10.11.08

Respuestas

Uno puede enloquecer a fuerza de hacerse una y otra vez preguntas que no tienen respuesta. Desde la ventana observando la ciudad derretirse a través de las gotas de lluvia, como el rostro del día al que se le corre el maquillaje dejando tras de sí la noche.
Allí estaba, con el periódico entre sus manos. Otra injusticia más ocupaba sus páginas y el por qué no tenía respuesta.
Cuando le sobresaltó el sonido del teléfono.
.- A donde sea, me da igual, pero necesito salir de aquí – Pronunció una voz angustiada al otro lado.
Quiso decirle que se había confundido pero la comunicación se cortó antes de que pudiera hacerlo.
También él quería salir de allí, de aquel mundo de intolerancia e incomprensión – ¿Y quién no? – Pensó mientras se disponía a salir, que como cada noche, solía quedar con los amigos en el bar.
Entonces el teléfono sonó de nuevo.
.- ¿Qué Ave sale esta noche? Deme plaza en el primero que salga.
.- Perdone pero es que… -
Le interrumpió antes de terminar la frase.
.- Pues para mañana a primera hora, necesito sentirme libre, Vd. no lo entenderá pero
.- Discúlpeme –
le cortó con cierta fuerza – pero quería decirle que se ha confundido, que este es un domicilio particular.
El silencio que siguió a continuación fue escalofriante. Incapaz de pronunciar palabra alguna cuando el sonido de un llanto surgió del otro lado.
.- No consigo encontrar la respuesta – Dijo ella al cabo de unos segundos entre sollozos.
.- Yo tampoco – Le respondió.
El ruido del bar no le permitía escuchar lo que le decían pero si podía apreciar sus sonrisas. La historia que les estaba contando les parecía sacada de una película. Para que seguir contándoles que en los días que siguieron las llamadas se sucedieron y fueron hallándose las respuestas. Comprobó su billete y vio que se le hacía tarde.
.- He de tomar un tren – Dijo despidiéndose de ellos. Seguramente no tendrían respuestas para el amor.


.
Hasta siempre

20 comentarios:

SANDRA dijo...

hola es mi primer visita al blog la verda muy bueno
pasare
mas de seguido
a
visitarte

desde la distancia te acompaño y te deseo lo mejor un beso

SANDRA dijo...

te espero en mis blog
seria todo un honor

Nébula dijo...

Genial el dialogo entre ellos :)

Eria.. dijo...

Por un error telefónico parecido comenzó hace unos siete años mi amistad con un chico de Alicante, ahora felizmente casado y con una niña. No tomamos el mismo tren.Aún nos llamamos cinco o seis veces al año... Besitos varios.

Sureña dijo...

Las respuestas siempre llegan de donde menos te los esperas... y fíjate, a veces, traen cosas geniales :)

Besicos

Proyecto de Escritora dijo...

Es verdad que existen momentos que parecen sacados de películas (tengo visión cinematográfica), y siempre voy pensando en esas cosas...me gustan esos momentos porque son como mágicos. Pequeñas casualidades que te pueden cambiar la vida.

Me ha gustado la historia, ¿cómo podemos contestar las preguntas que no tienen respuesta? podemos entrar en una espiral eterna buscándola...

Un beso grande!!

___________________ dijo...

:o ¡Pero siguelo! Me parece encantador. El inicio de una de esas historias románticas en los que el destino se confabula para ayudar a dos almas gemelas a encontrar su camino. Me gusta.


Un abrazo,


Pedro.

Ártico dijo...

Qué historia más rara, me ha gustado. Lo que pasa que se parece un tanto a la película, si no recuerdo mal, del pasado domingo en telecinco, celular o algo así. Que una mujer llamaba por casualidad a un chico que tenía que rescatarla o como poco, que no la mataran.

De todas formas, me he quedado con ganas de leer más y saber qué pasa con esa llamada y si se da pie a algo o ese es su final.

Un saludo.

Dibújame una sonrisa... dijo...

Genial! de esos que te salen redondos de principio a fin..dulce y a la par con su punto de intriga! a seguir buscando respuestas!
Besines!

Alicia. dijo...

Me ha gustado mucho. Y sí, a veces nos volvemos locos intentánto buscar respuesta a preguntas que no tiene solución. O quizás sí la tienen...

Espero seguir leyendo más cuentos tuyos!
un beso.

*Sechat* dijo...

Por lo que parece ambos buscaban respuestas ocultas a ojos de los demás y una equivocación les puso en camino el uno hacia el otro. Intrigante y misterioso, con un ligero toque de poesía en frases como: "Desde la ventana observando la ciudad derretirse a través de las gotas de lluvia, como el rostro del día al que se le corre el maquillaje dejando tras de sí la noche". ¡Es mágica!

Nahuel dijo...

hola, me ha gustado mucho tu blog, lo seguire, lo seguire sin perder un atisbo...te espero tambien

sendadelnahuel.blogspot.com

María José dijo...

los teléfonos es eso lo que tienen, que a veces te dan sorpresas buenas y otras no. En este caso salvó a los dos de sus preguntas sin respuesta.
¿Que significa ese "hasta siempre"?

aiNOha dijo...

Curiosa entrada, ma gustao bastante y me ha recordado a alguien que conocí a través de una equivocación telefónica. Qué habrá sido de él? le perdí la pista...

Me ha alegrado muchísimo tu comentario!!!! ya tengo una sonrisa pal resto del día. Gracias ^^

Mil besos

Sara dijo...

Una historia sorprendente. Algo tan sencillo, tan rutinario, tan anodino... y, de repente, se llena de magia.

;)

Esther dijo...

Situaciones extrañas y mágicas... ...dos almas completamente desconocidas la una para la otra y que se encuentran, todo surge de una casualidad, aun aunque al principio no se hayan ni visto pero, fue una chispa surgida de la nada que lo encendió todo. Debe de ser esa una situación extraña pero, especial tb si todo continuó a flote.

Me gustó muchísimo tu historia.

saluditos.

Atikesia dijo...

bonita historia :-)

Cendra dijo...

¡Genial! ¡Eres una especie de antídoto contra el estrés! No te lo creerás, pero tu relato me ha puesto de buen humor. Un abrazo!

Verònica dijo...

Hola! Esas cosas extrañas suceden y a veces son de las mas maravillosas, de esas que te marcan a fuego la vida, bonito blog, letras grandes!!!! un beso, Vero...

Popi dijo...

Me incomoda ese hasta siempre, porque viene después de ELCUENTACUENTOS, lo que significaría, según mi entender, que no tiene que ver nada con el texto. Por suerte, hoy he vuelto y veo que sigues poniendo entradas. Yo, me alegro.
Un abrazo, boquerón, de parte de una cebolla. :P