10.9.07

escribiendo una historia

Se mordió la voz hasta que le sangraron los silencios. Ya no podía más. Había cerrado el balcón para evitar el sonido de los combates que provenía del exterior. Aunque lo que no evitaría sería el bochornoso calor que comenzaba a ser asfixiante en la habitación.
El descolgado auricular del teléfono aún se balanceaba perpendicular al suelo.
¿Cómo era posible que dieran con él en aquel cuchitril del quinto demonio? Ella le había asegurado que no se preocupara, que tan solo estuviera atento al teléfono y que cuando sonara lo cogiera rápidamente y copiara la frase que un señor le diría desde el otro lado.
Y que si fuera capaz escribiera una historia con dicha frase.

Se mordió la voz hasta que le sangraron los silencios.

Recordaba una y otra vez la frase recibida. Era complicada, pero gustaba de los retos y aquel le atraía sobremanera.
En medio de guerras, miserias y dramas que les tocaba vivir, comenzaba a comprender el significado de lo que ella denominaba la magia.
Decidió hacer un alto, y echándose hacia atrás sobre la silla, en desafiante equilibrio, encendió el último pitillo que le quedaba.

Ni siquiera conocía su nombre, siempre la llamó Ce para abreviar, ya que el día que se conocieron se presentó como Cuentacuentos. Pero hoy se lo preguntaría.
No tardaría en regresar. Pero no le hacía ninguna gracia que ella marchara a cubrir el ataque previsto aquella mañana y él permaneciera esperando la llamada con la frase.

Cubrían la guerra del Chad cuando la vio por primera vez. Parecía un espejismo pero sorprendentemente era real. Bajo unos 48º de temperatura y como si las balas trazadoras no fueran con ellos allí estaban, ella y un correo, que tras entregarle un sobre se perdió por entre las dunas.
Ambos, él y ella realizaban el trabajo para sus respectivas agencias y la curiosidad por saber que tipo de información requería que un correo se internase por una zona de guerra le hizo, tras observar la escena, preguntarle sobre el misterioso sobre.
.- Bueno colega, 500 pavos por compartir el contenido de ese sobre.
.- ¿Te gusta escribir?
.- ¿Cómo?
.- Que si te gusta escribir.
.- Joder, no recuerdo ya desde cuando escribimos crónicas alrededor del mundo! ¿A que viene esa pregunta ahora?
.- No me refiero a ese tipo de escritura, sino a cuentos ¿Te gustan los cuentos?

El silbido profundo y cada vez más cercano que producía un obús en su recorrido le hizo perder el equilibrio de la silla y estamparse contra el suelo para rápidamente resguardarse bajo la cama. La explosión que siguió retumbó en toda la estancia y la onda expansiva la envolvió en una densa humareda.
Cuando se reincorporó no pudo reprimir un grito de rabia al ver el portátil destrozado junto el resto del mobiliario. No podría tenerle la historia como le había prometido… ella!!
Un temblor le recorrió todo el cuerpo en el acto. El obús cayó en la manzana y ella estaba a punto de llegar. Buscó, deseando no encontrar, por entre los escombros y… la halló.

A pocos metros del edificio su cuerpo yacía desmayado sobre la calle. Se acercó rápidamente e incorporándola con sumo cuidado comprobó que aún vivía.
Fue entonces cuando se mordió la voz al sentir su mano la sangre que la metralla liberaba sobre la espalda de ella.
.- Dime – Dijo ella consciente de que le quedaban pocos minutos de vida – Llegaste a recibir la frase?
.- Sí Ce, llamaron antes de la explosión.
.- Pero no vamos a poder escribirla ya, verdad?
.- La estás escribiendo.

Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

18 comentarios:

Ricardo dijo...

Bueno Pibe, supungo que la Reina ya no te tirará de las orejas.
Impecable historia. Un final, digno de tal frase.

Cuando yo era pibe, en la primaria, las maestras solían poner en el boletín de calificaciones: ¡Adelante, continúa así!
Lo que jamás supe, es qué le ponían a las maestras y maestros en su boletín.

Así que, como comprenderás, no sé qué ponerte.

Un abrazo desde este sur

Livtrase dijo...

Un pelin triste, pero... impecable historia niño.
La estamos escribiendo, si... se escribe dia a dia.
Enhorabuena!

Klover dijo...

Buenos días!

Te digo la verdad? Se me ha hecho corto, me he quedado con ganas de más...

La frase del final tiene mucha garra ^^ y el relato en si demuestra lo que ya sabía...que tienes un no sé que único a la hora de plasmar historias.También me ha gustado el diálogo que aunque simple y sin complicaciones consigue el efecto...

Y por cierto...pedazo comentario el de Ricardo ^^

Cuídate vale?

Noemí-San dijo...

Hola Carlos!!! Cuanto tiempoooo...por fin he vuelto a tener ganas de escribir en mi blog y por sorpresa he descubierto tu comentario...gracias por el apoyo...
Me ha encantado tu relato para el cuentacuentos, como siempre, yo me he borrado porque después de todo lo que me ha pasado estos meses se me quitaron las ganas de escribir historias, todas me salían tristes...en fin, tu sigue así que te salen redondas!!!
Un besito

Maya Takameru dijo...

Me ha sorprendido, y me ha gustado mucho. Me encanta que haya podido escribir esa última historia, aunque tenga un triste final.

Darthz dijo...

Se mordió la voz hasta que le sangraron los silencios.

Cuánta literatura ahí dentro...

Me gustó vuestra historia. Ya estamos escribiéndonos a nosotros mismos... Me gusta, me gusta. Yo siempre comento mi teoría de que el mundo no es más que una terrible e interminable historia de un escritor. Quizá haya miles de escritores así en el universo. Pero nunca lo sabremos.

Y ya toca dejar de delirar, ¿no?

Sonrisas... :)

Mj dijo...

La escribimos, sí. A pesar de estar en el suelo, con palabras mordidas :)

A. dijo...

de tanto masticar silencio los pores de la piel empezaron a gritar (...)







Me encantó, y merece la pena volver. Y leerte :)

xxxooo

Pistachita dijo...

Jo Carlos, me has dejado un poco hecha polvo :( la verdad es que a historia esta super bien escrita eh? Eso no lo dudes, pero me ha dado pena! En realdad es buena señal, porque significa que me ha llegado ;)

Miles de besos

Queralt dijo...

¡Maaaaaaaaaammmmma mia!
Qué pedazo de historia. Qué buena. Me ha impresionado y, está claro, que sabe a muuuuuy poco.
Sólo te quiero hacer una referencia y la provoca lo meticulosa que soy y el nivel extraordinario al que nos tienes acostumbrados: es el párrafo que empieza por "Ambos, él y ella..." y que acaba: "... sobre el misterioso sobre." Lo he leído varias veces y ahí hay algo que chirría, hay algo confuso que no está a la altura de una historia de envergadura extraodinaria.
Enhorabuena por la historia. Y veo, después de todo lo que llevo leído que, tú, te has llevado la frase muy lejos de tu piel. Los demás (como digo, hasta lo que llevo leído), hemos "personalizado" mucho la frase y hemos hablado de sentimientos, dolores, piel, espejos, sensaciones, explosiones de sensaciones, amargura... en fin, de todo hay.
Esto es fantástico y refleja, claramente, que TODOS escribimos desde el corazón.
Estoy muy contenta de estar con vosotros, sois todos geniales.
Y tú, eres mi "empujador" oficial, gracias.

Cerecitas olorosas y brillantes besos.

Queralt.

мαяια dijo...

Me quito el sombrero petardo!!
Muy buena historia y muy lejos de todo lo que sería escribir sobre lo que más podría marcar o a sobre lo que más induciría a escribir esta frase...
Y pensar que casi me la destripas... menos mal que ahí he estado espavilada que sino... jejejeje :P
Mil besotes y mil aplausos niño!!

P.D. Lo que yo decía... "mejor leerte que escucharte" xD

MARISELA dijo...

Que bonita....!!!!!
¿Sabes? Yo empleo mucho frases como "el quinto demonio y hago normalmente equilibrio con dos patas en la silla". Espero no tener que escribir historias con una guerra silbando a mi alrededor. Aunque la vida misma a veces es una batalla infernal.
Un abrazo.

Munlight_Doll dijo...

Un buen final, a pesar de amargo :( Y buen guiño a la dinámica de Cuentacuentos, a pesar de que estos guiños son ya algo vistos, y tu originalidad puede con más ;)

Pero lo importante es que sabes transmitir sentimientos con tus escritos, y de eso trata la literatura, en gran parte^^

Un besote,
Mun

Oski dijo...

Tío...eres un genio. Ni más ni menos. Cada vez que vengo aquí soy más y más consciente de ello. Que tremenda historia, con un final solemne y abrumador pero que no por ello deja de ser buenísimo.

Es una lástima que ella muera por culpa de la crueldad de los seres humanos. Es una pena que haya guerras, es una pena que la barbarie nos espere en cada esquina.

Pero lo que no es una pena, es que escribas como lo haces y que encima nos acerques realidades como la que relates. Hoy todos nos morderemos la voz hasta que nos sangren los silencios.

Un abrazo.

ANAUJ dijo...

Hola, Carlos, cuánto tiempo, ¿verdad?
Primero quiero darte las gracias por tu comentario en el blog. Como siempre tan impecable, tan hermoso y, ¿por qué no decirlo?, tan añorado.
Ahora decirte que este es un buen relato, algo triste, pero sorprendente. Con garra. Espero volver pronto por aquí, aunque no lo puedo asegurar: el tiempo se me escapa.
Un abrazo, Juani.

niobiña dijo...

Escribimos nuestras historias poco a poco y sin darnos cuenta hasta que alguien nos lo hace ver... Tu vida y la mía ya están entrelazadas en esta historia de los dos, de todos, de muchos más...

Ya la estamos escribiendo...

Sublime!!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Luz de Luna dijo...

Chapó, como siempre aunque con un toque de tristeza y después de tus historias a cuatro manos me ha sabido a poco...

Vengo super tarde, pero más vale llegar al finál que no llegar.

Besitos :)

Aire dijo...

Hola Carlos
Ya empieza la vida su curso natural, ya no tengo visitas, ya no me voy de vacaciones...bueno, hasta octubre. Qué tal
ha resultado tu vuelta? La mia bastante movida, tengo crisis de todos los colores, pero dice un amigo que eso es
bueno, que los crisis traen cambios y el cambio es la vida misma, así que, ya veremos que nos deparan los días.
Me encantó y me admiró como siempre tus cuentos, es que yo me siento tan incapaz de escribir algo con principio
y final, tan compacto, persiguiendo un final que ha de existir ya en tu cabeza...
En fin, supongo que será por la diferencia de pensamientos, de lineas de pensamientos....
Un beso
Aire