17.5.11

may day

La ciudad despertaba, pero lo hacía envuelta por las sombras. Y como cada mañana el sol era el último en despertar, aunque anhelaba cuando era él quien despertaba a la ciudad. Las seis en punto. Sobre la mesa de diseño algo parecido a una taza contiene el café, que ajeno al paso del tiempo conserva su aroma, tal vez la única reliquia que conserve del pasado reciente.

La voz de su hija, ya equipada para ir al cole, le saca bruscamente de ese momento nostálgico - ¡que no llegamos! -
Cogió su ipod, su ipad, comprobó que ella llevaba el lector de apuntes y visor de pizarra, ajustó el control de casa a su oído y salieron a la calle camino del colegio. Pero a mitad de camino algo llamó su atención, la suya y la de los demás viandantes que observaban a aquella persona. Para sorpresa de todos caminaba sin auricular alguno, y ningún cable alrededor, algo que pudo con la curiosidad de un niño que en agil movimiento levantó su ropa dejando al descubierto un torso sin cables tampoco bajo ella. Aquello no pareció molestar al extraño personaje, que siguió su casi provocador lento andar en un mundo donde reinan las prisas. Ya los murmullos comenzaban a dispararse y la tensión aumentaba cuando de pronto sacó un pequeño artefacto del bolsillo y se lo puso al oído. El suspiro fue general, todo volvió a la normalidad, o eso creyeron porque ningún cable salió de aquel objeto, el cual era de un grosor insultante para la estética. Aquella persona como ausente de lo que acontecía, movía con su dedo una especie de pequeña rueda como si tratase de buscar algo, hasta que finalmente un horrendo sonido salió cuando dejó de moverla, eran voces humanas sin duda, pero como enlatadas, algo demasiado estridente para soportarlo.
No tardaron en interrumpir los guardias su paseo y confiscar aquel aparato, que cuando lo vio pasar junto a ella no pudo evitar un gesto que no pasó desapercibido para su hija.
Ya en la puerta del colegio antes de despedirse le preguntó - Mami ¿qué era aquello? pareciera que fueras a llorar al verlo -
- Shhh es que me entró una molécula radiactiva en el ojo, pero no tengo ni idea de que era, que feo ¿verdad? - le respondió sonriendo - Hasta luego, estamos conectadas.
Camino de casa, le llegaban mensajes de todo tipo, el ipad reflejaba su rostro en el frenesí diario, pero oculto, en el rincón aun libre que le quedaba en el interior, recordó que había visto algo parecido de pequeña en casa de sus padres, radio lo llamaban, horas antes de que las fuerzas de la multinacional se los llevaran. Aquel anciano parecería loco por salir a la calle así, pero tal gesto no fue en vano, había logrado sintonizar con una emisora, en algun lugar del mundo ¡estaban emitiendo!
La ciudad despertaba ese 15 de mayo, y ella tenía que correr la voz de que la libertad era posible.

9 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

radio libertad para el mundo

para cuando...lo único será un traductor simultáneo

Maat dijo...

Buen homenaje al 15M, Carlos...

Esta sociedad nos va a matar con su prisa... me ha recordado al bello cuento de Ende ^^

Un abrazo desde tierras cántabras =)

*Sechat* dijo...

Bueno, bueno, bueno. ¡Menudo regalo que nos has dado! Me gusta, me encanta, me enamora, me encandila y lo recomiendo.

S O B R E S A L I E N T E.

Siempre fuiste un alumno aventajado en la escuela de El Cuentacuentos. Un besote.

P.D.: me encanta ver que el Ninive que yo conocí vuelve a estar activo. Un placer leerte.

Towanda dijo...

Im-pre-sio-nan-te. En la descripción del entorno me imaginé haciendo el camino con ellos.
¡Bravo, Carlos!.

Te envío buenas vibraciones que, hoy, me sobran alegrías.
Un abrazo.

Jara dijo...

La verdad que da gusto! a mi me sigue sorprendiendo tu creatividad.

saludines!!

Paula dijo...

Tu protesta del 15 de mayo tenía que ser la más original, a tí no te valía con ir a una manifestación ;)
Me encanta el relato, como siempre. No me sorprendería que fueses tú el que va con la vieja radio, siempre original, siempre impredecible. Siempre genial.
:)

Nahuel dijo...

muy creativa como siempre. Muchos saludos :)

http://sendadelnahuel.blogspot.com/

Esther dijo...

A mí también me gustó. ¡Alucinante! :)

Bona setmana :)

Metalsaurio dijo...

Y desconectados gritaron "libertad!" :)

El 15-M sigue vivo, hoy (ya 19) y esperemos que todo lo bueno que puede aportar, fructifique.

Un saludo, crack!