1.11.11

La urna

El furgón disminuía su marcha. El conductor miró de nuevo la dirección para asegurarse de que estaba en el lugar indicado. En efecto, estaba en el sitio correcto, y además llegaba con cierto retraso por lo que fue reprendido a su llegada. Mañana era el día de las Elecciones y los nervios era difícil controlarlos, no le dio mas importancia y prosiguió con su trabajo.
Los guardias sacaron la urna del furgón y la escoltaron hasta su destino final.
Una vez terminado el papeleo de sellados y conformaciones oficiales en aquella sede electoral, se retiraron hasta perderse por la bruma que envolvía el final de la tarde.
Apenas quedaban unos minutos para la medianoche, y allí, ubicada sobre un pequeño pedestal en medio del cementerio, la urna aguarda a sus votantes.
Las doce, los mas madrugadores asoman sus sobres de entre los nichos. 

8 comentarios:

Paula dijo...

Me daba miedo leerlo x si me daba mucho miedo ;) pero como ya no estoy sola me atreví. Y me alegro porque está muy bien! No sé cómo se te ocurren estas cosas pero me encanta.
La situación actual (y el futuro) preocupan hasta a los muertos, a ver si nos echan una mano ;)

Noelplebeyo dijo...

seguro que ganó el voto nulo

Verónica dijo...

¿Qué votarían ellos caso de que pudieran hacerlo?

Me quedo meditando por aquí ....

Besos

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Menudo juego de palabras con "urna" je, je. Me ha encantado. Sorprende el final. ¡Genial!

Besotes.

Towanda dijo...

Ostras!, nichos y urnas, ¡muy bueno!, Carlos.
Un abrazo.

Esther dijo...

¡Je,je,je! ¡Urnas! ¡Muertos! ¡Muertos! ¡Muertos!

Sí, pronto llegarán las elecciones. Qué ganas :)

Metalsaurio dijo...

Demasiado fácil falsear el voto emigrante, demasiada impunidad para quien manipula los padrones electorales...con muertos votando y todo...

Si los zombies levantaran cabeza! :D

Maat dijo...

He de reconocer que me he reído con el final: totalmente inesperado, me ha gustado mucho

Un abrazo Nínive :)