5.7.10

Tiempo y espacio

Once metros pueden parecer miles, pero miles de segundos, u horas, no sabría en que medir el tiempo, sobre todo porque se hacía interminable. Me acuerdo de una clase en la que me explicaban sobre la existencia del espacio y el tiempo. Puedo asegurar que ambos existen. Once metros es lo que tardo en ir desde mi portal al otro. Cuando llueve la portera los cierra porque dice que le ensuciamos el suelo, pero es ella la que lo hace echando serrín. El mendigo que hace de árbitro, a veces también de poste, cuando disputamos el Mundial con los demás pasajes se ha ido dejando allí su cama. Seguro que está en la tabernilla del Fali, como él dice, calentando motores para estar en forma, pero yo sé que es porque le gusta la camarera, ya que un día se le cayó del bolsillo una foto de ella y la complicidad recorrió como una centella silenciosa nuestras miradas que él no percibió. En el segundo piso el padre de Pablo Pi, le llamamos así porque su nombre mide mas de once metros, le enseña a pintar, puedo verlo tras los visillos del balcón, aunque pinta fatal, al menos cuando nos enseña un cuadro nunca entiendo que pintó. Once metros separan nuestros portales, pero apenas solo cinco nuestros balcones. El señor Picasso, es nuestro profe, y se avino a enseñarnos a dibujar si dejábamos a Pablo Pi formar parte del equipo. Los demás le admitieron sin poner pega alguna escurriendo el bulto de tener que dar clases, aunque ello nos costara perder mas de un partido porque creemos que juega al futbol tal como pinta, pero yo acepté no por mi amor al dibujo, sino a su hija. Creo que es el cuadro mas hermoso que ha pintado. Hoy es mi primer día de clase y quedan once metros y once minutos para verla. Y el tiempo sigue detenido.

17 comentarios:

Metalsaurio dijo...

Muy bueno, Carlos, y simpático :)

Un saludo.

Noelplebeyo dijo...

si es que el espacio y el tiempo hay que aprenderlo no con formulas y algoritmos, sino con lo cotidiano, que es el amor...no ??

Que bueno...chico

Ariel dijo...

=) interesante relato. Once minutos y once metros =) a veces no nos separa la distancia sino el tiempo.

Sara dijo...

Yo creo Carlos que de este relato se podría sacar una bonita y larga historia. Has retratado muy bien los detalles cotidianos del barrio y has incluído un montón de personajes. Me ha gustado también tu forma de contarlo, con mucha naturalidad, como si realmente tú vivieses allí, ese fuese tu ritmo de vida y conocieses a toda esa gente, incluso a la chica.

Me gusta tu estilo.

Un saludo ;)

Esther dijo...

Qué guay tu historia. Me gustó mucho ese toque romántico. Tb el que no se despreciara y se admitiera a Pablo Pi, porque porque alguien sea malo en algo, no hay por qué hacerlo de lado, siempre se le puede admitir y enseñar que para eso están los profesores, además, hay retos grandes pero, no por ellos imposibles y los que lo llevan a cabo, lo intentan o los logran, son dignos de admiración. En el caso de Pablo Pi, quién sabe, a lo mejor es que el mundo no entendía su arte... porque cuando se trata de arte... ¿Cuadros abstractos? Quizás si se nos dan mal ciertas cosas, deberíamos dejarlas, pero, no sin antes haberlas intentado hasta el final. No deberíamos permitir que nadie nos desanime fácilmente.

Un saludito.

Sara dijo...

Qué preciosidad de texto, Carlos.

Me ha encantado.

;)

Esther dijo...

Quería probar si seguían anulándose mis comentarios y veo ¡¡¡que sigue aquí el mío!!! Guauuuuuu! ¿Bloguer dejó de hacerme fantasma? Espero que sí, porque yo no lo borré.

Un saludito.

Mer dijo...

Magnífico desde el principio hasta final.

:)

Abrazos.

Paula dijo...

Es precioso
:)

Angelical dijo...

Olor a barrio y a naturalidad mamada desde la cuna. Once metros en los que te han cabido decenas de historias.Me encantó XDD

Azaria dijo...

11 metros, quizá 11 k, u 11 años, 11 dígitos, 11 min telefónicos...
11 palabras para decir: Q bueno el sabor del reencuentro mi querido amigo del espacio.

Maat dijo...

Muy bonito Carlos, te deja con media sonrisa en la cara.

Un besote! :)

Butterfly dijo...

Me enamoran tus relatos, no puedo decir más.
un besote Carlos.

Σ=o) Pau dijo...

Hoy he venido un poco deprisa para leer el cuento, me queda pendiente que debe ser meowlicioso.
Quise venir a saludarte para celebrar y felicitarte por el triunfo de la roja, jugaron estupendo, ya llevaban varios campeonatos y ya la copa debía quedar en su casa. Felicidades mi querido amigo, espero lo disfrutes mucho! :)

besos ronroneados ^_^

pd: España campeón!!!!!!!!! yuhuuuuu!!! :D

Cendra dijo...

Y el tiempo sigue detenido.
Esa es mi sensación cada vez que vuelvo por aquí. Aunque lo parezca, y no aparezca durante largas temporadas, no me olvido, y cada vez me gusta más como escribes!
Un abrazo muy fuerte!

Eria.. dijo...

Muy curioso, si señor.

Sara dijo...

Carlos, no veo en tu blog el enlace para seguirlo ¿No lo tiene o soy un poco torpe? Un saludo