15.2.10

Una burrada

Aunque tú no lo creas, el cartero no tuvo la culpa. La culpa es mía. Sé que esperabas esa carta, y si me dieras un poco, solo un poco de margen en tu cuadriculada mente te llevaría hasta donde está ella, me refiero a la carta. Porque sé donde se encuentra la carta, el cartero y esa Vespa del demonio.
Lo siento pero me sacaba de quicio. No solo me dejó sin trabajo sino que encima se me quedaba mirando fijamente con esa lente, dice que de Yves Saint Laurent, y su vestido amarillo de Ágatha Ruíz de la Prada. Y uno será lo que es pero chulería las menos. Así que con esta mente maravillosa que tengo y que Russel Crowe me interpretó tan bien, ideé mi venganza.
El día elegido fue pura coincidencia, de hecho no lo supe hasta que te vi luego la saca llena de corazones, pero un 14 de febrero me abandonó y un año me llevó elaborar el plan.
Verás. Como sabes siguen siempre el mismo camino, pues bien, hice como que pastaba, entre la alberca y esa curva junto al terraplén. Pues bien, fui disimuladamente acercándome a la vera, y justo cuando giraban les di tal coz que volaron hacia abajo.
Sé que no me van a readmitir en el servicio postal, mas bien colocarán otro cartero y una Vespa nueva, pero menuda burrada hice.
También sé que no tienes ni idea de que sé hablar, y todo eso, pero si tan solo me hubieras preguntado...
Por cierto sí que te escribió y la carta la tengo en el zurrón.
.
¿Pero qué hago hablándole a un muro?

4 comentarios:

Paula dijo...

¿A quién se le ocurre cambiar un burro por una Vespa? Así pasa lo que pasa... ;)
A ver ahora cómo se las ingenia el burro para entregarle la carta, ¿si no cómo va a saber que le ha escrito?

De lo que no hay duda es de que imaginación no te falta eh ;) Has ido hilando ideas que en principio nada tienen que ver unas con otras hasta conseguir un relato muy original y divertido.

Un abrazo muy fuerte Carlos :)

Virginia Vadillo dijo...

Jajajajaj, muy bueno Carlos!!
La Vespa será más rápida, pero no da esas coces ni de lejos!!
Me ha gustado mucho tu fábula :)

Noelplebeyo dijo...

jejeje...fue al primero que te encontraste...bendito muro

Esther dijo...

¡Ja,ja,ja! Al principio no lo entendía, vine aquí super atontada... pero, me parece muy divertido y genial, una idea magnífica.

Los animales deben de ser más listos de lo que muchos se piensan. Me recordaste a que tengo una compi que dice que tiene la capacidad de fijarse y medio captar el lenguaje de los animales, aunque le cuesta muchísimo. Dice que por ejemplo, sabe cuál es el maullido del gato para saludarse, un maullido peculiar que me imitó. Tb sabe imitar gallos, caballos... Los imita de maravilla, aunque según ella, es reticente ya a imitar a un caballo. Según ella, para imitarlo hay que coger mucho aire y un día, haciéndolo, se hizo daño en las costillas.

Saluditos.