26.11.10

Ya van 64 asesinadas ...

... y aun no desaparecen los maltratadores de la faz de la tierra.

Estaba siempre tensa, aunque procurando no exteriorizarlo o sería peor, dispuesta servilmente a hacer lo que fuera. La comida que no falte cuando llega a casa, la ropa lavada y bien planchada. El canal favorito en la tele.
Al terminar de cenar, él cogió su plato y lo dejó en el fregadero, retornando a la mesa. Ella no dijo nada, deseando en su interior que siguiera camino hacia el salón, donde ya su coñac y periódico le aguardaban junto al sillón. Su hijo le miró a hurtadillas, con esa complicidad que siempre tenían en silencio.
De repente le cogió por el cuello lanzando violentamente su cabeza contra el plato aun lleno de sopa, que pronto se tornó roja.
- ¡Estaba fría! - Gritó mientras tiraba de ella hacia atrás dejándola caer sobre la silla contra el suelo.
En ese instante una olla llena de sopa caliente se estrellaba sobre la cabeza de él. Sus gritos al sentir la piel quemada no inmutaron a su hija, que desde el otro lado de la mesa observaba los efectos de su acción.
- ¿Y ahora, está a tu gusto? -

19 comentarios:

Carlos dijo...

Publiqué este relato hace tiempo, pero este pasa y la realidad sigue con su triste balance superando a toda ficción. Quise con pequeñas mdificaciones reponerlo en forma de homenaje a las victimas de los maltratos.
Que el silencio cómplice desaparezca y los maltratadores se pudran en prisión.

Jadeth dijo...

para algunos debería existir el ojo x ojo ....

Sandra dijo...

Hay de todo en este mundo que no me gusta pero, lo que más me repugna, son los maltratadores y los pederastas, que hacen lo que hacen por creerse superiores.

Lástima que tengamos en esta sociedad animales de este calibre, que cada año tengamos que ver una cifra escandalosa de víctimas, que el miedo les impida a éstas denunciar a tiempo.

Lo peor de todo es que, aunque lo hagan, aunque denuncien, a veces no es suficiente.

Muy buen relato, Carlos. Mi enhorabuena. Un beso.

Sara dijo...

En muy pocas palabras has reflejado una escena escalofriante, que desgraciadamente está a la orden del día
¿Sabes que aquí, en nuestra ciudad, solamente en un distrito de ella, se detienen diariamente a dos o tres maltratadores?

Un saludo

Noelplebeyo dijo...

esperemos q las leyes y la actitud activa de todos sean eficaces

Paula dijo...

Esa olla tendría que haberse estampado contra su cabeza mucho antes, a la primera. Por supuesto que ella nunca tendría que haber aguantado eso, pero sus hijos tampoco tendrían que haberlo visto, ni vivido, aunque en este caso se solucionara gracias a ellos.

Towanda dijo...

Tema malos tratos, violencia machista, violencia doméstica o como quieran denominarlo me revuelve tanto por dentro... Para ésto no sirven ni Observatorio contra la Violencia, ni denuncias, ni órdenes de alejamiento, ni nada de nada. Porque las mujeres, con todas estas cosas, siguen muriendo en manos de los "cabrones" con los que un día unieron sus vidas.

Haría falta una asignatura desde la escuela, en cooperación con la educación en la igualdad que todos debemos enseñar a nuestros hijos e hijas, desde el hogar. Yo, por otras circunstancias, ya tengo pensado hasta el nombre, desde hace muchos años: "TOLERANCIA". Tolerancia con el diferente, con el de otra raza o de otra religión, con el otra identidad sexual; respeto a la vida de los demás, a su forma de pensar diferente. Siempre desde el diálogo, sin violencia. Que nos enseñen desde la cuna que nuestra pareja no nos pertenece... Es un ser libre que libremente decide si está a nuesto lado o no. ¡Yo qué sé!.

Carlos, muchas gracias por esta entrada. Gracias en nombre de todas las víctimas de violencia y, otra vez, gracias por tu enorme sensibilidad en el tema.

Metalsaurio dijo...

La violencia contra la mujer es tan humana y despreciable como cualquier otra violencia.

Hace unos meses me planteaba qué grado de humanidad pueden tener los pueblos que lapidan a sus mujeres para hacer justicia: estuve un tiempo pensando que ninguno, cero, que simplemente son animales. Sin embargo son humanos, porque el humano es tan capaz de esas salvajadas como de otras mucho más bonitas.

Un saludo.

Yandros dijo...

Un inciso a todos los comentantes;
En vuestros comentarios hacéis referencias a que estos maltratadores son "animales"
Por favor, más quisieran estos energúmenos ser animales. Un animal no es violento por maldad sino por instinto de defensa o por necesidad.
Los animales son mucho más nobles que el ser humando, pero de lejos.
Un abrazo a todos

*Sechat* dijo...

Siempre que lo leo me sucede lo mismo: se me eriza el vello. No lo identifico hasta el detalle de la sopa.

En fin, con este asunto, sobran las palabras. Un abrazo.

Sara dijo...

espero de verdad que algún día no tengamos que escribir más historias sobre este tema...

Butterfly dijo...

..o ir a denunciar a una comisaría que tu pareja te insulta y te humilla y pocas horas después de que la policia se te ria en la cara, ya estás en la fría camilla de un anatómico porque te atreviste a contestarle....
un beso, Carlos, y gracias por no olvidarte de ELLAS.

Verónica dijo...

Lo más triste es que, como tu bien dices, ese relato que escribiste hace tiempo sigue siendo noticia ... Un día y otro y otro más.

Un placer pasar por aquí, todo un descubrimiento.

AdR dijo...

Contra la violencia... sopa fría.

Y este es un tema de doble filo. Siempre lo he pensado. Me alegro mucho de que la ley sea dura contra los asesinos, pero no contra los supuestos maltratadores, los inocentes y denunciados con embustes, que son despojados de su presunción de inocencia.

Abrazos

40añera dijo...

Esperemos que esta sociedad sea capaz de encontrar a forma de luchar contra esta lacra que nos contamina y que seamos capaces de reducir esa cifra 00.
Vengo a agradecerte visita y letras te dejo a cambio unos besos y mis brazos virtuales para unir a esta lucha contra tanto cafre

Mary dijo...

Ojalá hubiera muchas personas capaces de lanzar la sopa....

Normalmente todos los que rodean al maltratados están tan llenos de miedo como la víctima principal, y eso es, por desgracia, más ficción que realidad.

Pero es muy bueno, No lo leí en su momento

besos

Ana dijo...

Que asco, que la vida avance y las personas no, qué asco que alguien se crea superior a otro, qué asco que una persona sea capaz de condicionar tanto una vida (para mal) qué asco vivir una prisión en tu propia casa y tu propia familia.
qué asco vivir sin tener un sólo motivo para ser feliz, qué asco vivir con miedo. Qué asco de maltratadores y qué asco de justicia.


Desgraciadamente no tienen a alguien que les estampe una olla en la cabeza.

Un besito Carlos.

Virginia Vadillo dijo...

No deja de sorprenderme que esto siga pasando.... :(

luigichido dijo...

Por cada mujer asesinada hay cientos de niños intrauterinos asesinados por sus madres, en bestiales abortos, y siempre con la más asquerosa impunidad.