12.11.07

Nostalgia y olvido

Permanecía allí. No era un muelle donde la mirada se perdía en el horizonte marino, ni el andén de una estación de tren. Tampoco aguardaba asomado a una ventana de cristales empapados de rocío. No, el lugar no podía ser menos poético, es más ni existía. Daba igual el donde, ni el cómo importaba, y casi que ni el cuando, porque ese cuando tampoco existía.
Tan solo permanecía.
Y la vida continuaba pasando a su lado, perdiendo instantes que no regresarían jamás.
Uno a uno iban desapareciendo, el lugar, el cuando,
el por qué dejó ya de preocupar.
Y la vida seguía pasando, y entonces comenzó a pasar tambien.

8 comentarios:

El Peregryno dijo...

La Única prisión que puede encerrar el alma es uno mismo.
Henry Van Dyke

Hellraiser dijo...

Pero no hay que cerrar los ojos, ni dar la espalda, ni vivir de recuerdos; hay que mirar hacia delante y saber bien dónde pisas.
No vale pasar de todo y dejar que la vida pase por tu lado. Hay que mirarla, observarla con detenimiento, acariciarla y asirla con tanta fuerza que le sea imposible escapar como se escapan las oportunidades porque, de esas hay muchas, pero de vida sólo una.

Hell.

Xana dijo...

"Y la vida continuaba pasando a su lado, perdiendo instantes que no regresarían jamás"

Da igual el lugar..el modo ni nada...la vida está pasando continuamente..y de nosotros depende decidir tomar el tren o dejarlo pasar..

No hay que saber nada especial..sólo vivir..querer vivir..y desde ahí asumir que habrá veces que la vida te acaricie..otras que te arañe..otras que te bese..otras que te rompa un poco..pero merece la pena..arriésgate!

Tamaruca dijo...

La vida pasa, sin que nos demos cuenta, sin que apreciemos al máximo cada pequeño instante...

Besitos :*

___________________ dijo...

Por eso no hay que permanecer, para no permitir que las cosas pasen, si no que seas tú el que las sobrepase, el que las haga ser. Y tanto da muelle, horizonte u ocaso, lo que importe es que el por qué nunca deje de importar, ya que, como bien escribes, "entonces comenzó a pasar".

Un abrazo,

Pedro.

wannea dijo...

no hay que pasar, hay que hacer que todo pase :) bessos wapo

Anya dijo...

La vida pasa, y cada instante, es más poético si cabe.
Tooodos pensamos eso, ¿y lo felices que somos el resto de los 364 días del año que no nos acordamos?
Un abrazo!!

Munlight_Doll dijo...

Has sabido describir muy bien esa sensación que hemos tenido todos: la de sentir la vida escaparse de entre los dedos. Le has dado un toque íntimo y poético que me ha encantado. Además, en un texto tan corto has podido condensar muchas emociones. Y con una precisión envidiable. Recuerda: "La poesía, si no es una pedrada, ni es en la sien, no es poesía" ;)

Me quedo con esta frase: "Y la vida seguía pasando, y entonces comenzó a pasar tambien."

Con este texto he visto una evolución en ti. No desfallezcas.

Besos sin nostalgia,
Mun