patio nunca podrá ser tan bonito como cuando estaba presidido por el cerezo.

Mary dijo...

Me has dejado intentando averiguar qué pasaba por tu cabeza cuando llegaste a tal composición... y es que soy muy curiosa. Aún así, me deja buen sabor de boca.

besos

*Sechat* dijo...

Ninive, el grande, ha vuelto. ¡Estás que lo tiras! Me encantan tus últimos textos.

Un besote.

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Pues yo veo un homenaje al comienzo del otoño aviones estrellado aparte...

Abrazo compi.
Mundoyas.

Esther dijo...

Tu relato tiene como algo de mágico, supersticioso...

Ya lo dicen unos pocos, ya lo digo yo: es mejor no meterse con la naturaleza pero, otros, erre que erre, hasta que pasa lo que pasa... Invadiendo ramblas, etc. He oído que más del 70 % de la costa española, está edificada, por ahí, un porcentaje alto... ¡qué desastre! ¿Qué pasó con las playas solitarias? Son las que más me gustan. Ojalá esta plaga no le llegue a mi favorita... De momento, por el sitio donde está lo veo difícil pero, capaz que... Total, somos tan burros y luego, cuando pasa algo... pues sí, es una desgracia pero, lo que hicimos... también es una realidad.

Un saludito y feliz otoño a ti tb. Aquí sigue haciendo un calor... El frío, ¡que no llega! ¡No llega!

Me ha gustado mucho tu relato.

Un saludito.

Tropiezos y trapecios dijo...

La naturaleza, que es sabia, al final todo alcanza su orden de manera natural...al menos me gusta imaginar que es así :)
Excelente relato, me quito el sombrero!!!
Te sigo!!!
Un abrazo!!!
Favole

Virginia Vadillo dijo...

Es que no hay que jugar con la naturaleza...

AdR dijo...

Qué grato volver y comprobar que las buenas letras (y la imaginación desbordante) no te han abandonado :) Anda que no varía nada la historia del comienzo de King... :D

Abrazos, amigo

Oski dijo...

Cuando llega el Otoño, las aceras se pueblan de cadáveres...

Tendrás que ponerme al día sobre el Cuentacuentos tío. Estoy desconectado del mundo pero me gustaría hacer alguna que otra historia.

Mi árbol también fue talado y creo que no hubo castigo. Se llevó consigo un corazón tallado, como en los buenos cuentos. Ahora sólo hay acera donde antes unas hojas me hacían juguetear, hacer aviones y soñar...

Siempre grande el pequeño Carlos.

Un abrazo tío.

Oski.

wannea dijo...

Nene! que vamos ya tarde esta semana!!!! que ya hay frase nueva!!! ala, a escribir!!! ;)

bessos!!! y a cumplir años!!