15.9.09

A su gusto

Ella nunca sabía en que momento o lugar.

Estaba siempre tensa, aunque procurando no exteriorizarlo o sería peor, dispuesta servilmente a hacer lo que fuera. La comida que no falte cuando llega a casa, la ropa lavada y bien planchada. El canal favorito en la tele.
Al terminar de cenar, él cogió su plato y lo dejó en el fregadero, retornando a la mesa. Ella no dijo nada, deseando en su interior que siguiera camino hacia el salón, donde ya su coñac y periódico le aguardaban junto al sillón. Su hijo le miró a hurtadillas, con esa complicidad que siempre tenían en silencio.
De repente le cogió por el cuello lanzando violentamente su cabeza contra el plato aun lleno de sopa, que pronto se tornó roja.
- ¡Estaba fría! - Gritó mientras tiraba de ella hacia atrás dejándola caer sobre la silla contra el suelo.
En ese instante una olla llena de sopa caliente se estrellaba sobre la cabeza de él. Sus gritos al sentir la piel quemada no inmutaron al chico, que desde el otro lado de la mesa observaba los efectos de su acción.
- ¿Y ahora, está a tu gusto? -


La ficción envidia los efectos especiales de la realidad

22 comentarios:

Dama Blanca dijo...

Es un microrrelato precioso, que refleja, por desgracia, la situación que viven muchas mujeres hoy en día.
Precioso homenaje.

PD: No sé si soy feliz... pero voy camino de ello :P

Reithor dijo...

Contra la violencia de género, la sociedad entera ha de aliarse. Que se joda.

Reithor dijo...

de los knicks???? Nooooo

Maat dijo...

Gran frase final...

Besukos

OnDiNa dijo...

Buen relato, desgraciadamente más real de lo que debiera...
¡Un saludo, Ninive!

Dama Blanca dijo...

Por cierto, Ninive ^^ en mi blog tienes unos premios que si te gustan puedes recoger, y que si no... ¡te sirvan para saber que me acuerdo de ti! :P

AdR dijo...

Seguro que ahora ya no se queja.
Que duerma o que escarmiente para siempre.

Abrazos.

Noelplebeyo dijo...

Hay mucho que se debería hacer caldo con sus huesos...

creo que me quedó macabro..

Esther dijo...

Que se aguante. ¿No decía que estaba fría? Se lo tiene merecido. Bueno, no le deseo mal a nadie pero, seguro que le servirá para aprender.

Me encantó, aunque sea muy sangriento pero, bueno hay animales así y es algo actual que está a la orden del día: no hay más que ver las noticias,se cargan a más mujeres... Es increíble, como si se hubiera puesto de moda.

Saluditos.

Arwen Anne dijo...

me encanta, pero... ¿cómo se puede escribir así de bien? dios mío, dime la respuesta que necesito mejorar ya

besos

*Sechat* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dijo...

Lo triste es que muchas familias viven ese infierno cada día. Un beso.

Sureña dijo...

A gusto de él no sé, pero a gusto de los demás a partir de ese momento no lo dudo...

Besos

carpediemdeando dijo...

Muy bueno, en especial, muy bueno el final. Ojalá pudiera ser así siempre pero me temo que no es así casi nunca... desgraciadamente.

Un fuerte abrazo

Eria.. dijo...

La pena es que esto igual lo puedes leer en una novela que en un periódico...

Sara dijo...

o_o asi me has dejado.

Mer dijo...

Magnífico final!

Que le aproveche ahora.

Un abrazo.

Mer

Reithor dijo...

De los Nets??? Por favor, con la tirria que le tengo a Vince Carter, aún han de pasar años para que le tenga simpatía a este equipo.

No soy de ninguno en particular, pero simpatizo más por la costa Oeste en general.

Paula dijo...

Impresionada. Gran e inesperada frase final. Les das el punto final como nadie ¿eh?

Un besote!

*Sechat* dijo...

A tu pregunta final, diré que al menos para mí, sí está perfecto. ¡Enhorabuena!

Camaleona dijo...

Casi siempre nuestros actos, tanto como nuestros no-actos, repercuten directamente en los que nos rodean.
Qué pena cuando una madre se siente tan minúscula que ni siquiera puede defenderse ante su hijo.

synnove dijo...

Wow!
¡Qué fuerza tiene el relato!
Es un tema triste, pero real.

Un saludo.