2.6.07

Junio

Por fin dijo el sacerdote "Podeis ir en paz" y salí del templo en busca de la paz... espiritual. Porque no sé si el espíritu o la conciencia, pero no podían estar en paz durante la Comunión. Y no lo digo por los principales protagonistas, los niños, sino por, bah ¿Que voy? a criticar al mundo del que formo parte? Pues no. Soy tan pecador como ellos. El sacerdote habla habla y a mi alrededor hablan del pelo, de un viaje a no se donde, del baile de anoche, y de lo buena que está la del banco de la izquierda. Y el sacerdote habla, y los niños cantan, y una pareja se besa tras el confesionario, una jueza sale a fumarse un pitín mientras un tipo entra avisando que un poli está multando coches. Y el sacerdote habla "hermanos...." intentando aliviar el desánimo de la hermana tras su fracaso guitarra en mano en su intento de que los allí presentes cantaran salmos con ella.
Y allí estaba yo, suspirando porque con el nuevo mes lleguen nuevos y mejores tiempos, imaginándome como sería mi futuro en paro al tiempo que me negaba en redondo a tanto negativismo y decía "Siiiiiii coño!" con tan mala fortuna de que no medí bien la intensidad haciendo audible la exclamación a los que dirigieron sus miradas hacia mi, los cuales despaché con una dulce e inocente sonrisa sonrojada.
Tras ello volvieron a sus temas mientras el sacerdote seguía hablando y mas de un niño comenzaba a disimular sus bostezos.
"Yo soy tu padre, yo soy tu padre..." Dábale vueltas a la frase de Cuentacuentos [Quienes no conozcan lo que es hagan Clik en el enlace que tengo, merece la pena] intentando escribir ya que el agobio de una mala racha me impidió no solo escribir la anterior sino leer las que habían escrito con la atención debida. Y mientras el sacerdote hablaba y hablaba yo buscaba un hilo que seguir "yo soy tu padre.... yo soy tu padre..." Cuando un desagradable chirrido se escuchó proveniente de la calle. Al estar mas cerca de la puerta salí y contemplé un camión de la basura detenido mientras sus ocupantes contemplaban la limpieza de pintura que este hizo sobre el lateral de los coches alli aparcados. Y soy pecador porque no pude evitar sonreir al ver que uno de los afectados era un Audi que no me quiso dejar aparcar donde ahora yacía su prepotencia vencida por un camión de la basura.
Entré satisfecho, creyendo en que Dios existe y es justo mientras salían conductores inquisitoriales antorcha en mano dispuestos a realizar un áuto de fe con los desconsolados basureros. En ese momento el sacerdote dijo lo de "Podeis ir en paz" Y marché en paz, mientras la policía separaba a quienes no querían la paz, mientras un coche lleno de bañistas cordobeses osó tocar el cláxon para abrirse paso hacia el mar ajeno a todo aquello y por poco la policía, los basureros, los cabreados, el sacerdote, la del vestido y uno que pasaba por allí les abren el techo a golpes.
Lo mejor fue cuando salieron los niños cuan desfile fashion de la Real Sociedad, azul blanco azul blanco azul.... y los rocieros recien llegados de las marismas tocaron por bulerías transformádose la calle en un salón vienés de break dance. Lo de dance era un decir, pero lo del break lo llevaron a cabo con el carro de los helados que la masa desbordada en sus pasos arrolló mientras los magnun salían disparados hacias las manos mas avispadas. El heladero vio al policía y lo llamó con aspavientos sin oir al conductor el Audi que le decía que él estaba primero mientras el agente solicitaba refuerzos por radio.
El otro día paseando por el Parque, donde se desarrolla la Feria del libro, vi un stand cuyas lonas simulaban una casita y sobre el dintel de la entrada había un cartel que ponía Cuentacuentos. La gente que había en su interior escuchaba a una chica contar lo que debía ser un cuento. Me detuve fuera mirando aquella palabra. Seguro que nadie reparó en ello, la atención recaía sobre quien narraba o sobre los libros allí expuestos. Pero en ese momento me sentí afortunado de pertenecer a un grupo, que no secta, cuyo nexo común es aquello precisamente, la narración, la lectura, el coloquio, el debate, los libros, los cuentos.
Y al salir de la iglesia recordé ese instante, y es que quienes escuchaban a la lectora le prestaban toda su atención; mucho mas que quienes escuchaban al sacerdote. Y me quedo con el mundo de los libros.
Es Junio, no voy a esperar al 40 de mayo para volver a escribir.

14 comentarios:

Brian Edward Hyde dijo...

Pues como dicho queda, me he reído mucho con esta entrada y tengo el placer de ser el primero en leerte (espero), así que menos comuniones y más historias, o esa es la moraleja que me gustaría sacar. Me alegro de que tu parón haya terminado, aunque sea poco a poco. Me he reído, sí, pero esa cuentacuentos me ha llegado :)

Un abrazo!

Tamaruca dijo...

Para oír cuentos, siempre es mejor los de un buen Cuentacuentos ¿no? Aunque hay que reconocerle al sacerdote ser un buen orador y un buen muso porque mientras él daba la charleta fíjate lo que s ete ocurrió!! :D

Muchos besos :***

alba dijo...

Madre mia, qué caos... Eres un fenómeno chato! jeje

Pues... qué decirte, que me alegro de que hayas vuelto, yo nunca te he pedido que escribas de continuo, escribe... Cuando tengas qué escribir! ;)

Besazos, voy a seguir estudiandooo!

niobiña dijo...

Que buena la historia nene!!! Y ves como a la Inspi le ha dado por trabajar... Y te ha regalado, nos ha regalado una historia real!!!

"Siiii coño!!!"Quíen te abrá enseñado a decir eso?? jijijijij.... (Ahora pondría aquí ese muñequito del msn que todos conocemos... ese que se toca los deditos... jijijij...)

Que me alegro mogollón de que hayas publicado y te recuerdo que me debes un cuento sobre una sirena...

Un beso enorme guapo!!!!

Anya dijo...

Vaya percaz de comunión! Ojalá hubiera sido así la última a la que fuí y no de niños resabidos y añejos!
Me alegro de que las musas hayan vuelto de vacaciones ¡que ya era hora!
Y que ciertas cosas que se dijeron bajo la sombra del pesimismo no se hayan llevado a cabo.

Un abrazo zirí!

ana dijo...

La proxima matricula que ponga CO, fijate que igual soy yo ;)

besiños

Mj dijo...

Todavía me estoy riendo de lo del Audi y el carrito de los helados. Qué cosa más surrealista, menos mal que estaba usté cerca para contárnoslo, cuentista. :)

A seguir por ese camino y ya sabes, a arreglar el mundo desde nuestras manos. Sitosss

Sharon dijo...

Gracias a ti, porque no sabes lo que me he reído con tu historia y eso siempre es importante :)
Un beso!

bydiox dijo...

Buena historia (sea verdad o no).

Y sí, ya es junio... y aunque el calor, las prisas y el estrés no acompañen... hay que seguir escribiendo.


Un saludo... desde el otro lado

Anónimo dijo...

Es el 22 carliños, aún tengo 19días por delante. ya va quedando menos.

Otro día me quedo más por aquí. ahora estoy cansada.
1 beso
Jara

Indi dijo...

"Luke...yo soy tu padre" referido al señorito Skywalker, claro. ¿Habrá otra cosa que ligar a esa frase? mmm, no se me ocurre.
Y ya que al parecer no lo mención el sacerdote, te lo digo yo: EGO TE ABSOLVO.
Y que santa Lucía te conserve la vista nen porque esto parece el chiste ese de la vaca y el buzón. Ah... lo que hace la buena voluntad y las ganas de que todo sea perfecto. Ojalá tengas poderes y se vuelva realidad, pero para mi que sigue habiendo una perturbación en la fuerza, "una que no sentía desde..." (Darth Vader dixit).

Besos

Indi

Klover dijo...

Lo primero decirte que menudo alegron leerte...pesimismos fuera y pa lante carlitos!y si no se escribe durante X tiempo pues no pasa nada de nada...agobios fuera y cada cosa a su tiempo.

Menudo caos!!! pero un caos desternillante y encantador...

Me quedo con el final. Siempre sacas algo bello...

Niobiña y yo te hemos medio-nombrado en nuestro relato...para que vayas avisado y no te asustes...

Si a mi xemelguiña le dedicas un relato yo tb quiero otrooo...XD (como las niñas pequeñas ...igual....)

Un abrazo!

___________________ dijo...

¡Venga animo! Con las frases es cuestión de tiempo e insistir. Yo con la frase "si lueve... " me pase días respondiendome a mi mismo "...me mojo"; pero a fuerzade insistir conseguí algo.

Además si tenias un bloquea con lo que has escrito ya deberías haberte soltado . Una anecdota contada de un modo muy gracioso, por cierto.

Un abrazo,

Pedro.

Anónimo dijo...

Ja,já eso no esperes. mira el cuento de la vida en cuantos embrollos te metía y tú ahí queriendo no captar información, queriendo estar contigo mismo y resulta que la paz está tan cerquita, en aquello que más aprecias.
A ver si un día te descubro en las quedadas, por cierto en fotolog tengo una foto de la feria del libro de aquí de Tenerife, pásate y la ves, espero te guste.
Besin.