8.1.13

Quietud

Corriendo detrás de la verdad, entendí la teoría de Einstein, el tiempo no existe. No existe el tiempo o para el mundo parece no existir este lugar ¿y que más da como le llamemos? ¿Siria? ¿Gaza? ¿Somalia? .... son solo nombres en un mapa, en mapas que como las cosas quietas no se mueven, nada se mueve salvo las balas y la luz. Miro la lámpara del techo, un viejo quinquél de acéite, su luz, y a cuantos están en la habitación, todos la miran, las ventanas de la clase están cubiertas con sacos, sacos vacíos. Nos dejaron sin números, sin palabras, sin una lógica por la que estamos allí encerrados, tan solo nos dejamos sitio unos a otros. También podrían habernos dejado en el sitio, aunque tuvimos suerte, la casa contigua voló por los aires. A través del saco puede verse la luz del día pasar, piensas "es el tiempo" pero no, es la luz, la luz y las balas. Todo lo demás está quieto, los edificios destruídos están quietos, la tiza seca está quieta, todos los niños estamos aquí quietos, esperando. Fuera la muerte está quieta también, no se mueve de la calle, del colegio, de nuestras casas. ¿Y el mundo? Creo que el mundo también está quieto, creo que tiene miedo de que resultemos un peligro para el, pero creo que tampoco le gusta el dictador que siempre estuvo ahí. Por eso el mundo se queda quieto, y mientras la muerte esté quieta en nuestras calles no irá a las suyas así que optaron por detener el tiempo en Siria. ¿y que más da como le llamemos?
 
- ¿Qué haces Momo?
- Escribir sobre la teoría de Einstein.
- ¿Con esta luz? Te vas a quedar ciega - Respondió el profesor.
- ¿Acaso el mundo no lo está ya?

10 comentarios:

wannea dijo...

Tan increible como siempre, el 2013 te sienta tan bien como el 2012, una legría pasar por aqui :) muak

Noelplebeyo dijo...

la ciencia avanza y el humano retrocede

La Petite Poupée dijo...

Muy buen texto, merece una reflexión.

Nos leemos, cuentacuentos^^

Manuel dijo...

Triste y real. Invita a la reflexión. La descripción del mundo visto a través del niño es maravillosa -en el sentido estético de la palabra-. Toda esa quietud, ese mundo sin movimiento. Has dibujado un cuadro impregnado de tristeza y desesperanza, estéril, sin movimiento, quieto. Felicidades.
Un abrazo.

Sara dijo...

Escribir a ciegas sobre un mundo que está ciego quizás sea la única forma de comprenderlo.

Vuelves a dar en el clavo.

Metalsaurio dijo...

A veces pienso que el mundo gira para el lado que no es...le daré una pensada a eso de que está demasiado parado. Quizá tengas razón.

Un abrazo, genio. Y feliz año!

(PRIMICIA: Mi próximo relato también tratará sobre el tiempo, jaja!)

Sara dijo...

Qué bien se te da retratar la cruda realidad, amigo. Y qué bien trabajas con Momo. ¡Me encantó!

Seguimos en CuentaCuentos, bien!!

¡Feliz año! :)

Oski dijo...

Por desgracia lo está...

Y da la espalda a esas guerras y esos niños que sufren sin haberlo comido ni bebido.

Hablan de evolución, pero estas cosas acercan al ser humano a la involución total.

Abrazos.

Juan Luis Galán Olmedo dijo...

Carlos, creo que es uno de tus mejores relatos. Al entrar lo primero que leí fue el final y esas cuatro lineas por si solas son perfectas. Al leer el resto sólo pude confirmar que es brillante.

Un abrazo. Nos leemos cuentacuentos.

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Siento el retraso querido amigo. Como siempre magistral, me quedo sin duda con ese final, ciegos estamos esperando ver la luz en vez de ir a buscarla.
Abrazotes.