8.9.08

Sucedió en la Alhambra

.- Quizás si hubiera sabido aquello no me levantaba en todo el día – Dijo él.
.- Anda remolón, si ya visitarla merece la pena – Le respondió ella. Mientras el autobús les llevaba camino de las Alpujarras, sin que apartaran su vista de la Alhambra que se iba perdiendo entre la bruma.
Ambos desconocían que habían retirado los leones para su limpieza esa mañana. Pero es que tal día como hoy, hace muchos años, en aquel mismo lugar, comenzó esta historia…

Érase una vez, en una tarde otoñal, durante la visita a la Alhambra, en el Patio de los Leones, él, arqueólogo, ella, una escritora de leyendas, cruzaron sus miradas. Y ya fuere por el encantamiento o la magia que el lugar poseía, el caso es que aquel instante fue un puente hacia el corazón de cada uno. Un puente que poco o nada tardarían en atravesar
Los acontecimientos se iban precipitando y decidieron compartir sus vidas. Pero a tanta felicidad, no ha porqué, pero le siguieron días de mala suerte. Una falta de proyectos, retirada de fondos, números tiñéndose de rojo, y sobre todo la falta de confianza en que se podría salir adelante hizo mella en ambos y... prefirieron hallar soluciones por caminos separados.
Una noche antes de partir para su ciudad natal, ella fue a echar un último vistazo a la casa que ambos habían adquirido en las Alpujarras y decidieron poner en venta. No pudo evitar que unas lágrimas se deslizaran por sus mejillas al ver lo único que aún permanecía de ambos en su interior. Un jarrón de porcelana azul. Más algo sobresalía bajo el.
Era un pequeño sobre que contenía una nota en su interior.

"¿Recuerdas en la Alcaicería? Tropezamos con este jarrón y ambos al mismo tiempo lo salvamos de romperse en mil pedazos, Tal vez…”

Al los pocos días él recibió un telegrama. El ver el nombre de ella en el remite le produjo una sensación nunca olvidada pero si añorada. Y comenzó a leerlo.

"Estoy en el Irving, en la hab. 12. Estaré hasta el amanecer"

No se lo pensó. Antes de que el telegrama se posara suavemente en el suelo ya estaba conduciendo camino de Granada.

Llegó sobre las dos de la madrugada. En el camino hacia el hotel recordó la noche en que caminaron por esa misma subida a la Alambra. Aquel beso bajo el arco de las granadas.
Halló la puerta de la habitación entreabierta. La empujó despacio y la vio. La luz estaba apagada, y al fondo, envuelta entre rayos de luna permanecía de pie junto a la ventana. A través de la penumbra pudo observar que todo permanecía como aquella primera vez. Y en el centro de la habitación la silueta del jarrón de porcelana del que sobresalían doce rosas.
No pudo evitar la emoción al verlas. Doce rosas, una por cada figura de león que rodeaban la fuente del famoso Patio nazarí.

.- ¿Me ayudas a acercarlo a la ventana? - Dijo ella
.- Sí - Respondió él

Y entonces, como sucedió la primera vez que cruzaron sus miradas, el roce de sus manos al cogerlo, lo que sintieron en ese instante, ya no les separó nunca.
Justo al colocarlo junto a la ventana una rosa cayó al vacío de la noche.

.- Nooo!! -exclamó él - Tenían que ser doce! - Se lamentó mientras intentaba ya en vano alcanzar la rosa.
.- Pero... pero si cuento doce! - Dijo ella a los pocos segundos contando el ramo sin salir de su asombro.
.- Entonces es que la mala suerte salió de nuestras vidas - Concluyó él.

Fundiéndose a continuación ambos en un beso.

Más y mejores relatos en Cuentacuentos

13 comentarios:

Nefer dijo...

Una vez mas me pierdo en tus palabras donde yo misma me creo ser protagonista de estos relatos tan magicos......

un abrazo....

Sechat dijo...

Una maraavillosa historia de amor acompañada la magia de un lugar único en el mundo: La Alhambra y en general Granada. Precioso homenaje a esa ciudad y precioso final, para una historia. ¡Enhorabuena!

мαяια dijo...

De nuevo, la historia en sí me gusta, pero nada comparado con la sonrisa que se me dibuja al leer el final!!! =D

Un besote, ancianito... jajaja :P

Sara dijo...

Tu historia es tan mágica como su escenario... ;)

JuAntonio dijo...

Ei! Pues sí, estamos algo perdidos.. yo mucho. Alguna vez había vuelto por aquí pero sin parame a comentar.. ya sabes lo que pasa a veces..

La historia.. pues dígamos que leyendo me imaginé un final que ha resultado ser muy parecido. Pegaba que por una vez las cosas les fuera bien.. además donde empezaron, quizás aquella primera vez erraron también al contar..


Un saludo y hasta otra!

Esther dijo...

¡Qué bonita historia! Y muy bonito blog tb: me gusta mucho cómo lo tienes decorado, con ese azul que resalta con el negro, el azul es mi color favorito.

A veces, las llamas apagadas pueden volver a encenderse y eso siempre es bonito, saber que el amor no murió.

Miles de aplausos por esta historia :)

Saluditos.

Oski dijo...

Si te tengo que dejar otro sombrero vas a acabar con todo mi colección.

Pero debo hacerlo porque cada vez que te vengo a leer, acabo envuelto en un halo de magia que me encanta.

Esta historia no iba a ser menos, la has hilado de forma magistral de principio a fin.

Otra vez te dejo el 10.

Un abrazo figura.

Dibújame una sonrisa... dijo...

La Alhambra te hace bien chiquillo!
Una historia mágica...quizás sea eso..que salió de sus vidas..de las de todos..ojalá!
Enhorabuena por haberte encontrado de nuevo!
Besines!

María José dijo...

"... aquel instante fue un puente hacia el corazón de cada uno", que bonita frase Carlos, cuantos instantes y cuantos puentes cruzamos a lo largo de nuestras vidas...... la pena es que muchas veces son puentes equivocados que no nos conducen al lugar donde la magia habita, pero no por ello debemos dejar de intentarlo. Nunca debemos dejar un puente sin cruzar.
Y sobre la historia que decirte.... siempre que triunfe el amor será una bonita historia pero para más inri tú encima la cuentas bien. Chapeau por tí !!

Sally dijo...

Una storia molto emozionante, anche se per ora non so ancora tradurre tutte le parole :-). I protagonisti, i loro sentimenti e tutto il racconto, trasmettono grande atmosfera coinvolgente. La magia dell'amore che supera tutte le difficoltà. Complimenti, sei proprio un bravo scrittore

RO$iTÄ dijo...

Me he sentido tan cercana a esta historia...teniendo de protagonista a La Alhambra con una preciosa historia de amor.

un diez!!

Un saluDO giganteEEE

Anya dijo...

pero si tu eres mas granaíno que yo, astur!!XD

Sureña dijo...

Y pensar que cierro los ojos y me traslado por cada uno de esos rincones....

Ya ando por aquí :)

Besicos