9.3.09

amor&arte

Los colores le observan desde lo alto, mientras el centenario reloj de la torre acude a su cita con el tiempo.
Como en días anteriores acudía a la misma hora al museo. A la misma sala, justo al mismo lugar en que se hallaba. Su interés en aquel cuadro nadie lo sabe a ciencia cierta. Ni por qué a esa hora. El personal del museo murmuraba, algún escéptico pensó que urdía un plan; otros permanecían un buen rato frente al cuadro tratando de hallar lo que llamaba su atención. Pero con el paso del tiempo la curiosidad les desesperaba.
Mientras tanto a él su corazón volvía a latirle con fuerza cuando ella aparecía con su grupo de turistas

18 comentarios:

Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro Escudero dijo...

:) Encantador. Fijaté que yo pensé como los demás, que había algo oculto en el cuadro, pero ese final me ha desarmado.


Un abrazo,

Pedro.

Camaleona dijo...

El arte es una buena excusa para acercarse a ella.

AdR dijo...

El amor y el arte... si surgen juntos... eso sí que desarma y es como caer en una trampa, pero tan tan deliciosa :)

Abrazos.

Noelplebeyo dijo...

Finos trazos que describían una obra de arte en movimiento...

Precios, Carlos.

María José dijo...

Si es que siempre hay que mirar mucho más allá de lo que el cuadro nos enseña....

Muy bueno

Un abrazo

Brian Edward Hyde dijo...

Ha sido Ud. premiado, amigo. Un abrazo! Ahora entiendo este cuento

Sureña dijo...

Qué fácil es mirar al lugar equivocado tratando de hacernos los sabios...
Y nadie sabía lo que él realmente sentía.

Menuda conjunción la del amor y el arte :)

Besos

Sara dijo...

Jiji... se me queda sonrisa bobalicona tras leerte... me encantan estas historias que terminan sorprendiendo ;)

Σ=o) Pau dijo...

Uf! realmente tienes un arte para escribir, es impresionante como la primera mirada te puede decir una cosa y es el corazón te dice otra.
mmm... con ese final dan ganas de ser la guía ^_^

un beso ronroneado en mi abrazo

Mer dijo...

Me encantó!

Otra vez mas has conseguido que me encante tus historias.

Un abrazo.

Mer

Hedda dijo...

Muy bonito.
Me ha gustado.

Nos leemos,
Hedda

Eria.. dijo...

Oleeeeeeee que bonitaaa, asi me gustan a mi las historias. Besitos varios.

veinteañera dijo...

Ante un paisaje rodeado de arte el corazón parece preparado para asumir impresiones tales como la belleza y el amor.

Yo siempre he creido que amar es una forma de arte, y que quien ama es un verdadero artista.

Una historia encantadora, con un Pollock hecho por tí supongo ^^

Un beso mago

P.d.: no me habré enamorado yo veces en el Thyssen... de los cuadros digo :P, aunque el amor más auténtico lo viví en una librería :P

Esther dijo...

¡Je,je! Cualquier cosa con tal de disimular.

Bonito cuadro, por cierto. No era muy amante en un principio del arte abstracto pero, me parece preciosa esa combinación de colores.

Saluditos.

Silvia dijo...

Arte abstrata còmo el amor, cada uno puede ver en ello muchas cosas... es el sueño màs bonito de la vida!

Un abrazo

Io dijo...

Ese toque de genialidad para poner un final inesperado a una escena cotidiana comienza a ser un marchamo de la casa, el tuyo, genio.

Como siempre, me has sacado la sonrisa.

Besos!