4.2.08

A partir de una canción


Me he tragado una canción. Ni siquiera conocía su nombre pero me sabía a ti. En medio de la batalla la música surgió con rabia desde las entrañas y las bombas fueron timbales, las trazadoras violines y entonces sentí la lluvia limpiar la sangre y y un coro inundó el campo de minas de las voces más dulces cantando tu nombre. Estás viva, lo sé, en alguna parte de esta maldita guerra tu voz late libertad. Está viva! Les grito a los demás. ¿No escucháis la canción? Murmullo. Por unos momentos parecen más preocupados de la metralla, pero una voz sobresale a las explosiones. – Yo sí la oigo! - Y luego otra voz, y otra, y otra.
No te han visto nunca y sin embargo te ven, te escuchan, les das vida como me la diste a mí. Tu sonrisa transforma el barro en mar. El tiempo queda en silencio y la nada en espera. Melodía de esperanza resuena por los campos de muerte.
Tus palabras se repiten una y otra vez en mi mente. Tus labios aún dibujaban la última sílaba de aquella canción de chocolate cuando te vi por última vez. Aún recuerdo aquellos hijos de perra blandiendo gritos de patria y fusiles.
Sé que estás viva, no apagará tu voz el sonido del cañón.
Me he tragado una canción, me decías,
y nunca supimos su nombre.
.
Años más tarde. Al alba una pastelería, medio en ruinas, abre sus puertas al público.
.- Buenos días ¿Qué desea?
.- Una canción
.- …¿Tú?
.
Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

17 comentarios:

Indi dijo...

Valió la pena, me encanta. Espero con impaciencia el día en que te liberes de la metáfora de la guerra, o en todo caso (mucho mejor) el día en que la guerra acabe en tu interior.

Siempre a punto, cubriendo la retaguardia: Indi.

Xana dijo...

Por mucho que estemos en lucha..por mucho que nos sintamos en guerra..siempre hay algo que vuelve y no logran callar.. las ánsias de paz..y el espíritu de avanzar..y como no, la vida que de todo esto fluye..

A seguir batallando!

Besines!

Keka dijo...

Veo que compartimos ciertas inquietudes, enhorabuena a ti también por hacernos participes de ellas.

synn dijo...

¡Qué desgarrador! Me gustó tu relato de esta semana!!!

Me pregunto cuál sería la canción...


Saluditos!

Sureña dijo...

Genial, como siempre. Ese momento, en mitad de la batalla, de la sangre y empezar a escuchar esa melodía que ella le manda con el viento... es una maravilla.

Lo que no consiga la música...

Besos

Anna dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario! Sencillamente no concibo mi vida sin libertad de expresión y sin libertad de acción. La naturalidad es una de mis mejores virtudes, y espero nunca perderla de vista.
Quiero que mi blog sea un espacio en el que reflejarme para así darme cuenta de las cosas buenas y no tan buenas que me ocurren en la vida.
A veces escribiré algo disparatado, otras pequeñas historias tiernas, algunas no gustarán a los que me lean...pero en todas quiero ser "Yo".

Un abrazo muy fuerte,

Anna.

Luis dijo...

he entrado aqui por casualidad, navegando navegando, y me ha llamado la atencion encontrarme con otro devorador de canciones...

un texto precioso, no puedo decir mas
un saludo!

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Tu y yo sabemos bien de que detrás de este texto hay una segunda función personal...
No es tu guerra... pero si lo es...
Solo has de saber darle la vuelta...
Como???
Ya lo descubrirás... ya te he dejado la pista...

Un saludo killo
Andres.

Larisavel dijo...

Ay, me ha recordado a una película de guerra, a un soldado enamorado pensando en su amada en mitad de la batalla... que bonitooooooo!

Jejejeje, sabes que? Tengo el mismo despertador que sale en tu foto, jaja.

Besisss

printen dijo...

Gran relato. Mer parece muy bello cómo las esperanzas de vida se abren paso entre tanta muerte.
Saludos

Klover dijo...

Lo importante es que el personaje fuera capaz de oir todo aquello inmerso en donde estaba. El detalle del final le da mucho más sentido al texto. Gracias por escribir con la frase, carlitos ;)

Cuídate mucho

Jara dijo...

Yo más que un personaje (humano) en tu historia, siento la palabra LIBERTAD en toda ella! por eso me sobra el último diálogo. Pero es mi forma d verlo..

veinteañera dijo...

es entrar en la "oscuridad de tu blog" y sentir la magia.
Me encanta
Y mas me ha gustado como "has tarareado la canción", y su historia.

Besitos^^

Ricardo dijo...

Ya te lo dije, el texto es bellisimo. Breve, pero intensisimo. Y el giro final, abre una puerta a lo posible. A que vale la pena.

Para alguien que ha crecido e medio de los '70 de Argentina y que aun conserva los mismos sueños, vaya si vale la pena.

Un abrazo amigo albiceleste

мαяια dijo...

Como yo soy de finales trágicos (que son los que más me gustan), me ha "fastidiado" un poco el final (el diálogo). Hasta ahí, el lector podría pensar lo que le viniese en gana acerca del desenlace, sin embargo... con el diálogo... el final se cierra y ya no hay opción a que los dramáticos pensemos que no, que esta vez no habrá lo de "comer perdices y blablabla...", pero bueno, es mi humilde opinión en base al melodrama que yo le echo a las historias.... xD

Un beso!

Mj dijo...

Las guerras, una mierda. Pero el poder luchar por una canción...no tiene precio.
Tristes guerras
si no es amor la empresa.

Tristes. Tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.

Tristes. Tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.

Tristes. Tristes.

Miguel Hernández, que nunca pudo enviar su canción ni volver a por ella.

Livtrase dijo...

Hay gente que es capaz de oir música aún en las circunstancias más adversas, en medio del caos...
Por suerte, aún hay gente que destila magia. :)

Me ha encantado la historia, ya te lo dije.

Besos!