13.5.11

Errores sin querer

 El círculo rojo le indicaba que no podía volver a su vivienda. Han pasado ya varios días desde el seismo y una vez permitido el paso por su calle quiso volver a contemplar la que hasta hace poco era su casa de toda la vida.
Pero esa mañana le alegró ver que el cartero del barrio retomaba su trabajo, de alguna forma aquella imagen de verlo sobre su moto sorteando baches era como una victoria, un signo de que la ciudad saldría adelante.
Al llegar a su altura se saludaron alegremente y abriendo la saca para ver si tenía correspondencia que entregarle halló un sobre con su nombre y dirección impresos en el.
- Hay que jo...- Exclamó casi al unísono.
En sus manos sostenía el sobre abierto de una empresa, la cual le cobraba el periodo correspondiente, curiosamente el que incluye el tiempo transcurrido desde el terremoto.
- Tiene que ser un error informático - Le dijo el cartero.
.
El día 15, a las 18horas, manifestación!

7 comentarios:

Paula dijo...

El terremoto, por desgracia, no puede evitarse; estas cosas sí.
Aunque no me extrañaria nada que sucediera la escena que escribes.

Sara dijo...

Menudas sanguijuelas...

Qué miedo lo del terremoto, y pensar que aquí en Málaga tenemos una falla...

Un saludo!

Noelplebeyo dijo...

las empresas no entienden de la naturaleza

Towanda dijo...

A ver si esos círculos rojos desaparecen cuanto antes y la vida puede volver a fluir...
¡Qué pena, Carlos!.
De nuevo, aprovecho tu espacio para envíar mi apoyo a todos los lorquianos.
Un beso muy fuerte.

Mary dijo...

Los negocios no tienen solidaridad. Y qué difícil es aprender esa lección...

besos

Nuncajamás dijo...

No tengo palabras para lo que ha pasado por allí. Besos.

Metalsaurio dijo...

Con pre-facturas y sin casa...vaya situación.

Por un momento pensé que tirarías más hacia la película de Kevin Cotsner, "El cartero del futuro" :)