13.11.11

Pronóstico


Amanece y el colchón siente una alta presión en su lateral. El vaho empapa el cristal y la temperatura disminuye fuera de la cama. La piel de la alfombra atempera los témpanos de losa en que se ha convertido el suelo, mientras, los ojos tratan de adaptarse a los rayos de sol que atraviesan los huecos de la persiana.
El trueno del despertador llega poco después del fogonazo solar, anunciando una jornada de precipitaciones. La llovizna de la ducha antecede a la elevada humedad que se condensa en el baño. Tras la apertura de la puerta un frente cálido avanza por el pasillo hacia la cocina, donde durante la noche se asentó una baja presión lo que generó una gota fría, transformada en aguacero que caía intensamente sobre la caferera. El cambio climático tuvo lugar al abrir la nevera. El aguanieve se evaporaba al entrar en contacto con el calor de la tostadora, cuando el café llegaba a su punto de ebullición. La inestabilidad de la taza provocó una depresión al ver el desayuno dibujar un mapa de isobaras sobre la mesa.
Las altas temperaturas del pan, al entrar en contacto la mano, elevó a este hasta la ionosfera al tiempo que profería gritos alisios y huracanados. La borrasca se había formado ya, y el que girara en dirección contraria a las agujas del reloj terminó por confundirle del todo.
Aquel día, contra pronóstico, llegaría tarde.

10 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

impresionante visión de la atmósfera de un hogar...


que chulada

favole dijo...

Bufff!!! Parece que se anuncia tiempo iinestable dentro de esa casa ;)
Un beso enorme!!!
Magistral ejercicio, me ha encantado!!!

Paula dijo...

jjajaja, está genial! que salga pronto de casa, seguro que en la calle el tiempo es más estable ;)

Metalsaurio dijo...

Muy bueno, me ha encantado! :D

Un saludo!

Esther dijo...

¡Qué chulada! :) ¡Las concepciones del tiempo trasladadas al hogar! ¡Chulísimo!

Buen resto de la semana :)

Pedalier dijo...

Esta previsión del Tiempo no me resulta para nada desconocida.

Qué forma más original de mostrarla.

Nos leemos.

Sara dijo...

¡¡Me encantó!! Lo he leído un par de veces, está genial.

He estado una semana de vacaciones y me había perdido un montón de letras de la blogosfera, ahora estoy poniéndome al día.

Un saludo ;)

Nuncajamás dijo...

¡Qué pasada! Todo un reto frente a las temperaturas y las precipitaciones. Grandioso de verdad.

Besotes.

Towanda dijo...

Eres genial. Un compendio de meteorología entre cafeteras, tazas y alfombras.
Me encantó.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Sublime Carlos que alegría ver que todavía sigues por aquí.
Besos.
Vértigo.