3.7.07

A partir de una frase... puede hallarse una vida


La mirada que le devolvió el espejo no era la suya, ni en realidad aquel charco era un espejo. Se esforzaba por calmar el agua.
.- Shhhh shhhh – Le susurraba, mientras las ondas seguían sin hacerle caso moviéndose en círculos.
Se dejó caer sobre la pared pensando que hasta su reflejo huía de él cuando instantes antes de que el agotamiento le hiciera escurrirse hacia la acera notó el tacto del papel arrugado sobre la espalda.
Se giró y aprovechando la luz de luna pudo distinguir el cartel. Mas bien una fotocopia de la que debió de hacerse un buen nº a tenor de lo que había escrito sobre ella.
Solicitaban cualquier información sobre un cachorro de pastor alemán desaparecido. Estuvo contemplando aquel papel un buen rato. Unas pupilas penetrantes se detenían sobre aquella foto, deteniendo el tiempo. Un tiempo que para él era tan ilimitado como asfixiante. En la calle no existía el tiempo, tan solo para quien albergaba esperanzas de abandonarla, y entonces era asfixiante. Posó su mano sobre el papel y recorrió despacio la imagen del cachorro.
Había estado a punto instantes antes de abandonarle el tiempo, de hacérsele ilimitado victima del agotamiento, y aquel animalico se lo devolvió, le dio el sentido de sentirse alguien y tenía una misión, salvar a Ryan, que así se llamaba.
En ese momento antes de ponerse en marcha volvió a mirar aquel improvisado espejo y en lugar de aquel rostro deforme vio la luna llena y a él reflejado en ella.
Buscó por donde nunca pensarían buscarlo sus dueños, arrabales y escombros marginales que junto al río conformaban la zona oriental de la ciudad. Y entonces un día de aquel caluroso verano, escuchó un leve ladrido tras el cartón de lo que antes fue el lujoso envoltorio de una enorme TV. Al moverlo una rata huyó a toda velocidad y allí orgulloso exhibiendo la clase de su estirpe estaba Ryan que al ver aquel hombre acercarse se escondió mas aún en el fondo de la caja.
Entonces le llamó y Ryan poco a poco fue acercándose hasta que pudo acariciarlo y el respondió lamiendo aquella mano con ese agradecimiento que solo un animal puede expresar.
El encuentro con los niños de la familia que lo había extraviado estuvo cargado de emoción.
El padre quiso ofrecerle un cheque de recompensa, y antes de que comenzara a rellenarlo aquel hombre lo rechazó.
.- No soy pobre de dinero, pero lo era de vida, y Ryan me devolvió su sentido. No podría escribir su precio – Dijo.

Más y mejores historias en http://www.elcuentacuentos.com

21 comentarios:

Adriana dijo...

Felicidades Carlos tenías que ser tú el que nos regalase esta maravillosa historia llena de superación cuando volvemos a darle sentido a nuestras vidas. El sentido puede ser el que nosotros deseemos o el que la vida nos ponga al alcance... sólo tenemos que aferrarnos a él bien fuerte.
Su sentido era ese cachorro... me ha emocionado ver esa foto porque yo tenía uno igual y siempre es bonito dejar que los recuerdos nos embarguen cuando hemos sido tan felices.
Besos.

Mj dijo...

Que bonito, Carlos de verdad. Ha habido un párrafo más o menos a la mitad que casi se me saltan las lágrimas, qué tío.
Besos gordos y GENIAL lo de Salvar a Ryan :)

Klover dijo...

Cosas asi solo se pueden escribir a las tantas de la madrugada. :)

Salvar a Ryan? ainhs...se te va...jijiji

Un cuento lleno de sentimiento, como siempre.

Un besito!

Munlight_Doll dijo...

Preciosa historia, con un gran mensaje. Y es que hay animales que merecen más amor que las personas. Has sabido transmitir sentimientos con palabras, y eso es todo un logro. Buen trabajo ;)
Un besote sensiblón,
Mun Light Doll

Mar dijo...

Si hay algun ser sobre la faz de la tierra que pueda hacer que un ser humano se sienta Dios es un perro. Si encima le has rescatado de una vida miserable su adoraión es ilimitada

alba dijo...

jolin, casi lloro, petardo! que estoy muy sensibleee. Y ultimamente con la de perrillos que salen en la tele, que si abandonados, que si maltratados, que si no sé qué... Pues más...

Y jo... la actitud del hombre... En la vida real creo que quedarán pocos así...

Muuuuuuuuak!!***

мαяια dijo...

"No podría escribir su precio". Esa frase lo resume todo. Resume como es ese hombre y resume como no es el resto del mundo (no muchos rechazarían el cheque).
Capullín... te has lucido!! Es el "espejo" menos espejo de todos los espejos que llevo leídos hasta el momento, y eso... con tanto espejo suelto... hasta se agradece!!
No tengo peros, ni críticas, ni nada de nada... Caaachissss, con lo merecidas que las tienes!!

P.D. NO GRACIAS a ti también tontako, por muchas cosas pero, y sobre todo, por unas cuantas palabras!! ;)

Ayoooooooooooooooo

Tormenta dijo...

hombre... una ayudita no le hubiera venido mal...
aunque lo cierto es que tal vez ya la recibió, y lo que sucedió le obligó a despertar y a ilusionarse de nuevo con la vida.
Como de costumbre haces reflexionar con esa forma tuya particular de describir las situaciones, de meternos en el pellejo de lo demás, para lo que tienes un verdadero don ^^
me ha gustado mucho
Un besito guapo

niobiña dijo...

Que bonito cielo!!!! Ainsss... Sabes que me encantan los animales y esta historia es preciosa...

Gracias por regalarnos algo tan hermoso, y espero que no te dé por dejarnos nunca, oki??

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Malena dijo...

Qué sería de nosotros sin nuestras mascotas, a veces incluso son preferibles a cualquier otro humano. Estupenda historia Carlos, muy emotiva, me ha gustado, sí señor.

Muchos besitos para vos.

PD: Muchas gracias por tus comentarios, me agradan enormemente :D.

Carabiru dijo...

Aissssss, se me borró el mensaje!

Que la foto es preciosa y mogollón de tierna, es lo que tienen los cachorritos, ¿no? y que me recordó a los dos pastores alemanes que tuve.

Que la historia está muy bien contada y que el detalle de Salvar a Ryan es un puntazo.

Ah, y que me quedo con ¿quien habrá salvado a quien en est historia?

Salu2

Aire dijo...

Hola Carlos...Ya regresé de la tierrina...Me pregunto..si volviera allí para siempre...si la apreciaría tanto. Ir se convierte en una fiesta para mi, para mis amigos que me añoran. Si no tuviera que ir...Donde me añorarían, a quién añoraría yo...?
Sabes? Siempre me fijo mucho en los carteles de perros y gatos extraviados, me conmueven y ahora ya se porqué..Es todo lo que hay detrás, lo que significan..
Admiro tu capacidad de crear..., de veras...me alegro haberte encontrado...
Un beso
Aire

atenea dijo...

Qué bonita la historia!!! Preciosa!! Jo y que tierno... tenía que ser un perrito? tenía que ser un cachorro de pastor alemán? y lo mejor... tenía que llamarse precisamente Ryan?? jajajaja Simplemente genial de verdad.

Estoy oficialmente de VACACIONES :D

Muakssss!!!

synn dijo...

¡¡Un cuento con mucho positivismo!!

me hizo gracia que le llamases ryan, jejeje

Saluditos!

Brujita dijo...

Holaaaaaaaaaaaaa desastreeeeeeeeee ¿como estás?

Gracias por tu visita a mi espacio.
Entré al tuyo y vi que lo tienes abandonado, aaayyyysss este neñu, que tiene culillo de mal asiento...

Bueno ya veo que este blog te queda guay tambien.

Oye el telefono hasta noviembre de año que viene jajajajajajajajajajajajajajaja.

Besines guapu.
SOL.

Noemí-San dijo...

Carlos, me ha encantado..que tierno, que emotivo..me gusta los animales, sobre todo los gatos...está genial lo que has escrito.....FELICIDADES con mayúsculas...

Roadmaster dijo...

¡Oh! Estabas leyendo mi relato al mismo tiempo que yo leía el tuyo, qué gracia xD
Aunque te había visto varias veces por mi casa es la primera vez que tengo ocasión de pasarme por aquí. El relato me ha gustado porque la atmósfera está bien lograda y eso de buscar la redención cuando uno cree que no vale para nada es algo que me suena muuucho, en fins...
¿Tú también tienes vinculaciones (presentes, pasadas o futuras) con Suomi? ¿Y eso?

MARISELA dijo...

Aunque sea repetitiva tengo que decirte que has escrito una historia tierna y preciosa, pero lo que más tengo que destacar de tu hermoso relato, es las muchas frases merecedoras de pasar a la historia. Con tu permiso, me quedo con algunas de ellas para mi colección.
Un abrazo.

Scry dijo...

A mí no me gustan los perros, yo soy más de gatos...
Pero ha sido un cuento bonito, sencillo y con un final feliz. Yo le habría metido más acción, pero es que soy un poco violenta :P
¡besos de fresas!

Anónimo dijo...

Carlos , que linda forma de ver la vida para recobrar el sentido que ella tiene ; ayudar al debil. ¡¡ Ese es mi chico ¡¡
La frasecita se prestaba a otras muchas interpretaciones, por eso me gusta tanto la tuya.
Un beso .... no , mejor un lameton de perro.
jajajajajaja
Gloria
PD. Un abrazo... mejor, dos ¡¡

___________________ dijo...

Si es que no se sabe nunca donde se puede conseguir la redención. Una muy bella historia, que incide en un tema que siempre me ha gustado y es que hay cosas que no se compraqn con dinero... :)


Un abrazo,

Pedro.