20.12.08

*Invierno*

La ciudad permanece inmersa en el calor de las emociones que despiertan los recuerdos.
Apoyada en el alféizar lee una tarde más los versos que jalonan la calle Huertas. Cuando observa que las letras van perdiendo sus curvas hasta transformarse en líneas que dibujan el planeta de El principito, y sobre el su único habitante llevando una rosa roja encerrada en urna de cristal.
El continuo paso de la gente sobre ella termina por romperla y el viento esparció los pétalos cuan hojas otoñales coloreadas. Una de ellas penetra en su habitación posándose en el escritorio.
Presenció aquel singular vuelo desde
la ventana hasta su aterrizaje, sobre el teclado del ordenador. Se acercó hasta la mesa y al ir a cogerlo desapareció como por arte de magia. Al tiempo que en la pantalla unas palabras iban apareciendo
“Se acerca con gélidos pasos, abriga tus sueños”

16 comentarios:

AdR dijo...

Progresiva entrada la del invierno que has creado.

Yo ya me siento congelada la nuca, y tengo cita para cortarme el pelo... igual la cambio, a saber.

Igual, con la que está cayendo (de frío) me enfundo de nuevo el neopreno :) Es cuando mejor me sienta

Abrazos

Arwen Anne dijo...

mil gracias porque me acabas de inspirar un relato, así que gracias y hermosa entrada, bueno yo que puedo decir si me inspira será por algo no? un besazo

Sureña dijo...

Pareces que vuelves poquito a poco... como el frío del que hablas.

Y sólo como ése, porque el nuestro ha venido todo de una vez :)

Besos

pati dijo...

Larra, Espronceda, Cervantes, Lope de Vega, Góngora... tocar sus versos y sentirse uno un privilegiado.

Tanto, como leer tu "Invierno"...

Besos :)

Camaleona dijo...

La primavera en pleno invierno.

ÓNIX dijo...

Que invierno tan hermoso describes en ese relato...

Te dejo un gran abrazo y te recuerdo que es tanto lo que disfruto al leerte...

Besos...

Nébula dijo...

me encanta el frío, me hace sentir viva, aunque parezca raro, algo de osa polar tendré n_n

(en el blog de cine no es que el chico se disculpe por el hecho mismo de sentir miedo sino que como tiene miedo se disculpa de sus actos que son cualquier otro)

Besos gelidos .^

Proyecto de Escritora dijo...

Para mi el invierno llegó hace tiempo, aquí en Madrid no se sabe diferenciar entre otoño e invierno, pero reconozco que tiene alguna cosa buena, por ejemplo, relatos como este.

Besos!!

Eria.. dijo...

Juer me has dejado helada, que bien ha ido el ritmo del texto. el final da miedo.
Besitos varios.

dijo...

Preciosa radiografía de un invierno literario. Enhorabuena. No sé por qué, pero cada vez me gusta más el frío. Ayer viví una noche cinematográfica y, la verdad, la disfruté mucho. En verano, con el calorcito, estas pequeñas cosas no se aprecian igual. Un abrazo.

Tormenta. dijo...

Si el invierno ya por sí, me gustaba, ahoa al leerte, puedes imaginar..
Un besazo
Y un placer estar aquí!

;) Besos!.

Dibújame una sonrisa... dijo...

Delicioso...pero sus fríos pasos albergan un corazón de ascuas candentes...déjale entrar...:-)
Besines!

Popi dijo...

nonononono. Tormenta no hay más que una, no jodamos.
Un abrazo, Carlos, y feliz invierno.

ANDREA dijo...

El invierno me trae malos recuerdos, yo siempre quiero vivir en primavera. No quiero vivir en la soledad del invierno.

Un Saludo y hasta la próxima

___________________ dijo...

Lo aprevechas todo amigo carlos, no hay nada que se te resista en el tema d elos sentimientos. Aquí me tienes de vuelta. Creo que me he deesperezado y vuelvo a ser blogger, aunque sea invierno.

Un abrazo,

Pedro.

Io dijo...

Hasta el invierno suena como algo hermoso y cálido cuanto tú escribes sobre él.

Un abrazo.