23.2.09

Cronopiolato II

. – Los conserjes de noche cuidan de los hostales – Canturreaba mientras hacía su ronda. – Deberíamos establecer esta canción como himno nuestro – Pensaba – al menos son los únicos que nos tienen en cuenta.
No había nada para él más aburrido que ser conserje. Pero cuando recibió la noticia de que retomarían las funciones de los antiguos serenos fue el que mas se alegró de todos. No soportaba una noche más aquel cuchildril del portal en forma de L tras el que había pasado gran parte de su vida.
La zona que le habían asignado ocupaba varias manzanas, y en ellas junto a variados comercios alternaban hostales que en aquellas fechas de carnaval se hallaban repletos.
Fue precisamente ante un hostal que detuvo su ronda aquella noche. La puerta de entrada cedió fácil al tocarla. Le había extrañado la falta de luz exterior, pero una vez dentro, aquel silencio. Todo el mobiliario permanecía intacto. Pero nadie había en recepción.
De pronto le sobrecogió el sonido de un tremendo portazo. Cuando volvió hacia la entrada y tiró de la puerta, ésta no podía abrirse. De repente las ventanas comenzaron a repicar como en una especie de coral de ánimas hasta que quedaron todas cerradas en un completo silencio.
– ¿Hay alguien!? – Gritó, mas bien mezcla de miedo y de un mosqueo que le ayudaba a llevarlo.
Fue entonces cuando sintió aquella fría mano sobre el hombro.
Se giró rápidamente, pero ya no había nadie.

Más y mejores en Cuentacuentos

18 comentarios:

María José dijo...

Eso le pasa por entrar en sitios desconocidos de noche, con lo bien que estaba en su garita resguardado del frío.
Corta historia pero que te deja el sabor del miedo tras la espalda.
Me ha gustado, aunque eso ya no es novedad.
Un abrazo
María José

AdR dijo...

¿Y habrá tercera parte? porque nos vas a dejar congelados como esa mano extraña. Yo llevo fatal eso que las hojas de las ventanas se muevan solas y repiqueteen notas musicales, sean cuales sean :)

Abrazos.

Sureña dijo...

Lo del epitafio ya me dejó tocada, con lo de la mano invisible casi me hundes... :)

¿Qué nos deparará el destino? con lo miedica que soy... ;)

Besos

Mer dijo...

Lugares extraños,misteriosos...

Me encantan esos lugares!

:)

Un abrazo.

Mer

amanda pinkleton dijo...

Jajajaja, qué kafkiano! es como que te pase lo peor que te puedasimaginar! Un poco como el programa ese de televisión de la Caja!
Me ha gustado mucho :-D

Un saludo, Carlos!

Eria.. dijo...

Uff que bien me has situado en la escena gracias al sonido de las ventanas. Muy bien ambientada, eso si, me quedo con un poco de mieditis... Besitos varios.

Paula dijo...

Con tus palabras me has hecho llegar hasta ese lugar y sentir la angustia al verme encerrada. Cortita historia pero muy intensa.
Saludos!

Camaleona dijo...

Uy qué miedo... a mí esto me da muy mal rollo... en este punto de las películas me levanto y me voy a poner la lavadora o a guardar la ropa... y vuelvo cuando ya no da susto.

Noelplebeyo dijo...

Y es que el temor nos hace sentir a los fantasmas...

Que bueno!!!

veinteañera dijo...

He sentido hasta la corriente que no has narrado pero que presidía el ambiente, me ha recorrido un escalofrío.

Me encanta el surrealismo y simbolismo de esta entrega de cronopios

Un beso!

Io dijo...

¡Hala, cómo mola!

Con lo que me gustan a mí estas historias... No esperaba que el hostal Epi-tafio tuviese tanto misterio, pero se está poniendo muy interesante.

Sigue, sigue, sigue!!!

Mil besos!

jas dijo...

Hola,I presentarme, mi nombre es jazmín y meta'Italiana y meta español en Madrid. Es un placer para hacer amigos con las personas que mantienen blogs en español, ser doblemente poiche'e'come casa. Si voy a encontrar un gran sara'per me felicita'e de poner en lista de amigos. Ahora se ven bien en su blog.Spero pronto.

Sara dijo...

Eso si que es terminar con intriga... ahora tendrás que escribir la tercera, claro ;)

dijo...

Genial. Me encantan estas historias de sombras en la noche y silencios. Enhorabuena. Un abrazo.

Sara dijo...

Echaba muchiiiiiisimo de menos pasarme por aqui, perdóname Carlos que casi no tengo tiempo de nada, espero que a partir del lunes vuelva a recuperar mi vida :)

Sobretodo echaba de menos tus historias que como siempre están llenas de esa imaginación tuya y esa forma de contarlas que consigue que después de leerlas no seas la misma persona.

Me has dejado con la intriga, continuarás la historia? ;)

Un besito!

*Sechat* dijo...

¿Habrá continuación verdad? Estoy expectante por saber cómo continua...

Oski dijo...

Hacer una historia a base de microrrelatos es una putada muy seria para tus lectores.

Pero como el contenido merece la pena tendremos que perdonarte la vida. A no ser, claro, que decidas no poner más partes...

Y los conserjes de noche...que gran canción de Quique González.

Un abrazo.

Σ=o) Pau dijo...

Ay! yo de conserje no sirvo ni por necesidad! si ya seguir sus pasos da miedito el final es escalofriante! tienes arte eh? y aunque me pudiste mostrar el lado bueno de los vampiros.. el de las ánimas no lo creo :D

Con susto y todo voy en busca de la primera :) o las que vengan ;)

un beso ronroneado en mi abrazo^^