1.6.08

Quedan tres minutos y medio para ahogar el silencio.

Llegó ese mismo día al recinto nazarí. El recorrido transcurría lejos de la realidad allende de sus muros. El Sol parecía su brillo transformándose lentamente en atardecer, la brisa llevaba el perfume de sus jardines mientras por la escalera del agua aquel susurro era el sonido de su leyenda.
Fue entonces cuando descubrió un angosto pasillo que no figuraba en el plano que iba siguiendo. Le pudo más la curiosidad y abandonó sigilosamente el grupo que ajeno a su marcha siguió su camino.
No llegaba al metro de anchura y estaba flanqueado por dos enormes muros en donde la hiedra no dejaba ver su final. El camino discurría por una pendiente y la única luz que lo iluminaba era la de un rayo de sol que fue tornándose de luna a medida que el día avanzaba.
Seguramente en el exterior nadie habría notado su falta por lo que en aquellos momentos, se hallaba solo en la Alhambra.
Tras un largo descenso se topó con una gran roca que le impedía continuar. El rayo de luna no llegaba aún a iluminarla por completo pero pudo ver el relieve que la decoraba en lo que parecía ser un párrafo de escritura árabe.
Maldijo no conocer dicha lengua e intentó de todas formas posibles mover aquella mole más era imposible. Permaneció imaginando que podría hallarse tras ella, tal vez maravillosos tesoros. No se lo pensó. El hecho de disponer de toda una noche a solas para poder abrirla le hizo subir hacia la salida en busca de algo con que hacer palanca.
Una vez llegó al punto de partida le asombró el silencio que reinaba en todo el palacio mientras buscaba por los alrededores. Halló una vara de hierro en una caseta y regresó descendiendo por el pasillo. En ese instante se percató de que había doce peldaños hasta la roca. Miró el reloj por casualidad, quedaban tres minutos y medio para las doce.
Encajó la vara por la hendidura en la pared y comenzó a hacer fuerza.

El rayo de luna iba ya casi iluminando toda la roca y podía apreciarse el brillo del agua que comenzaba a aparecer a través del relieve.
Agua… salada.//


Más y mejores historias en Cuentacuentos

10 comentarios:

Ariel dijo...

Pues me ha gustado la brevedad del relato y las posibilidades que dan, final muy abierto pero vale que cada quién se imagine lo que quiera :) o ¿sera que yo no lo he captado?

Xana dijo...

Uyy..no sé si yo movería esa rocaaa....como el mar entre arrasando todo..
Me alegra ver que las palabras te han bañado por dentro y por fuera.
Me gusta el ambiente..yo también soy una enamorada de la Escalera del Agua...pero qué poca gente se para a disfrutarla de veras...
Besines!

Sechat dijo...

Me ha gustado pero me pide una segunda parte a gritos... Sé que probablemente hayas dejado un final abierto para que cada cual recree en su fantasía lo que crea, pero... a mí me ha sabido a poco, porque me has tenido en vilo escaleras arriba y abajo todo el rato. ¡Enhorabuena!

Galamina dijo...

Esta historia huele a tí, por eso me gusta tanto...

Entro y siempre espero salir con esta sensacion.

Me gusta caer en tus tentaciones.

Klover dijo...

Quizá demasiado "made in carlos" y un poquito más desciptivo de la cuenta...hecho de menos al ninivé que descoloca...

Un besote enorme

por cierto...que cambiado está esto...veo que alguien te ha enseñado cosas nuevas xDDD que vaya tutto bene charlie

Sureña dijo...

He visitado miles de lugares de la Alhambra que los demás no conocen...lugares creados e imaginados por mi ilusión...pero éste es totalmente nuevo para mí :)

Besicos

Indi dijo...

Me quedo a cuadros, ¡¡pero si parece que sepas escribir y todo!! bueno, de todas formas tú no te emociones que lo mismo con tanto sol y tanto Junio es una alucinación tipo oasis. Que luego se te suben las cosas a la cabeza y te crees que eres escritor y todo. Molaría que hiciese explotar la roca con 200 bolsas de Peta-Zetas de fresa. A remojo, son un peligro.

besos.

Tormenta dijo...

muy bonito, si señor!
una idea fantastica, preciosa... llena de romanticismo.

me ha encantado, me gustan mucho esas ideas que salen de tu cabeza :)

pero una cosa, porque la mayúscula en el "Sol" y no en la "Luna" ? ;)

Un besito mágico, chiquitin

Munlight_Doll dijo...

Veo que la Alhambra te tiene seducido, ¿eh? Este cuento no lo pienso criticar, porque lo interpreto como una descripción onírica de ese lugar que debe ser tan bello :) Y en la expresión de los sentimientos, no me puedo meter.

Un besote,
Mun

Josu Ansoleaga dijo...

qe hay!

Me han gustado mucho las descripciones y la magia del lugar.
Aunque, siendo sincero, no he entendido eso del agua salada. Estaba moviendo la roca que contenía el agua salada que habia al otro lau?
humm...

vale, quizá no lo haya entendido, pero lo que sí sé esque me han entrado unas ganas increibles de visitar la alhambra.

"gracias a la reconquista" España fue una y catolica, llena de cristianos viejos. No llegaron a destruir toda la memoria de quienes trajeron la civilizacion, queda la alhambra y otras muchas cosas en papel o erigidas en piedra, pero si destruyeron los baños publicos, porqe bañarse era pecado, y tb expulsaron a los mejores arquitectos, filosofos (qe trajeron a aristoteles, que se quedó perdido en idioma arabe y eclipsado por platón en lenguas civilizadas), matematicos, fisicos, astronomos..y un largo etc. Hubo tolerancia religiosa con judios y cristianos mientras dominaron. Cuando dejaron de hacerlo; ellos tuvieron que marcharse o morir. La expulsión de judios, por ejemplo, fue una practica muy extendida en europa. Todavia hay quienes creen que Adolf Hitler, aparte de ser hijo de Satán, fue unas creación del pueblo alemán, cuando los alemanes, humillados, solo culminaron lo que otros habían empezado hace mucho. Ahora Palestina paga las consecuencias.

Pues nada; bonito relato
hasta la proxima Ninive!