27.5.13

Ficción...

- No se dejen engañar: nadie entraba de manera voluntaria en aquel lugar, mas bien era la necesidad, la desesperación, la incompetencia e incapacidad, lo que les empujaba hasta allí solicitando un trabajo.
Y señores de la prensa, no os hablo como máximo accionista, sino como la solución que estabais esperando. Y si no me remito a vuestros titulares "La sociedad del bienestar en peligro", "Hordas de desempleados impiden nuestro descanso", "No podemos seguir así" etc.... etc.... Pues bien, aquí podéis comprobar como en apenas unos meses nuestras empresas han reducido el paro de este país a cero.
No tengo pretensiones políticas con mi retorno, como ya declaré solo acudí a la llamada de mi país, y aporté mi humilde gestión y conocimientos.
Como ven la actividad en esta planta no cesa y los trabajadores aceptan voluntariamente el horario continuo y la relación de bajas por diferentes motivos es nula. Y así en todas las demás instalaciones que, gracias a los distintos convenios con los distintos sectores laborales, siguen este método con el rendimiento que estáis viendo -
El grupo de periodistas y observadores internacionales, atraídos por el milagro español, terminó la visita entre murmullos de admiración y satisfacción por los resultados.
 Una vez se hubieron alejado..... - Que inocentes - dijo desde el ventanal de su despacho. Y girándose hacia la mesa añadió - Que gran idea fue la de la renovación inmediata del DNI, ese microchip.... hiciste bien en continuar con los experimentos tras la guerra, ahora controlamos un país, pronto el mundo...
En ese instante una explosión interrumpió su discurso. Se asomó al ventanal y pudo ver los restos de lo que instantes antes era una persona.
- Otro trabajador que abandonó su puesto - Oyó a través del receptor.
Recordó entonces la película que más cerca estuvo de su invento, aquella en que unos collarines colocados sobre unos presos evitaban que estos pudieran fugarse a riesgos de que un explosivo se activara. El mundo lo vio como una peli más de ciencia-ficción, pero aquel científico nazi lo había perfeccionado de tal forma que ahora controlaba cuarenta y seis millones de....¿presos? no, de trabajadores.
 
*Ni me acordaba como eran los pasos para publicar en el blog :-) y :s temo que tampoco de la puntuación correcta que acompaña a un diálogo

5 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

sí...la esclavitud vuelve por la puerta grande

y lo peor...es que la mayoría lo vota y seguirá apoyando

espero equivocarme y/o los grilletes fallen y no explote en la huída

Sara dijo...

Ya me extrañaba a mí que terminara tan quimérico como había empezado... esperemos que esto no termine así. Recuerdo esa película que mencionas, no des ideas jajajajaja

Un saludo!

Gliphe dijo...

Qué miedito, más vale que las cosas vayan cambiando algo, porque si no...=S
Bienvenido seas de nuevo a tu blog.

Los Inviernos de Laura dijo...

ufff Bravo!!!! excelente... me encantó!!

Saludos.

Aire dijo...

Hola, ola de mar...
Tus nuevos cuentos, estos que están relacionados con la realidad me soprrendieron al principio porque no recordaba verte escribir sobre ello, o igual simplemente se quedó en mi memoria otra clase de cuentos más de ensueños.
En cualquiera de los casos, me sigue gustando cómo escribes y como cuentas las historias. Yo soy casi incapaz de escribir una, la más tonta .
Igual lo que tiene en la cabeza el político este que amenaza con volver es precisamente lo que hay en tu historia :-(
Un beso, del Aire