19.8.07

A partir de una frase... dos palabras

- Todo el mundo va a su bola, menos yo que voy a la mía, y, la verdad, no sé si me va mejor o peor, pero, ¿sabes? Sí soy más feliz.
-Si eres más feliz yo también lo seré, tal vez por eso es que vamos a nuestra bola. La felicidad no va en grupo.
- Con eso te contradices, ¿no crees?, si eres más feliz porque yo lo soy... eso es ir en grupo, de alguna manera.
- Sí, o no. Según se mire. En realidad tampoco me apetece empezar a filosofar, de hecho ODIO filosofar. Además, nos vamos a salir del tema... ¿De qué es tu sándwich? A mí me da igual que vayas o dejes de ir a tu bola, total, como dices, todo el mundo hace lo mismo. Hoy he decidido dejar de ir a Fuld hall, creo que tú eres también una fugitiva. Escapemos del guión que marcan las bolas del diapasón.
- Mi sándwich es vegetal, como siempre. Y no me vaciles. Primero me sacas el tema de manera “seria” y ahora… ¡venga ya! Que me voy, yo ya he acabado aquí, y encima no salgo por la puerta grande sino por la pequeña, y mucho. Tú puedes seguir aquí, de hecho, creo que debes.
- No, porque lo que me gusta es ir a mi bola, y no confundas con ir a mis bolas, aunque dada la forma de este mundo todo sea cuestión de bolas. Por cierto siempre hablo en serio. ¿Te vas? Pues vamos, como te dije quiero escaparme y creo que tú eres el barco que me llevará lejos, al menos con el que quiero marchar.
- No entiendes nada – Dijo Lucía a la vez que agachaba la cabeza, sin comprender porque él no terminaba de entender, o porque no quería. ¿No quería ver lo que había hecho?
- Me gusta la frase con que nos conocimos - empezó a decir Ian, ignorando las palabras de su Lucía, “su” porque estaba enamorado, “su” a pesar de todo-, todo el mundo va a su bola, dijiste viendo al mundo pasar ante ti, mezcla de indiferencia y rabia. Me gustaría conocer que te hizo el mundo, que hay escondido dentro de ti que entre lienzos y versos escribes de entre tus entrañas en las paredes del corazón. Grafitis de amor, odio, ¿Qué? ¿Qué esconden tus silencios Lucía? ¿Qué escondes?
- ¡¿No ves que no escondo nada?! Lo tienes todo a la vista, pero no lo quieres ver. ¿Sabes a cuántos me he follado mientras lo hacía también contigo? Baja de la nube Ian, baja. Estoy harta de tu incredulidad, de que me veas como no soy. De que sigas soñándome en lugar de observarme.
- Te quiero - soltó sin pensar.
- Tú no me quieres, tú eres gilipollas.
- Te quiere un gilipollas.- Murmuró él mientras se llevaba entre sus dedos una lágrima que contenía todo lo que él sabía y no deseaba oír.
- ¿Ahora vas a llorar?, no me lo puedo creer… - Pero sí se lo creía, y algo la empezó a oprimir el pecho.
- Tú también tienes sentimientos, Lucía, tú también. Algún día los descubrirás y entonces, entonces… da igual. Todo da igual.
- No, no da igual. ¿Entonces, qué?
Ian no había podido contener esas dos palabras, te quiero, por más tiempo, sabía que era un amor imposible, lo supo desde el primer momento en que la vio. Era consciente de que el camino emprendido le llevaría hacia un destino que no sería otro que el dolor y aún así decidió vivir ese instante de “amor”... perdido. Esas horas en las que la tuvo entre sus sábanas, en que la pudo creer suya por unos instantes. Él se deleitaba con verla, con acariciarla, con oír su respiración; ella con cada sacudida, con cada cabalgada sobre él. Aquellas malditas dos palabras que pugnaban por salir de él en cada suspiro tomaban la forma de cada beso que sobre ella dejaba. Tan solo hubo un momento en el que el amor se abrió paso. Segundos, tal vez uno sólo, pero suficiente para sentir que todo lo anterior mereció la pena, ese cruce de miradas, el único instante en que sus ojos quedaron frente a frente las palabras quedaron al margen. En esa fracción de tiempo supo que moriría por ella; y ella, que no lo reconoce ni lo reconocerá jamás, sintió como su corazón le tiritaba.
- Déjalo, entonces quizá nada. Entonces quizá tienes razón. Vas a tu bola y punto, no miras a nada ni nadie. Yo no iba a ser menos, después de tantos años de… no sé de qué, no iba yo a sacarte de ello. – Ian se gira – Mejor me voy – pero sólo le da tiempo a dar un paso antes de que Lucía le agarre del brazo para detenerlo.
- ¡Espera! Yo…
-¡¿Qué?! Sé que me equivoqué en aquella mirada, que he vivido equivocado todo este tiempo, y sí, aún así mantenía la esperanza de que pudiera no ser un error. Que tus ojos dijeran aquella noche un te quiero. Antes me has llamado soñador, ¿verdad? Pues ya he despertado del todo y no pienso volver a soñar. Me voy.
Y le besó. Así, súbitamente, apenas le dejó terminar de hablar y le dio un tirón del brazo, que aún no había soltado, para acercarlo y darle un beso que en un principio se pudiera creer efusivo, pero no… no lo fue. Fue un beso de amor, un beso de cuento de hadas.
-Y ahora qué quieres, ¿follar? – Se apartó Ian tras darse cuenta de lo que estaba haciendo.
- No…, no quiero…
- ¿No? Pues yo sí – Sobre una media sonrisa le guiñó un ojo-. Venga, dilo…
Silencio
- Te quiero, Ian...

Historia escrita con Beleita. Un placer escribir contigo.
Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

14 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya, qué bonita!! :D :D :D qué liante es el amor y sus placebos...

besitos y mis felicitaciones a los dos!! :D

alba

niobiña dijo...

Dios... Que bonito cielo... Tan lleno de magia, y con final feliz... De esos que a mí me gustan... Ainssss... Me he enternecido!!!

Toy con lagrimillas en los ojos... Te kerooo!!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Anónimo dijo...

Bueno como ya te he dicho y he comentado donde Beleita, tiene su punto teatrero donde me siento identificada. A mi es que el plan histeria me mola! y tiene ese punto de locura amoril de sí pero no y que me estás contando que lo hace hasta cómico.

Un placer leeros chicos.
BESOS

jARA

___________________ dijo...

Me ha gustado el estilo en que habeis escrito a cuatro manos, con la discusión que la verdad es desgarradora, como la historia de los dos amantes. Prefiero un amor menos tormentoso, pero he de reconocer que este os ha quedado muy logrado, muy creible.

Un abrazo,

Pedro.

Darthz dijo...

Me ha encantado; tiene un ritmo intenso, tan intenso como la pasión y la desvergüenza en la que aflora el texto a cada instante. Es más, me ha parecido hermosamente ilustrativa; mientras la leía parecía estar viendo el corto, una escena, de una película en mi cabeza. Uno de esos momentos en los que se mezcla pasión, sexo, delirio y tristeza.

Buen relato.

Una sonrisa.

El mundo de Yas dijo...

Pues un duo fantastico...
La verdad es que el mundo del amor es inexplorable, no creo que se puedan acabar las historias de ese tipo nunca porque son infinitas las posibilidades del amor...
Muy chulo, enhorabuena a los dos.
Mundoyas.

Dulce Locura dijo...

Siento no estar tan presente por aquí como me gustaría, pero no te olvido.

Sigue así cielo.


Un besazo

Anónimo dijo...

Me encanta el punto de vista distinto de cada uno. Y lo del sanwhich a mi me parece genuino. ¿Era vegetal?. Um.

Besitos.

Luz de luna.......va.

La Pelirroja dijo...

¡Oh! ¡Que bonito!

Me ha encantado que al final ella se haya dado cuenta de que le quiere... De verdad que todos los cuentos de la gente que se une para escribir me suelen gustar de una manera increíble. Y este no iba a ser menos.

Besos que lo habéis hecho genial.

Klover dijo...

Wuau! Carlitos, se ve que ganas un montón con pareja cuentacuentil jeje ^^ Me ha encantando... os ha quedado del todo creíble! El amor es un lio pero parece que a veces se puede salir del laberinto...

Además es un momento histórico...creo que es la primera vez que leo la palabra "follar" en tu blog XD Ah! y ha sido divertido reconocer cual eran tus partes y cuales las de Beleita jeje ^^ (que hacen un todo con mucha fuerza)bueno, que me voy por los cerros de Úbeda...

Hasta la próxima!^^

...joer que rápido pasa la horita de internet...:)

Queralt dijo...

Qué bonito. Qué, bonito...
Me ha encantado. Algunas frases son lapidarias. Algunas palabras elegidas a la perfección. Y los sentimientos que transmitís son, en apariencia, auténticos por sinceros. Habéis conseguido un ensamble de emociones realmente interesante y casi emotivo.

Gracias a los dos, lindezas cuentistas.
Besos y cerezas, esta semana, en una cestita de mimbre muy bonita.

Queralt.

bunny dijo...

Me habeis hecho llorar, es tan bonito. El amor es el unico sentimiento contradictorio, te puede pasar de la felicidad a la tristeza en cuestion de segundos.
Muy bien escrito aunque yo no se muy bien de donde se quieren marchar.
bss

Munlight_Doll dijo...

Una discusión desgarradora y que fluye bastante bien :D Todo un reflejo de la relación de los personajes, muy bien trabajados. Lo único mejorable es la naturalidad de los diálogos, que a pesar de que están geniales, pueden sonar mucho más naturales.
Un besote para ambos,
Mun

Carabiru dijo...

Requetebuena.
Me ha encantado, menudo tandem que haceis.

Sin ñoñerías, pero con amor. Es difícil lograrlo y lo habeis hecho.

Mis felicitaciones más sinceras.

Salu2