5.2.11

El 4 de febrero cumplieron 4 años estos 6 segundos. ¡¡Bienvenid@s al blog un año mas!!

Escribir de madrugada juega malas pasadas,  pero aunque se me pasase escribirlo tengo claro mi agradecimiento siempre a vuestro paso y presencia por este lugar a tod@s y cada uno de vosotr@s

\=/ \=/  ¡Gracias! :)


Comencé a escribir hace.... 

Era una fría noche otoñal, el cielo presagiaba tormenta y las primeras gotas de lluvia comenzaron a caer. El viento azotaba con fuerza el pueblo y cerré la ventana. Puse el "No molesten" en la habitación del hotel. Por fin podría contemplar el resultado de mi travesura. No estuvo mal la visita a la Abadía, cualquier cosa era válida para atraer turistas y la leyenda de aquella piedra era de lo más original. Me recordó a Excalibur, la espada en la roca. Una piedra oscilante que nadie era capaz de hacerle caer.
- Verán mañana cuando descubran que su atracción desapareció! ¿Seré el nuevo rey Arturo?- Pensé mientras contemplaba aquel pedrusco en mi mano.- Serás un noble pisapapeles.- Concluí.
Y acto seguido apagué la luz para dormir.
Cuando un rayo iluminó toda la estancia y al poco tiempo el trueno que le seguía abrió de nuevo la ventana. En ese breve instante de luz un tornado se formó en torno a la piedra y me vi atrapado en su remolino desapareciendo en la tormenta.
Tan solo recuerdo el lugar en que recobré el sentido, junto a una especie de fuente de piedra en un claro de un frondoso bosque donde apenas llegaba la luz del Sol. Entonces noté que en mi mano, sujetada con fuerza, conservaba aquella piedra. Al verla me di cuenta de que sobre ella había grabado un nombre junto a un 9, Viviane. Recordé algo en la explicación que dio el guía y pronuncié aquel nombre nueve veces. Al llegar a la novena, la roca comenzó a arder y la solté rápidamente sobre el agua viendo con asombro como de las entre las aguas surgían unos escalones que se perdían en las profundidades.
En aquel momento dudé entre detenerme a averiguar que estaba realmente sucediendo o seguir el devenir de los acontecimientos. La curiosidad pudo a la razón y comencé a descender por aquella escalera.
Tras una fina capa de agua se abría una gruta en la que a medida que avanzaba el calor era mas sofocante y extraños relojes de arena pendían de la pared rocosa llevando inscrito cada uno números romanos. Mientras descendía observaba como cada reloj que dejaba atrás invertía su sentido retrocediendo en el tiempo. Así continué hasta llegar al noveno justo al borde mismo de un acantilado, en una inmensa caverna. Tan grande era que poseía su propio universo. Una luna brillaba en lo alto y al bajar la vista vi con estupor un rostro reflejado sobre las aguas del lago que los rayos de luna dejaban entrever. De el pendían blancos y largos cabellos y barba del mismo aspecto. No lo dudé y salté al vacío sumergiéndome en el lago y nadando lo más rápido que pude hacia el interior.
De repente me detuve. Quería despertar, terminar con aquella pesadilla tan tan aparentemente real, y tanto porque el agua estaba helada! Pero por mas que lo intentaba no conseguía hallarme en mi cama sino que seguía en medio de aquel lago.
El recuerdo de aquel rostro me hizo continuar nadando hasta que sentí bajo mis pies el tacto del fondo. Poco a poco fui saliendo del agua, estaba en la orilla de lo que parecía ser una isla. Al dejarme caer agotado sobre la arena descubrí la verdad al rozar mi cara con la mano. Aquel anciano era yo.
No sé cuanto tiempo había retrocedido pero seguro que eran muchas vidas más de las que podía vivir. Me sentía mas muerto que vivo y realmente lo único que temía en ese momento era no regresar a mi mundo, a mi habitación, no despertar nunca de aquella pesadilla.
Fue como si mi pensamiento fuera oído, porque una voz surgió de la penumbra.
“Cada noche de ánimas del año once de cada milenio la piedra oscilante permite entrever la puerta al valle sin retorno. Quien ose abrirla oscilará entre la muerte y la vida. Al pronunciar nueve veces frente a la fuente de Barenton el nombre de mi amada, la Dama del lago, pudisteis descender por la gruta del tiempo hasta los confines de Avalon en donde ahora os hayáis. Debéis apresuraros. Ven hasta mi muerte, devuélveme mi cuerpo y recuperarás tu vida. Pero debes volver a colocar la piedra antes de las 12 de la noche o no tendrás otra oportunidad hasta la próxima noche de ánimas del 3011.”
La sola idea de permanecer en aquella caverna hasta el 3011 me hizo reaccionar de golpe. Aquel anciano… la Dama del lago… Era Merlín! No podía creerlo!
Solo me faltaba llamarme Arturo. En ese momento maldije la manía de no llevar reloj.
Me puse en camino hacia el interior de la isla cuando divisé sobre una base de mármol un ataúd de cristal. Allí estaba él, Merlín.
“…devuélveme mi cuerpo y recuperarás la vida” Recordaba aquellas palabras “…ven hasta mi muerte”
Abrí el ataúd y me introduje en el.
Abrí los ojos y… mi cama! mi maleta! ohh habitación cuanto te he echado de menos! Mi movil, te amo siglo XXI! No volveré nunca mas a esta tierra. Necesitaba una buena ducha caliente.
Entré en el baño y abrí el grifo cuando al girarme me llevé un susto de muerte. En el espejo vi reflejado a Merlín.
Me toqué por si volvía a ser yo y afortunadamente esta vez si era yo. Pero… entonces ¿Qué hacía éste ahí?
- Devuelve la piedra! Corre, te quedan unos minutos! - Me gritaba.
-¿Quieres que vaya hasta la abadía con esta tormenta a poner este pedrusco en su sitio? (Pero que hago hablando solo) Coge tu varita mágica y devuélvela tú - Dije con desdén con ganas ya de terminar con aquella rollo.
Y Merlín desapareció, dejando un “Gracias por devolverme la vida. Feliz milenio” escrito sobre el vaho del espejo.
- Mira que amable el viejo - dije - Pues de nada majo - Sonreí, al fin y al cabo esto iba a hacerme millonario!
Tras la ducha me acosté pensando en el futuro que me esperaba.
No sé el tiempo que había dormido, me pareció una eternidad.
Mmmm Estiraba mis brazos aún con los ojos cerrados... cuando...
¿Pero que era aquello?
Abrí los ojos y ¡me vi en el interior de un ataúd de cristal!

14 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

pues que bien te conservas, sin duda

4 años de historias llenas de imaginación, reflexiones de la actualidad y comentarios siempre atentos y agudos...

felicidades, amigo...que sean muchos más

Camaleona dijo...

Mira que mis hijos siempre les digo que dejen las piedrecitas donde las han encontrado y que no me las traigan a casa ;)

Klover dijo...

Felicidades a tu casa de ideas, ninivé ;)

Susana dijo...

Felicidades por estos 4 años de relatos varios. Espero que sean muchos más.

Un abrazo.

Towanda dijo...

¡Qué historia de piedras y magos!. Me encantó.
Ya cuatro años... Felicidades por tu cumpleaños, por tu sensibilidad ante los problemas, por tu imaginación, por acompañarme desde el Sáhara hasta Uganda... Porque te considero especial.

Un abrazo sincero y mi admiración.

Metalsaurio dijo...

Feliz cumpleaños, Merlin! Da gusto ver un blog así a lo largo de 4 años. Que dure mucho más!

Un abrazo, genio.

dijo...

¡Y que cumplas muchos más! Un abrazo enorme ;)

Paula dijo...

Yo te agradezco a tí las historias que nos regalas y compartes con nosotros, y los buenos momentos que nos haces pasar con ellas. Con ésta nos invitas a soñar.
Tendré cuidado de no quitar de su sitio ninguna piedra ;)

Con la foto mucho mejor ;)

Felicidades!! El próximo año (después de disfrutar de muchas historias más) volveré a estar por aquí para celebrar un añito más.

NEURIWOMAN dijo...

Muchas felicidades por ese cuarto cumpleaño bloguero y felicidades por este blog tan bonito y comprometido con buenas causas.

Besos desde el mar de más abajo.

Xaquelina dijo...

jajjajaja para la próxima haz caso de los mayores

Towanda dijo...

Otro abrazo... ¡vamos que no me canso!.

Jadeth dijo...

pues feliz cumpleaños 6sec!! y que sean muuuchos años más!!!!

Esther dijo...

¿Merlín entre nosotros? ¡¡¡Hummm!!! Pues tendré que decirle que haga un milagro con mi vida y también pedirle cosas para otros conocidos míos, etc.¿Dónde estará?

Estupendo relato. Y ¿tú eras el que decías que qué envidia de que nosotros pudiéramos escribir cosas largas y tú no? ¡Anda ya! ¡Si lo has hecho! Y además, magestuosamente. Me encantó tu historia. ¡Chulísima, chulísima, chulísima! Para ganar un primer premio y todo :)
-------------------------------

Gracias por tu comprensión. Creía que en todo caso, si alguien comentaba eso, me lincharía pero, al menos no fue tu caso :) Me gustaría pensar otra cosa pero, el mundo me parece un asco en todo sentido o bueno... en casi todo.

Un saludito. Bon finde!!!

*Sechat* dijo...

Me paso por aquí con poco tiempo, así que de momento me limito a felicitarte por el maravilloso cumpleaños. En cuanto lea el resto de la entrada te dejo el comentario por aquí. Un besazo y feliz tirón de orejas.